Independencia Financiera: usted no tiene por qué ser pobre

by in Dinero, ¿para que? 30 julio 2013

Usted no tiene por qué ser pobre

“He sido rica y he sido pobre. Ser rica es mejor.” (Sophie Tucker)

La cita de Sophie Tucker, famosa cantante y actriz norteamericana del siglo pasado, resume de una manera harto eficiente la esencia del valor de la independencia financiera. Cierto es que podrían llenarse miles de páginas enumerando todo aquello que el dinero no puede proporcionarle. De hecho, lo más importante y valioso de nuestras vidas no puede ser obtenido simplemente a través del dinero. No obstante, Sophie, emigrante de origen ucraniano que alcanzó la fama interpretando canciones cómicas de vodevil subidas de tono, supo condensar sabiamente el quid de la cuestión en torno al dinero: ser rico es mejor que ser pobre.

Qué es ser rico o ser pobre en términos financieros es, desde luego, un asunto nada fácil de dilucidar dado que la pobreza o la riqueza de las personas está íntimamente relacionada con el entorno donde se desarrolla su vida. Así, no es lo mismo ser pobre en Somalia que en Noruega. De lo que no cabe duda es que probablemente es mejor ser rico en Somalia que pobre. 

Por qué es importante la independencia financiera

La independencia financiera es uno de los medios a través de los cuales las personas pueden aumentar su grado de libertad personal. La libertad consiste en esencia en la capacidad de elegir. Por tanto, a mayor independencia financiera mayor libertad. No nos referimos a libertad política sino a aquella con la cual votamos cada día en la mayor democracia que jamás haya existido, esto es, el mercado. Cuanto más dinero tenga usted más veces podrá votar todos los días a través de sus preferencias de compra y venta.

01.usted no tiene por qué ser pobre

Si usted tiene una hipoteca que tardará 30 años en abonar y familia a la que mantener es más probable que posible que no pueda permitirse el lujo de no trabajar, por ejemplo, durante un año. Es también más probable que posible que tenga que soportar a un jefe odioso sin ocasión alguna de prescindir de su molesta autoridad. Votará usted cada cuatro años nominalmente como un hombre libre pero de facto como un esclavo.

Si por el contrario, no tiene hipoteca aunque sí familia pero atesora activos por valor de, por ejemplo, 200.000€, puede que tenga menos reparos en deshacerse de su jefe y buscar otro empleo o crear su propio negocio. Puede incluso no votar ya que le viene mal los domingos. No obstante, no cabe duda que usted es un hombre más libre que el hipotecado anterior.

Por eso es tan importante la independencia financiera. Ésta incrementa nuestra libertad de una manera tangible y claramente perceptible por su beneficiario. A diferencia de las proclamas de los políticos sobre la libertad, que enardecen los corazones al mismo tiempo que vacían los bolsillos, la independencia financiera, al enardecer su bolsillo aunque sea de manera menos poética que las soflamas de los salvapatrias tanto profesionales como amateurs, le hará sentir una reconfortante sensación de seguridad y confianza en sí mismo. Como efectos colaterales beneficiosos también incrementará su responsabilidad personal y reducirá su tendencia innata a buscar culpables para sus problemas y sabios amos políticos para que los solucionen.

Elija no ser pobre

Que usted sea pobre le conviene a mucha más gente de la que se imagina. Por ejemplo, a los políticos. De esta manera siempre estarán dispuestos a socorrerle a cambio, eso sí, de su voto. Algunos hasta querrán que les ame. No obstante no ser pobre beneficia a muchas más personas: a todas aquellas que a cambio de su dinero le puedan ofrecer un bien o servicio que usted necesite o desee.

02.usted no tiene por qué ser pobre

El primer paso para dejar de ser un esclavo nominalmente libre es construir uno mismo un patrimonio que le permita defenderse de la voracidad de nuestros gobernantes y de la incertidumbre del futuro. Este patrimonio no le hará más feliz ni resolverá sus problemas pero eliminará de su camino obstáculos importantes en la búsqueda de su felicidad.

No olvide nunca que el dinero no es un fin en sí mismo. Tan sólo un medio, un instrumento, una herramienta. No deje que le condenen a la servidumbre paternalista del estado. Ocúpese usted mismo de sus asuntos y no delegue en incompetentes instancias políticas lo que no es más que una responsabilidad personal e individual. Recuerde la célebre cita de Mark Twain No ande por ahí diciendo que el mundo le debe su sustento. El mundo no le debe nada. Estaba aquí antes.”

Ganar dinero en  bolsa es sencillo pero no fácil

Lo que es increíblemente difícil es ganar mucho dinero y además rápido. Afortunadamente para todos nosotros simplemente obtener el doble o quizás el triple de lo que le ofrece la deuda pública o la renta fija en general está al alcance de casi todo el mundo.

Como el dinero en papel, dado su carácter fiduciario, sólo vale lo que los gerifaltes del BCE y de la FED dicen que vale no le quepa la menor duda de que las acciones de las empresas que venden los productos y servicios que todos los días usamos constituyen una manera mucho más eficaz, segura y rentable de construir un patrimonio que cualquier otra.

Sin embargo es importante que usted conozca cómo hacerlo y a través de qué medios. Es importante una cierta cultura financiera. No hace falta un doctorado en economía ni mucho menos. De hecho, la mayor parte de los economistas son pésimos inversores y es mejor no tomárselos en serio. Compre sus libros, léalos y después ignórelos. Sí es imprescindible, en cambio, el conocimiento de algunas cuestiones básicas muy sencillas. Como por ejemplo el poder de la capitalización y el interés compuesto.

03.usted no tiene por qué ser pobre

Pero sobre todo es importante saber comportarse. El comportamiento de un inversor pasivo o conservador se rige por un principio básico: no hacer nada la mayor parte del tiempo. El corolario a este principio general es: hacer siempre lo mismo las veces que se tenga que hacer algo. Las herramientas básicas son la disciplina y la paciencia. Simpleza técnica, exigencia emocional.

Así pues, anímese porque poco a poco trataremos en Quiet Investment de estas cuestiones generales y otras más concretas que esperamos le sirvan de inspiración para mejorar su independencia financiera y aumentar así su libertad personal.

2 Comments
  1. Gracias Eduardo por tu comentario y por los buenos deseos que nos has expresado. Bienvenido a QuietInvestment.

    Dicen que lo importante no es lo que se hace o lo que se tiene sino lo que se hace con lo que se tiene. No podría encontrar mejor manera de expresar el poder del interés compuesto y la capitalización. QuietInvestment cree firmemente que está al alcance de casi todo el mundo el mejorar su situación financiera y caminar hacia un horizonte de mayor independencia. Pensamos incluso que con muy pocos recursos se pueden ir consiguiendo poco a poco determinados objetivos. Es necesario, por supuesto, ser consciente de que existe esa posibilidad y de que para realizarla es necesario un cierto trabajo de planificación así como el cultivo de virtudes tan impopulares como la paciencia y la disciplina.

    Vivimos tiempos complicados en los que el pesimismo y la desesperanza invaden a la mayoria de la sufrida clase media. Nuestro blog es un llamamiento y esperamos que también una inspiración para todos aquellos que decidan ponerse manos a la obra en esta difícil tarea de luchar por la libertad e independencia personal. El primer paso es siempre el más difícil. Pero es siempre el mismo: proponérselo y comenzar a construirlo.

    No está escrito en ningún lugar que todos vayamos a ser ricos. De la misma manera QuietInvestment no encuentra ninguna razón para pensar lo contrario: no está escrito tampoco que usted tenga que ser pobre. Desde estas líneas queremos transmitir un mensaje de optimismo y esperanza que comience con una toma en consideración de nosotros mismos como los principales responsables y protagonistas de nuestro bienestar.

    Un cordial saludo
    QuietInvestment

  2. ¡Qué buena entrada! Para imprimir y releer y releer no cansarse.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *