PUES ENTONCES LA GESTIÓN ACTIVA ES UNA GRAN ESTAFA Y JOHN C. BOGLE NUESTRO MESÍAS Y SALVADOR

by in Cultura Financiera, Finanzas, Opinión y Actualidad, Principios de Inversión 22 octubre 2020

PUES ENTONCES LA GESTIÓN ACTIVA ES UNA GRAN ESTAFA. No fueron fáciles los comienzos de John C. Bogle y su Vanguard 500. Ni en el trimestre que operó en 1976 ni en el posterior lustro que media entre 1977-1981 obtuvo el fondo índice por excelencia buenos resultados. No era posible obtenerlos. Su subyacente, el SP500 TR tampoco los obtuvo, lógicamente. La inflación, además, estaba desbocada.

PUES ENTONCES LA GESTIÓN ACTIVA ES UNA GRAN ESTAFA Y JOHN C. BOGLE NUESTRO MESÍAS Y SALVADOR

Y entonces llegó uno de los períodos bursátiles más prósperos y largos de la historia: los 18 años que median entre 1982 y 1999. El Vanguard 500, por supuesto, reflejará esta era de esplendor:

PUES ENTONCES LA GESTIÓN ACTIVA ES UNA GRAN ESTAFA Y JOHN C. BOGLE NUESTRO MESÍAS Y SALVADOR

La bolsa sólo bajará, y no mucho, en 1990 y 1994. Tendremos años mediocres, como 1984, 1987 y, en menor medida, 1992. En 1993 la bolsa ofrecerá en términos reales lo que se espera de ella, una de las pocas ocasiones en las cuales se deshace la asimetría de los rendimientos. La inflación anual media del período en USA no será pequeña, un 3.43%, pero nada comparado a los niveles tercermundistas de los años 70 y principios de los 80. Todo terminará en una burbuja tremenda, la ya olvidada punto.com, que generará unas rentabilidades escalofriantes durante los años 1995-1999.

Un dólar invertido en el Vanguard 500 en 1982 se transformará en 20.33$ nominales y 11.87$ reales al terminar 1999. Dicho de otra manera, obtendrá una rentabilidad compuesta anual del 14.74%. Desde cada año hasta que termina 1999 el mercado de acciones norteamericano representado por el SP500 y traducido a la realidad por obra y gracia de Bogle en el Vanguard 500 ofrecerá las siguientes y descomunales rentabilidades ¡en términos reales! que nunca bajarán del astronómico 14%:

PUES ENTONCES LA GESTIÓN ACTIVA ES UNA GRAN ESTAFA Y JOHN C. BOGLE NUESTRO MESÍAS Y SALVADOR

Imaginemos ahora un fondo de inversión activo que comenzara su singladura en 1982 y tuviera que competir durante 18 interminables años, largo plazo tanto activo como pasivo, con el Vanguard 500. Imaginemos 18 años de carrera profesional luchando contra esta apisonadora. Este es el reto de la gestión activa. No ganar cada año porque eso es imposible. Pero ganar la guerra al final del camino. El desafío para el inversor retail y el gestor profesional es enorme. Puede hacerse, pero pocos lo harán. Si lo consiguen, eso sí, habrá valido la pena. Quienes creen que 2009-2020 supone una losa insuperable para la gestión activa puede que no hayan prestado atención al período 1982-1999, no sólo más largo sino también más rentable.

Ahora, la gestión activa, y en particular el value investing patrio, están en la picota y por dos buenas razones:

  1. Malos resultados.
  2. Costes elevados.

A su vez, la indexación vive momentos de gloria dado que:

  1. Sus resultados son mejores.
  2. Su coste es menor.

Pero:

  1. La indexación masiva comenzó antes de ayer. Bogle es el Cid Campeador de las finanzas. ¿Cuántos inversores se beneficiaron en realidad de le eficiencia y eficacia del Vanguard 500 entre 1982-1999 en relación a los inversores activos? Y aun estando invertidos en el Vanguard 500, ¿cuántos resistieron la tentación de abandonar el buy & hold “bogleliano” y no entrar en los tentáculos de la burbuja del Nasdaq o los fondos tech del momento que estaban obteniendo rentabilidades no ya de doble dígito sino de hasta triple dígito?
  2. Muchos inversores que “compraron el mundo” ayer creen que el mundo es 2009-2019 y creerían que lo es también 1982-1999 de saberlo. Sin embargo, el mundo también es 2000-2008, como veremos en el siguiente post sobre la historia del Vanguard 500. ¿Son conscientes los inversores de esa realidad? Y más importante todavía, ¿están preparados para ella?

Los resultados de las bolsas desde 2009 hasta ahora pueden conducir a conclusiones equivocadas al inversor institucional y retail en el sentido de encumbrar una cosa (ahora la gestión pasiva) y defenestrar la otra (la gestión activa). Y la realidad no suele ser así. En cambio, la naturaleza humana, proclive a ensañarse con el perdedor y adular al ganador sí es así.

¿Qué ocurre cuando los resultados a medio o largo plazo de la gestión pasiva equivalen a los de la gestión activa, pero la exitosa? ¿A un, por ejemplo, 14%-16% compuesto anual en términos reales? ¿Puede la gestión activa competir con una performance tan sobresaliente del principal índice de referencia mundial, el SP500, y sobre el cual descansa el éxito de las indexaciones globales que “compran el mundo”, como el MSCI World o el ACWI? ¿Es el nuevo paradigma la rentabilidad real de doble dígito indexada? ¿Son conscientes los inversores que es posible e incluso probable que esas rentabilidades de doble dígito reviertan a la media por mucho que aborrezcan esa expresión? ¿O está la reversión a la media realmente “out”? ¿Puede la gestión activa y el value investing competir con eso?

¿Y los nuevos gestores y sus nuevos fondos de inversión, populares en RRSS aunque no tanto en activos bajo gestión? ¿Y los inversores que se han subido exitosamente a las FAANG? ¿Pueden aguantar este ritmo? La agonía presente del value investing español, losers actuales de esta situación, ¿anticipa el final trágico de la gestión activa de calidad que permita obtener más con menos? ¿Hay esperanza para los nuevos gestores y sus nuevos fondos de inversión o serán “linchados” sin compasión de aquí a los próximos años de continuar la tendencia actual del mercado y la apisonadora indexada?

O, en resumen, Bogle puede ser tu mesías y tu salvador. Pero sus mandamientos son claros. Eres un converso, un recién llegado a la única y verdadera fe. Sin embargo, todavía no has recibido la visita del Demonio. ¿Serás fuerte entonces? ¿O negarás tres veces a Bogle antes de que amanezca? ¿Consiste la fe en quemar en la pira pública a los herejes activos del pasado? ¿Estás deseando ya linchar a los nuevos profetas y sus nuevas propuestas espirituales? ¿Eres consciente de que, en el supremo momento de la tentación, así como en el de tu encuentro con Dios, no te acompañará ninguna manada ni jauría ni turba con sogas?

¿Eres consciente de que en ese momento estarás solo?

@mellizonomics

* Podéis acceder a la rentabilidad histórica del Vanguard 500 entre 1977-2019 a través de la sección Tools.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *