WARREN BUFFETT, EL “LIQUIDADOR” DE NEBRASKA

by in Cultura Financiera, Principios de Inversión 21 octubre 2020

En “Security Analysis”, B. Graham diseñó un sutil atajo para calcular el valor de liquidación de una empresa calculando lo que él denominó el valor de los activos netos corrientes (NCAV). Si una compañía cotizaba a menos de 2/3 de lo que valía su activo corriente menos todos sus pasivos, se entendía que existía un gran margen de seguridad acompañado de una infravaloración importante.

La infravaloración derivaba habitualmente de un problema, a veces temporal, que estaba padeciendo la empresa o bien porque ésta tenía muchos activos “ociosos” que los directivos mantenían atrapados en la estructura corporativa, sin beneficiar al accionista. En ocasiones, el negocio de la compañía estaba, por diferentes razones, muerto o agonizante pero un inversor astuto que lograra una posición de poder en el consejo de administración aún estaba a tiempo de liquidar los activos y obtener pingües beneficios, a pesar de que eso significara a veces el cierre de la empresa.

Estas prácticas quedaban al margen de lo que podía hacer un pequeño inversor, pero no de lo que un inversor activista (los “raiders”, cuyo ejemplo paradigmático ha sido Carl Icahn) podía conseguir si se hacía con el número suficiente de acciones a precio de ganga en el mercado y después hacía valer su posición en el Consejo de Administración. En la ficción tenemos ejemplos de estos “liquidadores” en el famoso Gordon Gekko interpretado por Michael Douglas en “Wall Street”, en Edward Lewis, el raider neoyorkino interpretado por Richard Gere en “Pretty Woman”, y, especialmente, en Larry “el Liquidador” Garfield, al que dio vida Danny de Vito en “El dinero de los demás.”

WARREN BUFFETT, EL “LIQUIDADOR” DE NEBRASKA

Bien, pues un poco de todo lo anterior sucedió hace mucho tiempo en un lugar muy remoto del medio oeste norteamericano. El raider protagonista de la historia es el viejo Warren. A pesar de su aspecto venerable y sus célebres máximas sobre inversión, el idolatrado Warren Buffett también ejerció de “liquidador” por mucho que a sus hooligans actuales les cueste imaginar a su adorado gurú de la calidad y el hold & buy como un “tiburón de las finanzas”, husmeando en la basura bursátil a la busca y captura de colillas, tal como le enseño su maestro Graham, más tímido que su aventajado alumno en estos menesteres. Antes de Berkshire Hathaway y de See’s Candies, cuando Buffett gestionaba su Buffett Partnership, probó suerte como liquidador y adoptó el activismo inversor como emblema operativo de su sociedad de inversión, metiendo las narices (y la mano) en las juntas directivas de las empresas en las cuales pretendía influir o controlar.

Así, a principios de los 60, tomó el control de una empresa llamada Dempster Mill Manufacturing Company y se hizo con un puesto en la junta directiva. En el proceso se ganó la ira de la pequeña ciudad de Beatrice, en su Nebraska natal, de apenas 13.000 habitantes, cuando propuso cerrar la fábrica allí ubicada. Tras una campaña muy hostil en su contra por parte de los ciudadanos de Beatrice y el periódico local, cuyos empleos y prosperidad el Oráculo de Omaha estaba dispuesto a “liquidar”, Buffett terminó vendiendo la empresa por su valor contable (sus activos prácticamente liquidados, que consistían en dinero en efectivo, valores negociables y la propia fábrica de Beatrice) al nieto del fundador y a su grupo de inversores. Aunque para Buffett el negocio resultó tan rentable como cualquier otro de los suyos, lo cierto es que le disgustó la animosidad provocada y se prometió a sí mismo no hacerlo nunca más.

Dicen que se arrepintió mucho, pero parece que no tanto como para donar las ganancias de su operación a las buenas gentes de Beatrice, para quienes Buffett terminó siendo persona non grata y por quien no pagarían ni un bolívar para cenar.

Fuente: Esta historia está extraída de “Deep Value”, T. E. Carlisle (2014), Ediciones Urano, Empresa Activa (2019).

Disponible en la Sección Tools el Estudio “Buffett’s Case Study on Dempster Mill Manufacturing Company.”

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *