LA INVERSIÓN INDEXADA ES UNA GRAN ESTAFA Y JOHN C. BOGLE UN VENDEHUMOS

by in Finanzas, Fondos de inversión, Opinión y Actualidad, Principios de Inversión 11 octubre 2020

LA INVERSIÓN INDEXADA ES UNA GRAN ESTAFA Y JOHN C. BOGLE UN VENDEHUMOS

Vale la pena examinar la historia del Vanguard 500. Es la historia de la bolsa americana, la más importante y casi la más rentable del mundo. Es, sobre todo, la historia de cómo una idea pasa de la teoría a la práctica. Es la historia de la indexación, elevada a los altares durante los últimos 11 años.

A falta de los resultados bursátiles de este tormentoso e inacabable 2020, lo cierto es que hemos tenido la fortuna de concatenar 11 años seguidos alcistas, con leves tropiezos, a lomos del SP500 TR. No obstante, la indexación en España se remonta algunos años antes del cataclismo subprime de 2008 pero no mucho más. Uno de los fondos índice más antiguos de España, el Fondo Naranja ING Direct IBEX35 funciona como tal desde mediados de 2002 y su equivalente naranja referenciado al SP500 desde mediados de 2005.

Hoy parece que el inversor español, sobre todo si es muy activo en redes sociales, lleve indexado desde la fundación de la bolsa holandesa en el siglo XVII, pero la verdad es que ha empezado a “comprar el mundo” ayer. Recordemos que el primer Roboadvisor español, Feelcapital aparece en 2014 e Indexa en 2015. El resto llegarían después.

La indexación se ha vuelto popular o, al menos, relativamente popular. Lo que ocurre en parte, pero nadie quiere admitir, no es otra cosa que los resultados recientes de corto plazo como justificación de esa popularidad. Justamente todo lo contrario del significado intrínseco de la propia indexación. Ésta se ha hecho popular porque es más barata y obtiene mejores resultados a largo plazo que la mayor parte de la gestión activa. La masa inversora ha tenido entonces una epifanía y, al unísono, ha visto la luz, se ha caído del caballo “activo”, como San Pablo, y ahora profesa la fe del converso, despreciando el value investing (sobre todo el español) y rindiendo pleitesía a todo lo que lleve delante las letras MSCI. Que los mercados hayan logrado unas rentabilidades extraordinarias durante la última década y el último lustro nada tienen que ver y la naturaleza humana no existe, es un “constructo social del heteropatriarcado capitalista.” O, dicho de otra manera: ¿se ha indexado el inversor español por los motivos adecuados o tan sólo por las mismas razones por las cuales invertiría en un fondo de gestión activa, esto es, el historial de resultados a corto y medio plazo?

Volvamos al Vanguard 500. ¿Cómo fueron los primeros años del instrumento indexado más eficiente y veterano del mundo? Recordemos aquella agonía. Por años completos, examinemos el siguiente período de tiempo: 1977-1982, esto es, un sexenio o dos trienios.

  1. Empecemos por el SP500 Total Return y la evolución de 1 $:

LA INVERSIÓN INDEXADA ES UNA GRAN ESTAFA Y JOHN C. BOGLE UN VENDEHUMOS

No está mal, un 79% de rentabilidad acumulada. ¿Qué tal lo replicó el Vanguard durante este período?

  1. Diferencias en rentabilidad entre el SP500 y el Vanguard 500, 1977-1982:

De media, el Vanguard lo hizo 0.53 puntos porcentuales peor que el benchmark norteamericano. Hoy, lo replica mejor porque su coste no sobrepasa el 0.15% sobre patrimonio (si no hay intermediarios). Pero los comienzos no fueron así de baratos.

  1. Vanguard 500 1977-1982: evolución de 1$.

Frente al 1.79$ del SP500 TR el Vanguard obtiene un meritorio 1.74$. No está mal. En realidad, sí lo está. Pero no debido al coste del Vanguard, ya bajo por entonces, sino a un enemigo al que hace ya muchos años que no vemos por estos lares: la inflación. ¿Queréis ver porno inflacionario? Pues ahí va la inflación en USA, según el Banco Mundial, entre 1977-1982:

  1. Inflación USA, 1977-1982.

LA INVERSIÓN INDEXADA ES UNA GRAN ESTAFA Y JOHN C. BOGLE UN VENDEHUMOS

Dicho de otra manera: de media, la inflación ascendió a un pavoroso 9.23% anual. Es decir, o conseguías una rentabilidad de un 10% con cualquier activo o perdías pasta en Estados Unidos, que mostraba niveles de inflación propios de un país tercermundista. Los millennials que han comprado el mundo no saben lo que es eso. Creen que es como la peste negra: algo chungo, pero que ya se acabó, y que, en definitiva, estas historias del abuelo cebolleta “inflacionario” no va con ellos. Pues veamos lo que le hace esta inflación bananera al Vanguard 500:

  1. Resultados reales del Vanguard 500, 1977-1982:

LA INVERSIÓN INDEXADA ES UNA GRAN ESTAFA Y JOHN C. BOGLE UN VENDEHUMOS

 

 

Como podemos observar si nos fijamos en el cuadro, 1$ invertido en el Vanguard 500 en 1977 vale en términos reales, a finales de 1982, 1.03$ y no 1.74$. Dicho de otra manera, acumula tras seis años una rentabilidad pírrica del 3%. Seis años y estamos casi donde empezamos. Así comenzó John C. Bogle su viaje del héroe. Mal. Igual que el SP500. Seis años. ¿Cuánto puede aguantar un gestor nuevo, con nuevas ideas de inversión, hoy en día, sometido al escrutinio de las RRSS y todos los medios, si al cabo de 6 años está donde comenzó?

Bogle aguantó cosas mucho peores. Hoy tuiteáis sus frases célebres. Compráis sus libros. Presumís de “haber comprado el mundo.” Renegáis de la gestión activa y os juntáis como una turba para linchar a los gestores value, sobre todo si ganan más dinero haciendo lo que vosotros querríais hacer, pero no podéis. Os ensañáis con quien obtiene malos resultados y mostráis pantallazos de vuestras rentabilidades de roboadvisors mientras les dais las gracias y recitáis “yo voy a largo plazo.”

Pero en 1981 sólo seriáis vulgares y viles haters de Bogle. Le despreciaríais y no sería más que carne de meme para vosotros. En manada, como las jaurías, lo desollaríais en RRSS y diríais que es un “vendehúmos.” Que “no se puede aspirar a la mediocridad.” Que la indexación es una estafa. Jalearías sin dudarlo a los muchos “justicieros” y “vengadores” de Twitter. Reiríais cada gracia de los múltiples “defensores (anónimos) del inversor” hecha a costa de Bogle. Le llamaríais feo. Diríais que cobra demasiado.

Y todo lo haríais por los resultados. Así empezó el gran John C. Bogle, al que veneráis como santo patrón de la indexación y la independencia financiera. Pero en 1982, fingiríais no conocerle. “Yo ahí no meto un duro.” Porque los resultados no le acompañan. No pasa nada, es la naturaleza humana. La que de verdad sí va a largo plazo.

@mellizonomics

* Podéis acceder a la rentabilidad histórica del Vanguard 500 entre 1977-2019 a través de la sección Tools.

 

 

 

14 Comments
  1. Hablas de la inversión pasiva y haces una comparación con la gestión activa, pero en ningún momento hablas del informe de Morningstar.

    “Morningstar ha sacado en varias ocasiones los colores a la industria de los fondos de inversión tradicionales. El último de ellos asegura que la inmensa mayoría de gestores activos no han logrado batir a sus índices de referencia en los últimos 10 años.

    De hecho, tan solo en 2 de 49 categorías de fondos analizadas hubo una mayoría de gestoras que demostró su capacidad para hacerlo mejor que el índice de referencia, y en 28 de estas 49 categorías el porcentaje de gestores activos que batieron a los productos de gestión pasiva fue inferior al 25%”

    • Hola José.
      El post no versa sobre la performance de la gestión pasiva frente a la activa, ni tampoco es una crítica de la indexación, sino que trata de la psicología y actitud de la masa inversora, resumido en esta pregunta: “¿Se ha indexado el inversor español por los motivos adecuados o tan sólo por las mismas razones por las cuales invertiría en un fondo de gestión activa, esto es, el historial de resultados a corto y medio plazo?” Sobran evidencias empíricas respecto a la mejor performance de la gestión pasiva respecto a la activa a largo plazo (y no tan largo), pero ese no es el tema del post. Gracias.

  2. Sublime!
    Comparto totalmente esa volatilidad de la opinión tuitera, lo mismo soy de corto plazo, que de dividendos, como que me indexo o iba corto en…
    Gran artículo!

  3. Buen artículo! Me estáis diciendo que en 6 años elegidos descaradamente con una inflación descomunal, los indexados mantuvieron el nivel adquisitivo? Waw!! Eso si es invertir con comisiones bajas.

    • Hola,

      Lo que estamos diciendo es que los 6 primeros años completos de historia del Vanguard 500 y, por tanto, de la indexación a efectos prácticos, estuvieron presididos por una inflación espantosa. No podemos “elegir” esos 6 primeros años. Son los 6 primeros queramos o no y lo fueron en esas circunstancias. ¿Es malo el resultado? Dadas las circunstancias no. Pero ese no es el tema del post. Aquí de lo que tratamos es de si realmente el inversor del nuevo milenio se indexa por los motivos correctos y de cómo podría haber sido recibida la novedosa propuesta de Bogle hoy en día atendiendo a la maledicencia de las RRSS y el “largoplacismo” de pose. La respuesta sólo la sabremos cuando acontezca un nuevo 2008 o un 2000-2002.

  4. Hola Santiago y David. Gran artículo como siempre. Estoy completamente de acuerdo. De hecho un día pienso en indexación, otro en dividendos, otro en value o en la cartera permanente. Es fácil contemplar a largo plazo la reversión a la media pero cuando pasan dos años malos te replanteas todo. Como decía un premio novel de economía “a largo plazo estaremos todos muertos”.

    • Hola y muchas gracias. Creo que se refiere a Keynes. El inversor puede combinar varias estrategias en su portfolio. Invertir no es una religión aunque muchos lo asuman como tal defenestrando uno u otro estilo de inversión. Lo que hemos querido resaltar con este post no es otra cosa que los inconvenientes del comportamiento grupal y las motivaciones reales del inversor más allá de las modas. Falta saber si el inversor indexado se comportará, ante eventos muy negativos de bolsa, de una manera diferente a la actual, en la cual los buenos resultados acompañan. Algo para lo que, por supuesto, todavía no tenemos respuesta.

  5. Muy buena reflexión, y muy necesaria en los tiempos que corren, donde las corrientes y modas en RRSS tienen tanta influencia. La época en la que te toca vivir e invertir influye mucho en el resultado, y hubo épocas en las que un indexado no era la mejor opción.

    • Hola Mercedes, gracias por tu comentario. La indexación es una gran estrategia, independientemente de la época. La cuestión que permanece abierta es si el inversor se está indexando por las razones correctas y no debido a la excelente performance de los índices desde 2009. Y lo cierto es que no lo sabemos.

      Un saludo

  6. Excelente artículo ! Muchas gracias.!
    Desconocía el comportamiento de los primeros años del V500, me gustaría saber como le fue en comparación con la media de los fondos activos esos años, con esa inflación, uf, a saber.
    Da la sensación de que tenía unos costes que rondaban el 0.5%, lo cual no estaría nada mal en aquella época de comisiones de suscripción, gastos del 2%, comisiones de éxito y demás…
    Para los que llevamos toda la vida indexados 🙂 … en mi caso unos añitos sólo … 😉 se agradece el artículo, gracias de nuevo!

    • Hola César y gracias. No sabemos qué tal le fue a la gestión activa en comparación con el Vanguard 500 entre 1976/1977-1981/1982. No obstante, suponemos que ninguna razón hay para pensar que la gestión activa lo haya hecho mejor, de media. Saludos cordiales.

  7. Pero ese parelilismo entre criticas en redes sociales y gestores activos tienen su razón de ser. Bogle, Vanguard lo concibió como un servicio al inversor, y la prueba de ello que al morir su patrimonio era de 84 millones de dólares, muy poco para lo que creó, y la idea más potente creada en las tres o cuatro décadas, en el mundo de la inversión. Y a Bogle eso se le hubiera perdonado por la comunidad inversora racional. Lo que no es racional es perdonarle a los gestores activos sus suculentos negocios a cuenta de los participes insatisfechos y engañados.

    • Hola. Al margen de todo lo que comentas falta saber, y no hay manera todavía de saberlo, si el inversor se ha indexado por las razones correctas o por las mismas por las cuales invierte en fondos de gestión activa. Por otro lado, los linchamientos en redes sociales de los gestores activos poco tienen que ver con la defensa del inversor y sí mucho con la naturaleza humana. A Bogle le hubiera pasado lo mismo pero, efectivamente, la historia le habría perdonado. Saludos.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *