fbpx

Blog

Quiet Investment / Cultura Financiera  / NO LO ENCONTRARÁS EN MORNINGSTAR LOS PROPIETARIOS (2)

NO LO ENCONTRARÁS EN MORNINGSTAR LOS PROPIETARIOS (2)

No lo encontrarás en Morningstar, los propietarios (2).

Continuando con la exposición del problema relativo a la poca transparencia acerca de la propiedad de las SGIIC de sesgo “independiente”, hoy sugeriremos alguna que otra solución a este problema si es que así debemos considerarlo.

no lo encontrarás en morningstar

 los propietarios (2)

con la exposición del problema relativo a la poca transparencia acerca de la propiedad de las SGIIC de sesgo “independiente”, hoy sugeriremos alguna que otra solución a este problema si es que así debemos considerarlo.

Continuando con la exposición del problema relativo a la poca transparencia acerca de la propiedad de las SGIIC de sesgo “independiente”, hoy sugeriremos alguna que otra solución a este problema si es que así debemos considerarlo.

Porque la verdad, todo sea dicho de paso, es que bajo ningún concepto este asunto debiera ser un problema. De hecho, no se trata más que de una cuestión de pura y simple transparencia. El problema quizá parte de la actitud de los gestores-propietarios, que marcan una diferencia de tratamiento con la posición del partícipe. Éste, como tal, es decir, como inversor propietario de las participaciones del fondo de inversión, no jugaría ningún papel en el ámbito de la propiedad de la gestora, de la cual no es accionista. Se le recluye entonces en las fronteras del fondo de inversión con sus enormes garantías y regulaciones, pero se le viene a decir que en lo que atañe a la gestora que dirige el fondo del cual es partícipe nada tiene que alegar. Que no es asunto suyo y que él “ya sabe” que el gestor o gestores son los propietarios.

Ahora bien, se le “extrae” de esas fronteras en relación con la SGIIC con una única finalidad: el abono de las comisiones y demás gastos. Su “confinamiento” es, pues, relativo.

1. NO LO ENCONTRARÁS EN MORNINGSTAR. LA NAVAJA DE OCCAM.

En igualdad de condiciones la explicación más sencilla suele ser la más probable, sostiene el principio de parsimonia del franciscano Guillermo de Occam. Parafraseando este enunciado nosotros alegamos que la solución más sencilla a la falta de transparencia de la estructura de la propiedad de una SGIIC autocalificada de “independiente” y donde se hace gala de esa “independencia” no puede ser otra que la propia transparencia.

Quiere esto decir que la gestora, en su página web y de manera clara y explícita, así como en toda la documentación relativa a los fondos de inversión que gestiona y ofrece al público, debe señalar claramente quiénes son los propietarios de la SGIIC, independientemente de que tal información no sea legalmente exigible. Si hablamos de “gestión de autor” debemos hablar también de los propietarios de la gestora con nombres y apellidos.

De hecho, en los “fondos de autor”, muy particularmente en los value, es moneda corriente encontrar esta advertencia en el Folleto, nada más empezar en el apartado capital de Política de inversión, que legalmente debe suministrarse al inversor:

“Fondo de autor con alta vinculación al gestor, D. Francisco García Paramés, cuya sustitución supondría un cambio sustancial en la política de inversión y otorgaría derecho de separación a los partícipes.”

“Fondo de autor, gestionado por Iván Martín Aránguez, con alta vinculación al gestor y cuya sustitución sería un cambio en la política de inversión y control de riesgo.”

El mismo aviso se reproduce si el gestor es más de uno:

“Fondo de autor con alta vinculación a los gestores, Álvaro Guzmán de Lázaro y Fernando Bernad, cuya sustitución supondría cambio en la política de inversión.”

Que estas advertencias aparezcan en el folleto de un fondo y en estos términos habla bien a las claras del peso del elemento personalista en las labores de gestión. Que estas SGIIC incluyan esta advertencia debe ser alabada porque significa reconocer lo que todos sabemos y que no la hubieran incluido resultaría extraño, independientemente de que los gestores fueran o no propietarios.

Magallanes. NO LO ENCONTRARÁS EN MORNINGSTAR  LOS PROPIETARIOS (2)

En otros instrumentos, extrañamente, no sucede lo mismo. El Folleto completo de Valentum no menciona a los gestores en el capítulo de Política de inversión, por poner un ejemplo, que ya se manejan en (suponemos, pero no sabemos) su propia gestora, Valentum AM. ¿Es indiferente para el partícipe de Valentum que Luis de Blas y Jesús Domínguez dejen de gestionar el fondo? Lo mismo ocurría con True Value cuando la gestora era Renta 4. En su folleto completo no aparecía ni la palabra autor. Sus gestores eran en realidad asesores, Alejandro Estebaranz y José Luís Benito. ¿Es lo mismo para el partícipe que ambos dejen de gestionar (o asesorar) True Value? En Horos Value Internacional tampoco se nombra a Javier Ruiz y Alejandro Martín. ¿Es igual para el partícipe de Horos Value Internacional si ellos se quedan o se van?

Preguntamos…

2. NO LO ENCONTRARÁS EN MORNINGSTAR. AÑADIR PESTAÑA: “QUÉ TENEMOS.”

Como solución sencilla y meridianamente clara y transparente las gestoras podrían incluir en su página web la información relativa a la propiedad, bien en una pestaña específica, bien en el consabido apartado del “Quiénes somos.” Además, en cualquier documento o ficha descriptivo de sus fondos también debería añadirse tal información. Con nombres y apellidos y la proporción de propiedad que cada nombre y apellido ostente. Y dónde y cómo contrastar esa información.

A modo de ejemplo: Don Fulanito de tal es el gestor del Fondo X, gestionado por la SGIIC XX. La SGIIC pertenece en un XX % al gestor y en un XX % (de haberlo) a las siguientes personas y en la siguiente proporción. (Si la propiedad recae en una Sociedad Anónima o Sociedad Limitada hay que explicitar también qué porcentaje de la misma pertenece al gestor o gestores).

Por tanto, debe aparecer un organigrama claro en la información que recibe el inversor de la estructura de la propiedad de la SGIIC con nombres y apellidos y porcentajes de esa propiedad, especialmente si corresponden al gestor. La existencia de sociedades interpuestas tiene que explicarse en términos de esa atribución de propiedad.

Álvaro Guzmán de Lázaro. NO LO ENCONTRARÁS EN MORNINGSTAR  LOS PROPIETARIOS (2)

Además, el potencial inversor en los fondos no tiene que rebuscar la información, ni en las noticias ni en la CNMV, donde además no la encontrará en los términos que aquí exponemos, sino que debe poder acceder a ella de forma directa, a través de la web o de la documentación descriptiva de los fondos ofrecidos por la SGIIC, tal como hemos dicho. El inversor no tiene que convertirse en Hércules Poirot para averiguar un dato que es de naturaleza cualitativa y que concierne a la alineación de intereses entre gestores y partícipes en tanto salvaguarda de la independencia de los primeros para adoptar las decisiones de inversión más beneficiosas para los segundos, con quienes les une una relación de tipo fiduciario.

Si se habla de los gestores o de las otras personas que dirigen la gestora, como los departamentos de relación con los inversores o la dirección financiera, también debe quedar clara cuál es su participación en la propiedad de la SGIIC. El término “socio” tiene que tener contenido concreto que no puede ser otro que su porcentaje en la propiedad de la SGIIC. No puede convertirse en una expresión hueca y vacía. Precisa concreción.

Por ejemplo, en el caso de Azvalor AM aparecen 4 socios fundadores. Dos son gestores, Guzmán de Lázaro y Bernad. Otro se encarga de las relaciones con los inversores, Beltrán Paragés. El cuarto, Fernández-Pacheco, es Director Financiero. A continuación, empiezan a aparecer más socios: Rosalía Cano, en el equipo de análisis, Carlos Romero, Director de Inversores Institucionales, Andrea Barbaranelli, Director de Inversiones Internacionales, Javier Barrio, Mesa de Trading, Elísabet Fernández, Office managers, y Antonio San José, Director de Comunicación.

Azvalor AM SGIIC, SA. NO LO ENCONTRARÁS EN MORNINGSTAR  LOS PROPIETARIOS (2)

En total aparecen en la web de Azvalor 10 socios: 4 fundadores y 6 más. Sólo dos de ellos son propiamente los gestores. Azvalor AM pertenece al 100% a Inversiones Azvalor SL. Bien, pues el potencial inversor debería saber quiénes son, con nombre y apellidos, los propietarios de Inversiones Azvalor SL y, especialmente, qué parte de la propiedad ostentan Guzmán de Lázaro y Bernad, los gestores propiamente dichos. Pudiera ser que el 51% de Inversiones Azvalor SL perteneciera a Beltrán Paragés, que no es gestor. O a otro. El inversor debería tener conocimiento indubitado de cómo se reparte la propiedad de esta gestora (y de las demás). Debería saber qué es exactamente un “socio” y de esta manera, en función de la participación efectiva de los gestores en la propiedad, valorar si la posición de aquéllos es fuerte y sólida como para no transigir con otros propietarios en los asuntos en los cuales la rentabilidad del partícipe se viera amenazada por los intereses corporativos.

Para muestra véase la polémica suscitada por la denuncia del antiguo jefe de análisis de Azvalor, Victor Moragas, contra la gestora.¿Fue “socio” propietario de Azvalor AM? ¿Lo sigue siendo? De ser así, ¿en qué porcentaje? De existir una información clara ab initio acerca de esta cuestión de la propiedad el inversor-partícipe podría ahorrarse quizá algunas preocupaciones. Y la gestora algunas explicaciones engorrosas e incómodas. O si el concepto de “socio fundador” y “socio” a secas se definiera por parte de la gestora con mayor precisión que la derivada de la pura semántica del término “fundador.”

Lo cierto es que no conocemos a ninguna gestora que opere con esta transparencia y si el lector conoce alguna le agradeceríamos que nos lo comunicara.

***

Por tanto, no existe motivo alguno por el cual la autodenominada “gestión independiente” que vende “fondos de autor” no muestre públicamente en su web y en toda la documentación relativa a sus productos, la estructura de la propiedad de la entidad gestora de las instituciones de inversión colectiva que vende al público, fondos de inversión o SICAVS o lo que fuere. Si la cualidad de gestor del fondo y propietario de la SGIIC gestora del mismo refuerzan la posición de independencia del gestor en aras de la protección de tipo fiduciario del partícipe no encontramos razón lógica alguna para esta falta continuada de transparencia.

Parece un asunto vergonzoso del que nadie quiere hablar salvo para decir generalizaciones y pasar lo antes posible de largo. El inversor, a su vez, no pregunta. Da por bueno el marketing y la palabra del gestor en lugar de exigir que simplemente se añada un organigrama corporativo que muestre la estructura de la propiedad de la SGIIC en la web de la gestora y en toda la documentación relativa a los productos que vende al público. Así de sencillo, aunque a todas luces parece que no fácil.

A su vez, ni los medios generalistas ni los especializados en asuntos financieros se detienen en este punto altamente cualitativo. Las páginas especializadas en fondos de inversión y los comparadores tampoco lo consideran un asunto de interés. Existe una absoluta y generalizada despreocupación sobre un tema del que parece que sólo los excéntricos queremos hablar. Parece incómodo, impopular y vergonzante o vergonzoso planteárselo a los gestores y a las SGIIC, que rápidamente se ofenden, como si la pregunta en sí fuera una cuestión de mala educación y no lo que en realidad es: un incentivo que puede ser o no ser virtuoso a la hora de emparejar los intereses de los gestores con los del partícipe. Pero muchos tan solo alcanzan a mascullar que este asunto no le aporta nada al inversor y que no le interesa. Que hay que hablar de otras cosas, de lo que le interesa a la “gente.” Nos preguntamos con zozobra qué será lo que le interesa al inversor o si realmente cuando alguien usa la expresión “interesa al inversor” en realidad lo que quiere decir es “interesa al gestor o a la SGIIC o a sí mismo.” O a lo de que en ese instante sea trending topic en las RRSS.

Pero al final lo cierto es que no se puede servir a dos señores: o se elige el bando del inversor-partícipe o se opta por el bando corporativo y del marketing. Si se decanta por el primero, conveniente nos parece que los gestores, antes de deslumbrarnos con su erudición en conferencias acerca de su “proceso de toma de decisiones”, comiencen por palabrear menos y aclarar sin tapujos si son propietarios de la SGIIC en la cual trabajan, en qué grado y con quiénes.

No, no lo encontrará en Morningstar.

Santiago Casal

No Comments

Post a Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies