RECORDANDO A LA INFLACIÓN

by in Cultura Financiera, Finanzas, Opinión y Actualidad 3 abril 2022

RECORDANDO A LA INFLACIÓN

Durante los 20 años que median entre 1956-1975 la inflación media en España, tomando como referencia los datos históricos del IPC, ascendió a un descomunal 8.22%, lo cual significó una destrucción del poder de compra de la peseta de más del 82%:

RECORDANDO A LA INFLACIÓN quiet investment

 

Esta es la “mejor época del franquismo”, los años dorados del Caudillo. Hasta la crisis del petróleo de 1973 es cierto que España experimentó un proceso de crecimiento económico descomunal. Un proceso necesario y loable, pero con muchas sombras. Una, por ejemplo, el espejismo del pleno empleo, que no tiene en cuenta que España fue un país de emigrantes durante los años 60. Otra, a la que aquí nos referimos, la inflación, siempre elevada. Lo cual, unido a una legislación de arrendamientos urbanos disfuncional que enterró el mercado de alquiler en España, arrojó a la incipiente clase media en brazos del ladrillo, única forma al alcance de la mayoría para salvaguardar el poder de compra de sus ahorros. Ambos fenómenos, inflación y legislación de arrendamientos disfuncional, acarrean, además, otras muchas consecuencias secundarias, como, por ejemplo, una potencial disminución de la movilidad laboral.

En estos 20 años, Alemania experimentó una inflación media del 3.29%, lo cual dista mucho de ser un escenario halagüeño y desmiente el mito de la inflación baja o inexistente en la Alemania de la post-postguerra. No obstante, al contrario que en España, la industria alemana era (y es) de mayor valor añadido, menos intensiva en gasto energético y también en mano de obra. Recordemos que, por norma general (y por desgracia), la industria española compite más en costes que en valor añadido, de ahí la diferente performance industrial de ambos países. La crisis del 73 también significó un repunte de la inflación en la antigua RFA, pero nada comparado a España. Aún así, el marco alemán perdió más de un 49% de su poder de compra:

RECORDANDO A LA INFLACIÓN quiet investment

El post franquismo, la Transición y la post Transición, es decir los 10 años que median entre 1976-1985, el año previo a la entrada de España en la CEE, son desastrosos en términos de inflación: de media anual un 15.14% y una destrucción de casi el 81% del valor de la peseta en tan sólo 10 años. Peor que Franco. Adquirir un inmueble en esta España negra no era, desde luego, ninguna locura:

RECORDANDO A LA INFLACIÓN quiet investment

En Alemania, también en estos 10 años la inflación media anual fue superior a la precedente de los 20 años anteriores, un 3.81%, bastante elevada pero no un desastre como la española. El marco perderá más de un 32% de su valor. Las distintas fortalezas de cada economía y su estructura productiva, así como la seriedad de sus respectivas autoridades monetarias pueden contribuir a explicar estas disparidades:

RECORDANDO A LA INFLACIÓN quiet investment

En los 16 años que median entre la incorporación de España a la CEE y la entrada en circulación de la nueva moneda única europea, el euro, es decir, entre 1986-2001, las cosas en términos de inflación mejoran. Mejoran de horrible o desastre a malo o muy malo: ahora la inflación empieza a ser contenida y de media “sólo” será de un 4.55%, pulverizando más del 52% del valor de la peseta. Es a partir de 1996 que podemos decir que empieza a vislumbrase un cierto control de la inflación. No obstante, al igual que en los años 60, 70 y 80, en los 90, adquirir un inmueble como inversión o refugio de valor no era ni mucho menos descabellado sino todo lo contrario, una idea buena y al alcance de todos, pues recordemos que todo esto de la democratización financiera constituye un fenómeno muy reciente:

RECORDANDO A LA INFLACIÓN quiet investment

En cambio, Alemania, que deberá que lidiar con el marrón de la Unificación y la pesada digestión de la atrofiada, contaminante e ineficiente economía de la RDA, tendrá de media una inflación del 2.11% y el marco se depreciará un 29%, una cifra que se adelanta a la futura baja inflación de la época euro:

RECORDANDO A LA INFLACIÓN quiet investment

En 2002 comienza la etapa euro y podemos comparar a España y Alemania mejor a través del IPCA, pues ambos países ya comparten divisa. (No obstante, la comparación usando el IPC es muy similar).

Por mucho que se despotrique del euro, los 20 años que median entre 2002-2021, son (y con mucha diferencia) los mejores años de la historia moderna de España en términos inflacionarios. De media anual la inflación ha sido de un 2.05%, devorando más del 34% del valor del euro en España, pero a años luz de los desastres de las tres épocas precedentes:

Alemania, sigue haciéndolo mejor y su inflación media será de apenas un 1.60%, erosionando el poder de compra del euro en casi un 28%:

La inflación con el euro ha sido un fenómeno asimétrico en España. Por ejemplo, entre 2002-2012, antes de la crisis de deuda soberana, la inflación media ascendió a un 2.84%. Entre 2013-2020, lo fue en un 0.40%. (En Alemania, un 1.75% y un 0.89% de media anual respectivamente. Menos asimétrico que en España). Son los 8 años que median entre 2013-2020 los que han colocado en la cabeza del inversor español la idea, puede que precipitada, acerca de que la inflación había muerto y que la tecnología contribuiría todavía más a crear una economía deflacionaria. Históricamente no ha sido así, como hemos visto. Ni siquiera para Alemania, sobre todo en los años 60 a 80. La regla general ha sido siempre la inflación, con la peseta primero y con el euro después. El matiz estriba en la magnitud de la inflación: un desastre con la peseta y soportable con el euro. Recordemos que proyectar la tendencia pasada reciente al futuro no sólo puede ser contraproducente en términos bursátiles sino también macroeconómicos.

De hecho, entre 2002-2007 (ciclo económico expansivo), antes de la crisis inmobiliaria, o si se prefiere 2002-2008, la inflación media anual en España fue de un 3.45% o un 3.16% respectivamente, una cifra relevante, aunque no desastrosa. (En Alemania, 1.85% o 1.74% respectivamente). Si el nuevo ciclo bursátil alcista y suelo de la Gran Recesión comienza en 2009, la nueva época, 2009-2020 o incluso 2008-2020, arroja tasas medias de inflación en España muy bajas, del 1.03% o 1.06% respectivamente. (En Alemania un 1.18% o un 1.17% respectivamente).

Por tanto, el año 2021, y todo apunta a que también el 2022, constituyen (por el momento) excepciones a la evolución de la inflación bajo la égida del euro. Las cifras de 2021, tanto en España como Alemania, son sensiblemente elevadas y falta por ver qué sucederá en 2022. Al margen, claro está de las causas subyacentes que están provocando este incremento del IPC.

Como suele suceder cuando las cosas se tuercen, ahora más que nunca vuelven a la carga los adalides de la “soberanía monetaria.” Con el euro no cabe la devaluación externa de la divisa y sólo cabe la interna. En 1959, 1967, 1976, 1977, 1982 y 1992 ya se devaluó la peseta a efectos de hacer más competitiva nuestra economía y exportaciones. Probablemente, sea la inversión en I+D y en formación, políticas que necesariamente exigen el compromiso político a largo plazo, y no los artificios monetarios lo que mejore la calidad de una economía haciéndola virar desde la competencia en costes a la competencia en valor añadido.

Para estos nostálgicos recordemos los 11 peores años de la historia económica española en términos de inflación, los que median entre 1973-1983, período en le cual nunca la inflación bajó de los dos dígitos, alcanzando de media anual un 16.39% y destruyendo en esos 11 años más del 86% del valor de la divisa:

Como para no meterse en ladrillo, querido inversor. Ahora, todos vagan desconsolados sollozando por las altas cifras de inflación, pero lo cierto es que de otras peores hemos salido (españoles y alemanes) como para perder la perspectiva y olvidar que, al menos en España, con el euro se vive mejor.

@mellizonomics & @quietinvestment

 

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 6 Promedio: 5)

Nos ayudará mucho que inviertas 20 segundos en rellenar esta encuesta.

¿Cómo nos has conocido?

2 Comments
  1. Excelente post como siempre. Agradecer la honestidad de Santiago y David. Hoy día mantengo como participe de Azvalor y Cobas gracias a David. Un abrazo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *