UNA PARTIDA DE BRIDGE EN LA CUMBRE: EDWARD THORP CONTRA WARREN BUFFETT (I)

by in Cultura Financiera, Finanzas, Principios de Inversión 21 febrero 2021

UNA PARTIDA DE BRIDGE EN LA CUMBRE: EDWARD THORP CONTRA WARREN BUFFETT (I)

En el verano de 1968, Ed Thorp, un joven profesor de matemáticas en la Universidad de California, Irvine (UCI), y autor de Beat the Market: A Scientific Stock Market System (1967), aceptó una invitación para pasar la tarde jugando al bridge con Warren Buffett, lejos todavía de la fama de la cual goza ahora. Ralph Waldo Gerard fue el anfitrión de esta partida de bridge. Gerard era uno de los primeros inversores en la primera sociedad de inversión de Buffett, la Buffett Partnership, y, además, el decano de la Escuela de Graduados de la UCI, donde Thorp enseñaba matemáticas. Buffett iba a liquidar su partnership el próximo año y Gerard necesitaba un nuevo gestor para su parte de los beneficios, una vez estos se repartieran. Gerard quería la opinión de Buffett sobre el joven profesor y la inusual estrategia de inversión “cuantitativa” por la que se estaba ganando discretamente una reputación entre los miembros de la comunidad UCI.

Gerard había invertido con Buffett por recomendación de un pariente que había sido su profesor en la Universidad de Columbia: ni más ni menos que el padre del value investing, Benjamin Graham. Graham había publicado por primera vez la llamada “biblia del value investing”, Security Analysis, junto con David Dodd, en 1934. Se le consideraba el “decano de Wall Street” y tenía a Buffett como a su alumno estrella. La evaluación de Graham resultaría profética.

PARTIDA DE BRIDGE EN LA CUMBRE: EDWARD THORP CONTRA WARREN BUFFETT (I)

Cuando Thorp conoció a Buffett en 1968, este ya tenía un récord de inversión excepcional. Había fundado su partnership 12 años antes, en 1956, a la tierna edad de 26 años, con un capital inicial de solo 100.100$. (Buffett bromeaba diciendo que los 100$ habían sido su contribución.) En 1957 la partnership inició sus actividades. Cuando en 1969 Buffett la finiquitó había obtenido una rentabilidad compuesta anual del 29.54% (27.14% en términos reales) durante los 13 años que mediaban entre 1957-1969, antes de sus honorarios, que eran el 25% de los beneficios superiores al 6% anual. Serían los mejores resultados de su carrera. Los inversores como Gerard habían logrado, por tanto, una rentabilidad compuesta anual del 23.79%, un 21.40% en términos reales. Antes de impuestos, cada dólar invertido en la sociedad de Buffett se había convertido en 16$ (casi 12.5$ en términos reales) para sus socios. En 1968, sin embargo, Buffett tenía dificultades para encontrar valores suficientemente infravalorados, por lo que decidió liquidarla. Esto había llevado a Gerard a buscar un nuevo gestor y esperaba que Thorp fuera el hombre adecuado. Quería saber si la inusual estrategia cuantitativa de Thorp funcionaba, por lo que, a instancias de Gerard, este se encontró un buen día sentado frente a Buffett para jugar al bridge.

PARTIDA DE BRIDGE EN LA CUMBRE: EDWARD THORP CONTRA WARREN BUFFETT (I)

Buffett es un jugador de bridge excepcional. Sharon Osberg, jugadora internacional dice: “Puede jugar con cualquiera. Es por su lógica, su capacidad para resolver problemas y su concentración.” Según Buffett: “Paso 12 horas a la semana, un poco más del 10% de mis horas de vigilia, jugando. Ahora estoy tratando de averiguar cómo arreglármelas con menos horas de sueño para poder jugar algunas manos más.” Thorp también observó cómo Buffett jugaba al bridge:

“Los jugadores de bridge saben que el bridge es lo que los matemáticos llaman un juego de información imperfecta. La subasta, que precede al juego de las cartas, transmite información sobre las cuatro manos ocultas de las dos parejas de jugadores que se oponen entre sí. Una vez que comienza el juego, los jugadores utilizan la información de la subasta y de las cartas a medida que se juegan para deducir quién tiene las cartas restantes aún no vistas. El mercado de valores también es un juego de información imperfecta e incluso se parece al bridge en que ambos tienen sus engaños y estafas. Al igual que en el bridge, le irá mejor en el mercado si obtiene más información antes y la utiliza mejor. No es de extrañar entonces que Buffett, posiblemente el mejor inversor de la historia, sea un adicto al bridge.”

Thorp tampoco era ajeno a la mesa de juego. Antes de descubrir cómo vencer al mercado, escribió Beat the Dealer, el libro definitivo sobre el conteo de cartas en el blackjack. William Poundstone relata la historia de la incursión de Thorp en el conteo de cartas en su libro, Fortune’s Formula. En 1958, Thorp había leído un artículo del matemático Roger Baldwin, que había utilizado “computadoras” del ejército de EEUU para calcular las probabilidades de varias estrategias de blackjack en un esfuerzo por encontrar una estrategia óptima. Durante tres años, él y tres asociados descubrieron que al usar una estrategia inusual podían reducir la ventaja de la casa en el blackjack al 0,62%. Sorprendentemente, antes de su publicación, nadie, incluidos los casinos, conocía la ventaja real que tenía la casa. Simplemente había demasiadas permutaciones en una baraja de 52 cartas para calcular la ventaja del casino. Los “buenos” jugadores de blackjack, habían afirmado otros escritores, podían reducir la ventaja de la casa al 2% o 3%. La estrategia de Baldwin, al reducir la ventaja de la casa al 0,62%, fue un gran paso adelante. El único problema, por lo que podía ver Thorp, era que esa estrategia seguía perdiendo dinero. Pero él estaba convencido de que podía hacerlo mejor.

La idea clave de Thorp era que en ese momento se jugaba al blackjack con un solo mazo y no se barajaba entre manos. En el lenguaje del estadístico, esto significaba que las manos de blackjack no eran “independientes” unas de otras. La información recopilada en manos anteriores podría aplicarse en manos posteriores. Por ejemplo, en el blackjack, los ases son buenos para el jugador. Si el crupier reparte una mano con tres ases, el jugador sabe que solo queda un as en la baraja. Esta información llevaría al jugador a ver el mazo como menos favorable y podría ajustar sus apuestas en consecuencia. Thorp usó la computadora central del MIT para examinar las implicaciones de su observación y encontró algo completamente contradictorio: las cartas con “cinco” tuvieron el mayor impacto en el resultado de las manos restantes en la baraja. Los Fives son malos para el jugador y buenos para la casa. Thorp se dio cuenta de que simplemente haciendo un seguimiento de los fives, el jugador podría determinar la preferencia o no de las cartas que quedan en la baraja. Thorp descubrió que su estrategia mejorada le daba al jugador una ventaja del 0,13%. Esa pequeña ventaja, razonó Thorp, con suficientes manos, podría sumar mucho dinero. Publicó su nueva estrategia primero en un periódico y luego como Beat the Dealer en 1962, que se convirtió en un clásico en la literatura sobre juegos de azar. El libro detalla cómo Thorp había utilizado su estrategia de conteo de cartas durante un período de varios años, ganando 25.000$ en el proceso. A los casinos no les gustaba que los jugadores contaran cartas para obtener ventaja. Inmediatamente comenzaron a tomar “contramedidas”, que incluyeron agregar más mazos, barajar las cartas al azar, usar “mecánicos” (los crupieres que hacían trampa manipulando las cartas en el mazo), amenazar a Thorp con daños físicos y luego simplemente echarlo de los casinos. En 1964, Thorp ya no encontraba divertido ni rentable el blackjack. Pero había encontrado una nueva obsesión, la bolsa, y ya estaba buscando una “ventaja.”

Pronto veremos qué fue lo que encontró y cómo continuó esta partida de bridge en la cumbre con Warren Buffett.

@mellizonomics & @quietinvestment

Fuente original: Quantitative Value, Tobias E. Carlisle & Wesley R. Gray

 

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Nos ayudará mucho que inviertas 20 segundos en rellenar esta encuesta.

¿Cómo nos has conocido?

2 Comments
  1. Vuestro libro ha dado vuelta mi forma de pensar y ha liberado mucho tiempo de mi agenda para seguir aprendiendo

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *