fbpx

Blog

Quiet Investment / Cultura Financiera  / ¿QUÉ BENCHMARK DEBEMOS UTILIZAR?

¿QUÉ BENCHMARK DEBEMOS UTILIZAR?

No nos gusta la polémica a pesar de que nos apasiona el mundo de las finanzas. Pero la bolsa y el jaleo no acostumbran a pasear por separado. No contentos con la controversia acerca de si los gastos de los fondos de inversión son elevados o no ahora nos atrevemos con otro asunto para el cual siempre faltará consenso (ni falta que hace) y donde siempre sobrarán ofensas (y ofendidos). ¿Qué benchmark debemos utilizar?

Como todos sabemos, un benchmark no es otra cosa que un índice de referencia que se usa para medir el rendimiento de una inversión durante un período de tiempo determinado. Como existen muchos tipos de inversiones existen también sus correspondientes benchmarks para realizar las pertinentes comparaciones en términos de homogeneidad, esto es, en román paladino: sin mezclar churras con merinas.

Si de renta variable en acciones estamos hablando el benchmark que se usa está en relación con el tipo de acciones o área geográfica en la cual se invierte. Por ejemplo, un fondo de inversión en renta variable española es probable que elija como benchmark el IBEX35 o el IGBM.

A nuestro modo de ver se trata de otro asunto enredado y donde el inversor disfruta enredando. Como de costumbre, Quiet Investment elegirá siempre, a modo de navaja de Ockham, la solución más sencilla.

navaja de ockham. ¿que benchmark debemos utilizar?

01. ¿QUÉ BENCHMARK DEBEMOS UTILIZAR?: EL FARO DE TODOS LOS FAROS

Mientras no se demuestre lo contrario, y todavía nadie lo ha hecho, aunque muchos llevan anticipándolo infructuosamente durante décadas, los EEUU de América son la única potencia hegemónica que existe, a pesar (o por fortuna) de encontrarnos en un mundo multipolar. Esa hegemonía no es sólo militar y económica sino también tecnológica e ideológica: no hay idea nueva, desde la más sublime hasta la más abyecta, que no parta del otro lado del Atlántico para ser readaptada y digerida en el resto del mundo conforme a los hábitos locales, bien para endulzarla o bien para agriarla aún más.

Y en la bolsa sucede lo mismo. La bolsa norteamericana es el principal y más importante mercado de valores del planeta y de hecho trasciende con mucho las propias fronteras norteamericanas pues sus grandes compañías producen y venden sus productos y servicios a lo largo y ancho del planeta Tierra.

EEUU economía principal. ¿que benchmark debemos utilizar?

El índice de referencia bursátil de los EEUU, que tiene muchos, es el SP500 Total Return. Éste engloba a las 500 empresas más grandes, ponderándose de acuerdo a su capitalización de mercado en función del capital flotante de cada una de ellas. El SP500 TR es, pues, el faro de todos los faros, la referencia de todas las referencias, el principal exponente de la situación real de los mercados.

El resto de índices son lacayos. Siervos de la gleba. Secuaces.

02. ¿QUÉ BENCHMARK DEBEMOS UTILIZAR?: EL SP500 TOTAL RETURN Y NO EL QUE DIGA EL GESTOR DE SU FONDO DE INVERSIÓN

Como inversores herejes nos exponemos a ser quemados en la hoguera bursátil por los ortodoxos de los índices MSCI y las categorías de MorningStar y, en general, por cualquiera que sea más papista que el Papa. A pesar del temor a las llamas del infierno financieras poco nos importa que un fondo de inversión invierta en small caps de Bután o médium caps biotecnológicas de Madagascar: la referencia es el SP500 TR. No cuenta si la composición del fondo son empresas europeas de valor o chinas de crecimiento: la referencia es el SP500 TR. Es indiferente si el fondo sólo compra acciones españolas o peruanas: la referencia es el SP500.

Y lo es independientemente de que su performance se encuentre por encima o por debajo de su propia media histórica. Cualquier comparación de rentabilidad entre nuestras inversiones, sean a título individual o institucionalizadas a través de un FI, se deben medir a través de la rentabilidad ofrecida por el único rey de los índices bursátiles. Sí, el SP500 TR.

performance sp500. ¿que benchmark debemos utilizar?

A cualquier gestor de FI en renta variable de acciones, sean del país que sean y sin importar su tipo en cuanto a tamaño y sector, hay que compararlo no ya con la indexación más económica al SP500 TR, la del Vanguard500, sino con la del propio SP500 TR en términos brutos, no neto de impuestos y gastos de intermediación. Para eso se ha venido a la gestión activa. Para que compense irse del SP500. Y tiene que compensar de manera clara y meridiana.

03. ¿QUÉ BENCHMARK DEBEMOS UTILIZAR?: EL SP500 TOTAL RETURN Y SU RENTABILIDAD COMPUESTA ANUAL MEDIA

Entre los 49 años que median entre 1970 y 2018 la rentabilidad compuesta anual en términos nominales del SP500 TR ha sido del 10.17%. Si nos ceñimos a los 48 ejercicios entre 1970 y 2017, empezando y terminando en verde, esta rentabilidad asciende al 10.50%.

Los rendimientos, eso sí, son asimétricos. Por ejemplo, en la década 2009-2018 suben a un 10.49%. Pero si nos vamos hasta los 20 años que hay entre 1999-2018 caen al 5.62%. Lo que cuenta hasta el momento presente es la rentabilidad compuesta anual a largo plazo que la reversión a la media en un mercado tan amplio, líquido y eficiente como el norteamericano nos proporciona. En tal caso estamos hablando de entre un 9%-10% compuesto anual de rentabilidad nominal bruta. En términos reales, restada la inflación, puede que un 6%-7%. Habrá décadas mejores que otras, pero a medida que el plazo de alarga esta rentabilidad converge hacia las cifras anteriores.

performance msci world y sp500. ¿que benchmark debemos utilizar?

Por tanto, a nuestro modo de ver, cualquier alternativa de gestión activa tiene que ofrecer a sus inversores una rentabilidad compuesta anual, neta de comisiones y retenciones tributarias a los dividendos reinvertidos en el FI, que supere el 9%-10%. Todo eso independientemente del tipo de acciones que adquiera el FI y del lugar donde las adquiera porque el inversor tiene siempre como alternativa la indexación al SP500 TR. Dicho de otro modo: la indexación al SP500 TR no puede ser rival para una oferta de gestión activa que valga la pena para el inversor.

Puesto que la gestión pasiva obtiene de media mejores resultados que la activa a largo plazo y dado que la indexación al SP500 TR es la referencia primordial, cualquier comparación de rentabilidad tiene que pasar este tamiz: superar ese 9%-10% nominal. Otra comparación con una referencia peor que la que hubiera ofrecido el SP500 TR nos vendría a decir que “lo hemos hecho mejor que el mercado nepalí, pero peor que el Vanguard500 durante los últimos 10 años.”

¡PARA ESO NO HEMOS VENIDO!

***

Cabe preguntarse, no sin razón, si rentabilidades pasadas garantizan rentabilidades futuras. La respuesta es, por supuesto, negativa e incluye las expectativas de rentabilidad aquí señaladas. Pero de la misma manera que todavía no se ha producido el hundimiento de EEUU como potencia hegemónica tampoco se han invalidado las perspectivas de rentabilidad del SP500 TR.

Los tiempos cambian, aunque no sepamos aún si nosotros estamos cambiando.

Santiago Casal

2 Comments

  • MiguelGranadino

    20 de agosto de 2019 18:02
    Responder

    Buenas tardes

    Totalmente de acuerdo que el benchmark de referencia para cualquier fondo debería ser el S&P 500. Nunca entenderé porque no es así.

    Por cierto ¿por que las rentabilidades anuales del S&P 500 que usáis en el articulo no coinciden con las del siguiente enlace?
    https://www.macrotrends.net/2324/sp-500-historical-chart-data

    Un saludo y muchas gracias por el artículo

Post a Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies