LOS PEORES INVERSORES DE LA HISTORIA TODAVÍA NO SON LOS PARTÍCIPES DE COBAS

by in Finanzas, Opinión y Actualidad, Principios de Inversión 14 octubre 2020

Efectivamente, no lo son. Todavía. De hecho, en la década que terminó el 31 de diciembre de 2009 el Wall Street Journal señaló, de acuerdo a los datos suministrados por Morningstar, que el CGM Focus Fund, gestionado por Ken Heebner, había obtenido los mejores resultados de la industria, un 18.2% compuesto anual, superando nada más y nada menos que por un 3.4% a su rival más cercano. Una performance a todas luces excepcional. Sin embargo, el inversor medio del fondo perdió, sorprendentemente, un ¡11%! anual.

El rendimiento del fondo es diferente al rendimiento que obtiene su partícipe. Así, el primero está ponderado por el tiempo y el segundo por el capital. La razón de estos resultados aparentemente tan contradictorios se debió a que los partícipes del Focus Fund compraban participaciones después de fuertes subidas y las vendían después de fuertes bajadas. Por ejemplo, en 2007 el fondo se revalorizó un 80% y los inversores lo inundaron de liquidez. Cuando al año siguiente se desplomó un 48% se produjeron retiradas masivas de dinero.

LOS PEORES INVERSORES DE LA HISTORIA TODAVÍA NO SON LOS PARTÍCIPES DE COBAS

Un compungido Ken Heebner, el gestor, declaraba patidifuso: “No sé qué decir acerca de eso. No tenemos ningún control sobre lo que los inversores hacen.” De hecho, ni Heebner ni ningún otro gestor lo tienen. Así, de acuerdo a Morningstar, los peores resultados obtenidos en la década por los inversores correspondieron a los partícipes del Focus Fund a pesar de ser precisamente este fondo el que obtuvo los mejores resultados durante esa misma década. Parece, pues, que el elemento conductual ha tenido un peso enorme en esta historia y seguramente lo seguirá teniendo en el futuro dada la naturaleza humana.

Al hilo de la apabullante victoria de la indexación desde 2009 y del prolongado período alcista que vivimos, muchos gestores activos no han sido capaces de aportar ni a corto ni a largo plazo un plus de rentabilidad para sus partícipes. Cuanto más tiempo pasa sin una corrección importante del mercado con unos índices intratables, más se incrementan las probabilidades de cometer errores conductuales por parte de los partícipes de los fondos de gestión activa. Independientemente de que la mayor parte de la gestión activa esté llamada a obtener peores rendimientos para el inversor ya sólo por su coste más elevado, lo cierto es que aquellos gestores independientes que aspiran a batir al mercado quizá deban prepararse para contemplar cómo una parte sustancial de sus partícipes empiezan a perder la paciencia e irse a otro lado, puede que en el momento más inoportuno para ellos (los partícipes).

La situación nos parece lo suficientemente compleja como para generar un amplio debate acerca de los graves errores de inversión a los que nos aboca nuestra psique y también acerca de lo preocupados que deberían sentirse los gestores a medida que los “activos pegajosos” se van despegando en mayor o menor grado, si bien la intensidad del pegamento varía sustancialmente de una gestora a otra.

“La culpa, querido inversor, no está en nuestras estrellas, y no está en nuestras acciones, sino en nosotros mismos…” (B. Graham, Introducción a “El inversor inteligente.”)

 

@mellizonomics

 

* En la sección Tools podéis acceder a la versión original del artículo del WSJ y a una tabla con las rentabilidades obtenidas por el Focus Fund.

 

 

 

4 Comments
  1. Bueno, es un poco la misma historia de comportamiento de los partícipes del célebre Fidelity Magellan de Peter Lynch.

    Las gestoras deberían bajar un poquito las comisiones, no querer ganar tanto dinero, sermas competitivos y educar más al partícipe para advertirle de estas cosas. Aún así, no somos dioses. Erraremos cómo humanos que somos una y otra vez.

    Un saludo.

    • Hola. Gracias por tu comentario. Efectivamente, es una historia muy conocida aunque este es, quizá, un ejemplo extremo. Muy ilustrativo, eso sí.

      Por otro lado, las gestoras deben bajar el coste. Sin duda. Algo que no está al alcance de todas pues depende de los activos bajo gestión. Los de Cobas y Azvalor son más que suficientes para proceder a una rebaja del coste. No hay más que ver las cuentas anuales de ambas gestoras. Está en su “debe” y espero que lo corrijan INDEPENDIENTEMENTE de la performance de sus fondos.

  2. Hola !
    Pues yo voy a ser uno de esos que citáis en el artículo, porque entré en Cobas a 103.. y me he salido a 52, el mes pasado.
    ¿Porqué? Pues aún sabiendo la historia del fondo Magallanes y demás historias reales, la puntilla fue la última entrevista a D. Francisco Paramés (no le llamaré Paco, que parece que todos le conocen y se van de cañas con él) en “el País” dónde ya me pareció una tomadura de pelo que volviese a repetir por quincuagésima novena vez que “bajarían” las comisiones…
    En ese momento me di cuenta de que me estaban cobrando en exceso, porque tener el peor fondo del mercado en estos momentos, con pérdidas del 50% y con unos beneficios asombrosos para la gestora (vean las cuentas anuales) y no haberlos bajado ya, me hizo pensar que los intereses de la gestora no están alineados con los míos.. y que si se quiere seguir enriqueciendo ( un señor que ganó cientos de millones en su otra etapa) no va a ser con mi dinero.
    PS. Lo que saqué, lo invertí en el Vanguard US 500 stock Index 😉

    • Hola César y gracias por tu aportación. El coste de Cobas o Azvalor no es significativamente diferente al que en su día tenían en Bestinver. El problema es que el punto de vista de los partícipes respecto al coste ha cambiado en sintonía con los nuevos tiempos y la popularización de la indexación, cuyo estandarte es precisamente un coste muy inferior. Sin embargo, Cobas y Azvalor no se han hecho eco de ese cambio. Un grave error. Por otro lado, no evaluaría los resultados de ningún fondo de inversión de tipo activo a menos de 5-6 años vista. Los propios folletos de los fondos señalan esos plazos como los recomendados para la inversión. Los mínimos recomendados. Todas nuestras críticas a Cobas o Azvalor no giran sobre su stock picking ni sobre su visión del mercado sino sobre su parte fiduciaria en relación al partícipe. De los resultados llegará el momento de hablar en otro momento. Pero ahora no toca. En relación a las declaraciones de FGP en El País lo mejor es que no hubiera realizado comentarios sobre el tema. En la última Conferencia Anual también los hizo. Aquí creemos que en relación a los costes de la gestión los gestores deben actuar primero y hablar después. Un saludo.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *