fbpx

Blog

Quiet Investment / Finanzas  / LA ROTACIÓN DE EXISTENCIAS DE ARYZTA

LA ROTACIÓN DE EXISTENCIAS DE ARYZTA

Francisco García Paramés, líder de CobasAM, acaba de dar una conferencia en PlusValue titulada ni más ni menos que Tiempo de muy buenas oportunidades.” El título del evento hace referencia al supuesto elevado potencial de revalorización que las diferentes carteras de los fondos gestionados por FGP tendrían actualmente. Parece ser que es muy prometedor.

A muchos, habida cuenta de los malos resultados cosechados en 2018 y lo que llevamos de 2019, el título de la charla les debió parecer algo insoportable. Probablemente no sean partícipes. Pero para quienes sí somos partícipes de Cobas (y Azvalor), y antes lo éramos de Bestinver, realmente no es así porque, todo hay que decirlo, no hemos encontrado demasiadas novedades en lo dicho por FGP en su última comparecencia pública en relación a otras similares o a las conferencias anuales de clientes y los informes trimestrales.

1. LA ROTACIÓN DE EXISTENCIAS DE ARYZTA. TIEMPO DE EXPLICACIONES.

La charla consistió en una breve exposición de cuatro de sus ideas de inversión actuales, seguida de una explicación de las causas que generan las revalorizaciones de las acciones infravaloradas y terminando con un turno de preguntas, no demasiado incómodas para el conferenciante, que FGP respondió bastante relajado y risueño. En toda la exposición lo que realmente subyacía no era otra cosa que un mensaje de tranquilidad para los partícipes en cuanto a la salvaguarda del capital invertido. Los cuatro ejemplos de inversión que expuso FGP, los “drivers” futuros de recuperación de las cotizaciones, así como el ejemplo de los errores y consecuencias cometidos en su pasada etapa en Bestinver y su posterior redención bursátil guiaban toda la exposición hacia un solo objetivo: transmitir calma y también optimismo a los partícipes.

Francisco García Paramés. LA ROTACIÓN DE EXISTENCIAS DE ARYZTA

Probablemente FGP es una de las personas que más seguridad transmite en sí mismo de las que he visto en el mundo financiero español. Al mismo tiempo es uno de los gestores que más saca de sus casillas a los inversores de las RRSS. Desde el uso que hace de los potenciales de revalorización hasta sus comentarios respecto a Facebook, sin olvidar los Newsletters de la entidad y pasando por el mejor momento para el value en vez del growth, nadie ha mostrado mayor capacidad para generar inquina, saña y escarnio que FGP. En dura competencia (también aquí) se encuentran las charlas y comentarios trimestrales de los gestores de Azvalor. Puede que esta sea una de las características más encomiables de FGP. La de sacar de sus casillas a los demás, probablemente no-partícipes y competencia, la de antes y la recién llegada. Dice mucho a su favor. Si alguno de ellos ha tenido razón en criticar alguna posición perdedora de Cobas (o Azvalor) y la ha publicitado a tiempo en las RRSS todavía con mayor saña será sacado de sus cabales. FGP parece tener un don especial para ello. Nos parece una cualidad admirable que respetamos mucho.

Volviendo a la charla nosotros destacaríamos la insistencia en el factor conductual y la recomendación del promedio del coste monetario como técnica de inversión, aspecto éste con el que no podemos estar más de acuerdo. Nos remitimos a la conferencia en sí para que el lector escuche todos estos asuntos de boca del protagonista.

2. LA ROTACIÓN DE EXISTENCIAS DE ARYZTA. TIEMPO DE PREGUNTAS.

La parte más interesante de las conferencias anuales de clientes y este tipo de eventos protagonizados por los gestores suele estar en el turno de preguntas. Pero no tanto por lo que se pregunta sino por lo que nadie cuestiona.

Queremos decir con lo anterior que las dudas del partícipe y el público se suelen centrar en la labor de selección de acciones del gestor: por qué escoge unas y no otras y cuál es su proceso inversor. Hay quien pregunta, sin rubor, acerca de los sentimientos del gestor en las caídas bursátiles. También se le interroga sobre su visión macroeconómica e incluso geoestratégica. Otros preguntan por compañías concretas que no se tienen en cartera. Hay un poco de todo. Sin embargo, con ser interesantes todas estas cuestiones, no nos parecen a nosotros, que somos unos quisquillosos, lo más importante a la hora de elevar un cuestionario al gestor.

MSCIA Europe vs Growth precio relativo. LA ROTACIÓN DE EXISTENCIAS DE ARYZTA

Al partícipe y al gestor les une una relación fiduciaria de confianza, basada en la buena fe, que parte de la delegación del primero en el segundo de la capacidad de tomar buenas decisiones de inversión a cambio de un porcentaje del capital invertido. Quien acude a la comodidad y eficiencia fiscal de un fondo de inversión lo hace para no tener que ser él quien directamente compre y venda las acciones, si bien ambas cosas son compatibles.

Pero es que, además, el partícipe poco o muy poco tendrá en la inmensa mayoría de las ocasiones algo que decir acerca de la composición de la cartera. Primero, porque respecto de cada acción en concreto no es probable que sepa y aporte más que los propios analistas de la gestora y, en este caso, el propio FGP. Segundo, porque el número de acciones que componen las carteras es elevado. O se dispone de mucho tiempo libre o constituye una tarea casi imposible analizar esa pléyade de acciones. Lo que tiene que saber es, y de manera general, en qué tipo de compañías está invertido. Para eso ya están los informes trimestrales y las conferencias anuales de clientes.

Sin embargo, el partícipe se concentra en esas cuestiones y quienes no son partícipes también, y a veces más, tratando de parecer más listos que FGP cuando este mete la pata. En ambos casos, se apunta a un objetivo equivocado puesto que es precisamente el análisis de valores y la selección de acciones aquello en lo cual el partícipe y el no-partícipe (con o sin inquina) menos pueden aportar. Ellos creen que sí pero no le van a ganar en eso a FGP y cuando lo hagan será por casualidad. Para la inmensa mayoría de ellos. FGP es perro viejo y el diablo sabe más por viejo que por diablo.

3. LA ROTACIÓN DE EXISTENCIAS DE ARYZTA. TIEMPO DE VERDADES.

Donde el partícipe sí tiene elementos para juzgar con conocimiento de causa y argumentos más sólidos que el cuestionamiento de Dixons y Aryzta y los pormenores del proceso inversor y los principios y filosofía del value investing es en cuestiones concretas relativas a la alineación de intereses entre gestor y partícipe.

Por poner un ejemplo, los costes, las comisiones. El gestor, tanto FGP como los demás, podrán aducir que las rentabilidades que esperan generar se basan en su habilidad como selectores de acciones y por poseer el temperamento adecuado para lidiar con las volatilidades del mercado. Pero el partícipe puede añadir: “sí, es verdad, pero antes aún que eso es más importante el coste de la gestión que usted nos cobre.” Va siendo hora de que los gestores comiencen a hablar de este tema y admitan, porque constituye un hecho objetivo incuestionable, que los costes de la gestión capitalizados a largo plazo erosionarán de manera acusada la rentabilidad del cliente. ¿Son altas las comisiones? Aquí ya dijimos que depende. Pero por si las moscas, debieran ser lo más pequeñas posibles.

FI Cobas. LA ROTACIÓN DE EXISTENCIAS DE ARYZTA

Por poner otro ejemplo, el consabido “mi dinero, el de mi familia y el de mis amigos está invertido en el fondo así que yo corro la misma suerte que los partícipes.” A lo que el partícipe podría empezar diciendo: “¿Y yo cómo sé eso? No es que no le crea, es por si no hubiera debido creerle.” Nos parece incluso reprobable que se mencione a familiares y amigos como co-inversores. Porque claro, qué sabe el partícipe quiénes son esas personas y qué parte de su patrimonio tienen invertido en los fondos. Es más, qué demonios le importa quién es su familia, amigos y vecinos. Lo que interesa es el patrimonio del gestor, no el de sus vecinos ni el de sus primos, y que deje constancia de que así es. De lo contrario, a veces es mejor permanecer callado.

Por poner otro ejemplo, la independencia de la gestora que es propiedad del gestor. Es decir, que el gestor debe proteger los intereses del partícipe a la vez que es propietario de una empresa cuyo objeto es detraer recursos de los fondos de inversión cuya gestión tiene encomendada. Si el gestor ha de compartir el mismo destino que el partícipe quizá no debiera pensar en obtener sus ganancias a través de su gestora sino de la rentabilidad de sus fondos. Eso conduce a la reducción drástica de las comisiones y de los beneficios de la SGIIC. Ésta existiría y sería mínimamente rentable pero el gestor, de donde de verdad obtendría sus beneficios, sería de su condición de partícipe de sus propios fondos (y de su salario) y no de la de empresario comisionista. Dicho de otra manera, en vez de preguntar que si sus ideas son tan buenas por qué no las copian los demás gestores, quizá una pregunta más pertinente sería por qué no se reducen las comisiones y el gestor obtiene la mayor parte de su beneficio de la rentabilidad del fondo, igual que el partícipe. Para eso, se es propietario de la gestora cuando de un fondo de autor estamos hablando. No para que unos viajen en yate y otros en barca por mucho que naveguen por el mismo río y en la misma dirección con la misma brújula.

Y estas cuestiones, que ya hemos empezado aquí, y otras muchas deben plantearse abiertamente en defensa de los intereses del partícipe e inversor porque se trata de asuntos donde sí tiene algo que aportar y exigir en lugar de pedir explicaciones de por qué se compra Schindler y no Zardoya-Otis, asunto este del cual el partícipe y el tuitero no tienen ni la más remota idea en comparación con FGP.

¿O nos hacemos trampas al solitario?

***

Uno no es partícipe de un fondo de inversión diversificado para llegar a su casa y ponerse a examinar la rotación de existencias de Aryzta en comparación con la competencia. Para eso ya le pagamos al gestor, que es nuestro empleado (y no al revés). No se acude a un fondo de inversión a cuestionar permanentemente las elecciones del gestor y menos cuando no se alcanza siquiera un tiempo mínimo prudencial invertido. El largo plazo es más tiempo del que lleva existiendo Twitter, donde hay más superinversores que en Graham y Doddsville.

Desde el momento en el cual pasamos a convertirnos en partícipe de un fondo de inversión, como los gestionados por Cobas y Azvalor, delegamos en sus gestores el buen criterio a la hora de seleccionar las acciones y comportarnos en las situaciones de alta volatilidad. Hacemos un acto de fe y confianza. Confiamos en ellos. Y lo hacemos por codicia. Porque aspiramos a más de lo que el mercado ofrece. Por tanto, no es su labor profesional la que debemos cuestionar sino su labor empresarial e institucional en relación con el partícipe. Ahí es donde hay que preguntar y no si un 7% o un 4% de peso de tal compañía es o no una buena idea. ¡Qué sabrá de eso el partícipe y menos el no-partícipe cizañero! Pagamos precisamente para no saberlo.

Porque personalmente ni sé ni me importa cuál es la rotación de existencias de Aryzta pero sí se que los costes de la inversión capitalizados a largo plazo van a erosionar mi inversión y que el comportamiento de la cotización de las acciones y la rentabilidad obtenida a través de él no son lo mismo. Ni sé ni me importa cuál es la rotación de existencias de Aryzta pero sí sé que el “tengo mi patrimonio, el de mi familia y amigos” invertido en el fondo sitúa al gestor en la misma línea que el partícipe pero en cambio su calidad de gestor-empresario lo coloca enfrente porque para éste resulta más rentable su posición de propietario de la gestora que de partícipe.

Buena charla de FGP en cuyo “debe” hay varias cosas que apuntar, pero en cuyo “haber” es de justicia también reconocer que, al contrario que el pirañeo mediático, él no necesitaba regresar a la gestión de activos. Podía haberse retirado, escribir más libros y dar clases y conferencias sin complicarse la vida. En lugar de eso ha vuelto a la acción en cuanto ha podido y por el camino ha fundado la Value School, adonde va su competencia a promocionar sus fondos y hasta los partidarios de la gestión pasiva. También esto molesta. Como partícipe, quien esto escribe prefiere preocuparse y preguntar acerca de lo que realmente es importante y debiera cambiar, tanto en Cobas como en Azvalor y las demás gestoras.

Por eso, al pan, pan y al vino, vino.

Santiago Casal

2 Comments

  • Carlos Bueno

    14 de noviembre de 2019 10:42
    Responder

    Estimado articulista (no he visto su nombre), leo habitualmente QUIET INVESTMENT. Enhorabuena por el respeto con el que expone sus ideas. Soy partícipe de algún fondo de las gestoras que menciona. De otro lado, también soy empresario, y creo que en el libre mercado, cada gestor, co inversor o no, monta su kiosko, y cada uno decide (precio de sus bienes/servicios, estrategia, táctica y operativa) y arriesga (patrimonio, tiempo y reputación). La cantinela de yo-mi familia-mis amigos invertimos aquí, pues es como Carlsberg..probablemente la mejor cerveza..

    Al igual que cada gestor/empresario decide, el partícipe/cliente también decide a que «kiosko» lleva su dinero, para comprar zapatos o invertir dinero.

    • David Núñez

      15 de noviembre de 2019 08:56
      Responder

      Hola,

      Ciertamente no le falta razón. Pero entre gestor y partícipe media una relación que va más allá de la que hay entre empresario y consumidor, pues se trata de una relación fiduciaria. Eso exige una serie de requerimientos que unas veces se dan y otras no o se dan en parte. No se puede tener todo en la vida y eso incluye, naturalmente, el mundo de la inversión.

      Gracias y un saludo
      QI

Post a Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies