fbpx

Blog

Quiet Investment / Dinero, ¿para que?  / La democracia y la libertad financieras se defienden a tiros. GFA (7ª parte)

La democracia y la libertad financieras se defienden a tiros. GFA (7ª parte)

La democracia y la libertad financieras se defienden a tiros

La palabra democracia proviene del griego y resulta de la conjunción de «demos» (pueblo) y «krátos» (gobierno) que acompañados del sufijo «-ía» (cualidad) significa finalmente «el gobierno del pueblo.» El término libertad tiene su origen en el latín (libertas, -atis) y define «la capacidad de no ser esclavo.» Afortunadamente para usted vive en un país como España, claramente mejorable por supuesto, donde es posible disfrutar de las grandes ventajas que la democratización de los mercados financieros ponen a su alcance. Desafortunadamente habita usted también en un lugar donde una gran parte de la población vota cada cierto tiempo nominalmente como hombres libres pero en la práctica como esclavos. Esclavos del gobierno, banca y, todo hay que decirlo, las propias decisiones erróneas de asignación de capital.

En la anterior entrega de la Guerra Financiera Asimétrica tratamos de instruirle acerca de cuál era su principal arma en esta lucha cruel y despiadada que como inversor lleva a cabo contra enemigos cuyo poder parece omnímodo, mostrándole los principios teóricos y los razonamientos económicos que subyacen en la indexación, el auténtico AK-47 del pequeño inversor/ahorrador. Es hora de que contemple en todo su esplendor el poder que la democracia financiera ha puesto en sus manos para que aprenda a evitar los perniciosos efectos que puede tener sobre su patrimonio la interacción de peligrosos y ambiguos mercenarios financieros que conviene utilizar en nuestro beneficio tanto como sea posible puesto que tenerlos en contra acarrea desagradables contratiempos patrimoniales. En una guerra donde la información/desinformación constituye uno de sus pilares lo mejor es siempre observar en la práctica el poder y eficacia, pero también eficiencia, del armamento puesto a su disposición.

Democracia financiera e industria de los fondos de inversión

Quiet Investment es un firme partidario de la gestión activa. Algunos lectores han pensado que esto no era así dado que en cierta ocasión colocamos a la industria de los fondos de inversión en el ámbito de un monográfico de Cuarto Milenio. Lo cierto es que nosotros no estamos en contra, ni mucho menos, de esta industria. De lo que estamos en contra es de sus excesos. Al mismo tiempo hay que señalar que tales excesos vienen acompañados y alimentados en parte por la actitud de la masa inversora, siempre ávida de beneficios rápidos y poco proclive a trabajar y analizar aquello donde invierte, si bien se apresura a echarle la culpa de sus decisiones a otros. Cuando el hambre y las ganas de comer caminan de la mano el resultado más probable es siempre la hambruna generalizada.

01.la democracia y la libertad financieras se defienden a tiros

Por otro lado, Quiet Investment es también partidario de no perder y de que la posibilidad de invertir y beneficiarse de las ventajas de la renta variable se extiendan a la mayor cantidad posible de ciudadanos porque de esta manera se incrementa su independencia financiera y, por tanto, el respaldo material de su libertad individual. Las consecuencias de la ignorancia financiera son altamente perjudiciales no sólo a nivel patrimonial sino también a nivel personal. De ahí que consideremos necesario una trayectoria como inversor/ahorrador que parta de lo sencillo a lo complejo sin que los instrumentos y medios que se utilicen en uno u otro nivel sean excluyentes sino compatibles y, por tanto, siempre útiles al ciudadano.

La industria de los fondos de inversión pone a disposición del común de los mortales todas las opciones de inversión que éste pueda imaginar y constituye un instrumento necesario e indispensable a través del cual podemos acceder a todos los mercados de un mundo cada vez más globalizado al mismo tiempo que obtener una diversificación adecuada de activos. La sencillez de los mecanismos de inversión que resulta del desarrollo y expansión de estos instrumentos es la base de la democracia financiera y del acercamiento del ciudadano, independientemente de su nivel de ingresos, a los mercados y los beneficios que de éstos se derivan.

No obstante, este campo está plagado de minas y es fácil perder alguna extremidad pisando donde no debemos. Vamos a ver de manera práctica cómo evitar el paso a través de campos minados y lo haremos siguiendo el hilo de la indexación al IBEX35 que comenzamos en el capítulo anterior puesto que usted debe conocer de manera general qué es lo que puede esperar de su AK-47 nacional.

Un paseo por Morningstar

Una visita al buscador rápido de fondos de Morningstar España nos permitirá comparar y calibrar por dónde nos movemos. Nosotros hemos realizado la siguiente prueba a 15 de marzo del año 2015 después de Cristo. La categoría elegida es Renta Variable España. Hemos seleccionado todos los fondos españoles que trabajan en este ámbito, de todas las gestoras y a nivel retail. El tipo de fondo que buscamos es de acumulación, esto es, que no reparte dividendos sino que todas las plusvalías que genera la compra-venta de acciones y los flujos de dividendos que éstas producen se reinvierten en el fondo. Con estos parámetros usted encontrará 95 fondos de inversión fiscalizados por Morningstar. Si incluyera a las gestoras extranjeras y ampliara la búsqueda a fondos institucionales y de distribución los resultados serían de 121 fondos. Nosotros vamos a ceñirnos a la industria nacional aunque ya le advertimos que tanto con 95 como con 121 fondos las conclusiones que de aquí se van a extraer no cambiarán demasiado.

Aquí le mostramos el motor de búsqueda del buscador rápido de fondos con los parámetros antes descritos:

parámetros de búsqueda morningstar

Vamos a ordenar esos 95 fondos de inversión de acumulación españoles retail en renta variable española de acuerdo a la rentabilidad obtenida a 10 años vista. Aquí tiene los 16 primeros:

resultados de búsqueda morningstar

 

En la primera columna de la izquierda aparece el nombre del fondo y en la primera columna de la derecha la rentabilidad anualizada a 10 años de cada uno. Abajo de todo, rodeado en un rectángulo verde puede ver a Bankinter Futuro Ibex FI, con una rentabilidad anual del 5.73%. Cuatro puestos más abajo, de número 20, se encuentra el ING Direct FN Ibex35 FI, con una rentabilidad anual a 10 años del 5.54%. Ambos son fondos índice de gestión pasiva cuya finalidad es replicar el comportamiento del IBEX35, bien con futuros bien adquiriendo directamente las acciones. Número 16 y número 20 de 95.

En un rectángulo rojo se encuentran aquellos fondos de inversión que lo han hecho mejor que los dos fondos índice aunque por menos de un 1% de diferencia. Metavalor FI, Gesconsult Renta Variable FI y Bankinter Bolsa España FI (4º, 5º y 6º de la lista) superan en más de un 1% pero menos de un 2% al Bankinter Futuro Ibex FI

Finalmente, en un rectángulo naranja se encuentran los fondos de gestión activa que baten al Bankinter Futuro Ibex FI por más de un 2%: EDM-Inversión R FI, Bestinver Bolsa FI y Aviva Espabolsa FI. En relación al fondo ING Direct FN Ibex35 FI, Metavalor y Gesconsult también lo baten por más de un 2%. Tan sólo Aviva consigue superar a la indexación representada por estos dos fondos, el de Bankinter y el de ING, como referencia por más de un 3%.

Vamos a continuación a hacer lo que no suele hacer el inversor/ahorrador minorista (y no tan minorista) que es hablar de lo que sabemos y no de lo que no sabemos y puede o no ocurrir en el futuro. Vamos a hablar de la realidad, no de la fantasía.

A tiro limpio con su AK-47 indexado

Observación previa. Da igual la fecha que elija. No importa si la referencia es el S&P500 o el EUROSTOXX50 o el DAX. Las probabilidades de que los resultados arriba mostrados sean parecidos o equivalentes, con algunas peculiaridades, en uno u otro índice grande y amplio son muy elevadas siempre y cuando el período de tiempo analizado sea significativo. En este caso, como mínimo 10 años.

02.la democracia y la libertad financieras se defienden a tiros

Observación primera. Las probabilidades de que un fondo índice obtenga de media mejores resultados que otro de gestión pasiva son muy elevadas. De 95 fondos analizados el de Bankinter es el 16 y el de ING el 20. Todo lo que hay por debajo es peor y es la mayoría. La diferencia de rentabilidad entre los tres fondos que vienen después del de ING hasta el de Bankinter es, además, ínfima.

Observación segunda. Si sabemos que las probabilidades de obtener mejores resultados a través de la indexación son mejores que a través de la gestión activa pero al mismo tiempo sabemos que es posible tener un fondo de gestión activa que supere la rentabilidad media del mercado, hay que definir un plus de rentabilidad que compense el riesgo de optar por la gestión activa. ¿Un 1% más de rentabilidad anual lo compensa? A nuestro modo de ver, sólo un fondo de gestión activa que supere al índice en al menos un 2% compensa los riesgos y las molestias que plantea arriesgarse por los gestores que seleccionan las mejores acciones y evitan las peores. En el ejemplo anterior sólo consideramos realmente mejores que los dos fondos índice de referencia a los cinco o a los tres primeros según su referencia sea el Fondo Naranja que ofrece un 5,54% o el Bankinter Futuro que ofrece un 5.73%. En el primer caso sólo 5 fondos superan al de ING por más de un 2%. En el segundo, sólo lo consiguen los tres primeros. Esto es, de 95 sólo 5 o 3 valen la pena.

Observación tercera. Es mucho más complicado elegir un fondo de gestión activa que supere la indexación que elegir un fondo índice que supere a la gestión activa. Existen procedimientos para poner de nuestro lado la elección exitosa de un fondo de gestión activa, algo que veremos aquí en el futuro, pero las probabilidades de hacerlo, a priori, no están del lado del inversor. Además, aún habiendo elegido el fondo de inversión de gestión activa adecuado eso no es óbice a que conviva con otro u otros indexados.

Observación cuarta. Puede que una diferencia de más del 2% le parezca pequeña a cualquier inversor/ahorrador. No obstante, la realidad señala que es muy complicado de conseguir tal como ha comprobado en el cuadro arriba mostrado. Es muy difícil batir la tendencia a la eficiencia del mercado. Ahora bien, si lo consigue por más de un 2% anual tenga en cuenta que le va a cundir porque a largo plazo, más de 10 años, una divergencia de ese calibre actuando de manera compuesta va a marcar una gran diferencia de rentabilidad. Es, pues, un hecho que el trabajo del gestor de un fondo de gestión activa es muy difícil y complicado y que la mayor parte de ellos no consiguen superar a los fondos índices o bien no los superan lo suficiente para que haya compensado el riesgo de haber invertido con ellos. Por otro lado, los muy pocos gestores que realmente consiguen superar a la indexación obtienen unos resultados remarcables a largo plazo gracias a la ayuda del interés compuesto.

Las ventajas de su AK-47 a través de un ejemplo

Vaya por delante lo siguiente para que nadie se ponga quisquilloso: en primer lugar, Quiet Investment es cliente del ING DIRECT FN Ibex35 FI (y también de los otros dos fondos índice que comercializa ING pero gestiona Amundi, el S&P500 y el EUROSTOXX50) y, en segundo lugar, ING no nos paga por escribir lo que pronto leerá y no porque no lo hayamos intentado en el pasado. La verdad es que debiera pagarnos por ello porque en cierta medida le vamos a hacer publicidad gratis. Pero lo que aquí más nos interesa es mostrar al inversor el verdadero significado de la expresión «democracia financiera.» Y todo se aprende y capta mejor con un ejemplo. El que vamos a poner nos viene al dedillo.

03.la democracia y la libertad financieras se defienden a tiros

No obstante, si ING DIRECT nos remite, lo cual sería de lo más justo y equitativo, un cheque (que valga la pena, por supuesto) por el favor que les vamos a hacer, no le quepa duda al lector que será el primero en enterarse. Como nuestra guerra es otra bien diferente a la de ING, inmersa en una nueva y cansina edición de La Guerra de los Depósitos, no tenemos muchas esperanzas de que nos remitan tal cheque, que por otro lado merecemos sobradamente. Si alguien (con peso) de la entidad leyera estas líneas tan sólo recordarle que un cheque no es lo mismo que una nota de agradecimiento. Esto es Quiet Investment: queremos el cheque.

Cuando hablamos de «democracia financiera» no nos referimos simplemente a la existencia de una amplia variedad de instrumentos que nos permita acceder a múltiples mercados y activos. Democracia financiera significa también accesibilidad, esto es, que pueda estar a disposición y alcance de cualquiera. Oferta accesible. Parece en ocasiones que el inversor minorista compra acciones a golpe de talonario de 1.000.000 de euros jugando al golf con Soros o cantando rancheras con Slim. Pero lo cierto es que la inmensa mayoría de los ciudadanos no son ricos y los que ahorran e invierten dedican una modesta cifra a tales menesteres. Además, para desgracia patria, existen muchas personas con ingresos y medios muy limitados. Cuando hablamos de oferta accesible nos referimos a que todos, absolutamente todos, por muy pocos recursos de los que dispongan puedan tener la oportunidad de invertir de manera segura en renta variable.

El Fondo Naranja Ibex35 (los otros fondos índices de ING también) son un claro ejemplo de democracia financiera. Ésta no se define de manera positiva sino de manera negativa, esto es, por la carencia de barreras de entrada. Vamos a ver qué no tiene este fondo índice para que el lector se dé cuenta de por qué es tan difícil batir a la indexación.

PrimeroNo tiene barreras de entrada y permanencia. No hay una cantidad mínima a invertir. Tampoco existe una cantidad mínima a mantener. Un inversor necesita tan sólo adquirir una participación del fondo para abrirlo. El último valor liquidativo del mismo era menos de 17€ por participación. A partir de aquí usted puede aportar la cantidad que desee, por ejemplo, 5€ o 5.000.000€. Así, las personas que ahorran e invierten mensualmente pueden dedicar una parte de su esfuerzo, por muy pequeño que éste sea, a convertirse en minúsculos propietarios de las empresas patrias.

04.la democracia y la libertad financieras se defienden a tiros

¿Qué es una barrera de entrada? Por ejemplo, en Bestinver Bolsa se precisan 6.000€ para abrir el fondo y posteriormente la aportación mínima es de 1.000€. Además, siempre deben permanecer invertidos como mínimo 6.000€. Para quien no se haya enterado hay muchos ciudadanos que no disponen de esos fondos y otros tantos para los cuales aportar posteriormente de 1.000€ en 1.000€ es muy complicado. Esta gestora establece una suerte de «voto censitario» porque tan sólo pueden acceder a sus fondos quienes reúnan determinado patrimonio. Es un filtro que elimina el acceso de quienes no disponen de las cantidades mencionadas. Además, según la política de cada gestora y su estilo de inversión éstas tienen más o menos interés en un tipo determinado de cliente al que prefieren legítimamente seleccionar.

La inversión en general, pero especialmente la indexación y también la gestión activa, se apoyan en la capacidad de aportar de manera periódica una cantidad de recursos económicos a los instrumentos de inversión a medida que el ciudadano va procesando y administrando sus ingresos. No es lo mismo poder invertir con 5€ que con 5.000€. Sobre este asunto de las aportaciones hablaremos próximamente cuando le presentemos al RPG-7 del inversor. Ahora lo que cuenta es que todos, prácticamente todos, puedan acceder a los mercados sin barreras de entrada ni permanencia.

Segundo. Carece de comisiones chorra que amarguen la vida del aportante además de su patrimonio. No existe comisión de suscripción o entrada, esto es, comisión por abrir el fondo. No existe comisión de reembolso, es decir, comisión por vender las participaciones. No existe comisión de traspaso, esto es, comisión por traspasar los recursos del Fondo Ibex35 a otro fondo de inversión, tanto de los que comercializa la propia ING como de otras entidades. No hay comisión de éxito, esto es, comisión que se cobra al cliente consistente en un tanto por ciento sobre los beneficios. En resumen, no hay comisiones. ¿Qué importancia tiene esto? La de reducir los gastos del fondo. La accesibilidad está indisolublemente ligada al abaratamiento general del instrumento de inversión.

Tercero. Es más barato que los demás. Los gastos corrientes del fondo, un 1.1% sobre patrimonio, son los undécimos más baratos de la lista de los 95. El fondo de ING es el número 20 por rentabilidad, aunque ya hemos visto que tan sólo hay 5 fondos en los que haya compensado realmente invertir en lugar de pasar de todo e indexarse aquí haciendo el vago. El vago listo queremos decir. La indexación no exige de un gran equipo de gestores estrella muy bien pagados que incurran en cuantiosos gastos de investigación tratando de hallar el grial de las mejores acciones. El indexador no tiene que entrevistarse con los gestores de ninguna empresa ni visitar sus instalaciones en las quimbambas para que le iluminen sobre su modelo de negocio con un moat del copón. El indexador trabaja en su oficinucha sin gastar demasiado. Y no le va nada mal.

05.la democracia y la libertad financieras se defienden a tiros

Observación crítica. Ese 1.1% que ING y Amundi se reparten por la comercialización y gestión de sus fondos índices es elevada para lo que es un instrumento de esta naturaleza aunque sea mucho más baja que la media y constituya el único peaje de los fondos. Imagine que la comisión de gestión fuera del 0.6% en lugar del 1.1%. Ese 0.5% iría a parar a la rentabilidad del fondo. En lugar de 5.54% anual podría haber sido un 6.04%. Sólo 5 fondos de los 95 lo superarían por más de un 1% y tan sólo 2 por más de un 2%. La relación calidad/precio actual es excelente pero una rebaja de la comisión la haría imbatible. Qué pena.

ING DIRECT posee más de tres millones de clientes. A finales de 2014 su Fondo Naranja Ibex35 tiene tan sólo unos 29.000 partícipes y un patrimonio de 335 millones. El Fondo Naranja S&P500 tiene apenas 12.000 partícipes y un patrimonio de casi 146 millones. El Fondo Naranja EUROSTOXX50 tiene unos 12.500 partícipes y un patrimonio de poco más de 116 millones. El mejor producto de tu banco amigo, el que realmente más y mejor puede ayudar a los ciudadanos que quieren crear un patrimonio y ahorrar obteniendo una rentabilidad decente, es el gran desconocido de la entidad de fresh banking. Una pena porque todas las cifras anteriores debieran estar multiplicadas por 10 puesto que, a pesar de la elevada comisión de gestión claramente mejorable, estos fondos reúnen los requisitos elementales de democratización financiera y su performance demuestra que son auténticos AK-47 del inversor con las mismas características del famoso y polivalente rifle de asalto soviético: bajo precio, fiabilidad, resistencia, versatilidad, sencillo manejo. La Guerra de los Depósitos eclipsa a cualquier otro conflicto por muy importante que éste sea. Queda pendiente para todas nuestras entidades bancarias el comenzar a pensar en alinear los intereses del cliente a largo plazo con los del banco en algo que sea mucho mejor que la relación que ahora une al desdichado ciudadano con la impopular y desprestigiada banca.

Conclusión

No es tarea sencilla batir a largo plazo la tendencia a la eficiencia del mercado cuando éste es lo suficientemente grande, amplio y representativo. La mayor parte de los gestores de fondos de inversión no lo consiguen o cuando lo hacen la diferencia de rentabilidad que obtienen no es suficiente como para correr el riesgo de invertir con ellos. En cambio, la inversión a través de un fondo índice tiene casi siempre, sobre todo a medida que el plazo se alarga, muchas más probabilidades de ofrecer al inversor una rentabilidad remarcable, que no excelente, bajo la sencilla estrategia de buy&hold apoyada en la reinversión de los dividendos. Es posible seleccionar un fondo de gestión activa que mejore la performance del mercado pero ello exige de otros procedimientos más complejos que en su momento veremos.

06.la democracia y la libertad financieras se defienden a tiros

Por otro lado, la indexación es no sólo el AK-47 del inversor sino, además, la principal herramienta e instrumento de democratización financiera que el ciudadano tiene a su alcance ya que permite el acceso de toda la población que pueda ahorrar, aunque sean cantidades mínimas, a los beneficios y ventajas que presenta la inversión a largo plazo en acciones cotizadas en los mercados de valores. La creación de un patrimonio basado en la capitalización y el interés compuesto queda al alcance del común de los mortales gracias a la industria de los fondos de inversión que si bien ha causado muchas decepciones y sinsabores a los inversores/ahorradores también es cierto que constituye el puente indispensable hacia la «democracia financiera.»

No podemos dejar el tema de la indexación sin mostrarle al lector cómo indexarse. Es precisamente en el cómo donde esta técnica alcanza sus más altas cotas de perfección y, sobre todo, de seguridad en cuanto a la preservación del capital invertido. Lo veremos en el RPG-7 del inversor, otra letal herramienta en manos del ahorrador/inversor. De su combinación con el AK-47 pronto se dará cuenta de lo sencillo que es no perder y comenzar a ganar en este eterno conflicto por la libertad financiera.

Santiago Casal

20 Comments

  • Germán

    17 de marzo de 2015 00:51
    Responder

    He leído las 7 partes y debo felicitaros por este excelente trabajo de divulgación, totalmente necesario para el inversor medio con escasa cultura financiera. Estoy de acuerdo en todo el planteamiento aunque discrepo en la elección de las armas. Para no haber cobrado ni un euro de ING me parece cuanto menos curioso recomendar sus fondos con altos TER y no nombrar otros fondos indexados más baratos e igualmente accesibles para inversores particulares. En España podemos contratar los fondos de Amundi o Pictet a través de supermercados de fondos como Renta 4 o Self bank. A través de estos y otros brokers también se pueden comprar multitud de ETFs con gastos todavía más bajos.

    ¿Por qué elegir ese fondo de ING en lugar de otros con menos gastos como Amundi o Pictet? ¿Por qué elegir un índice tan pequeño como el IBEX pudiendo diversificar de manera más amplia en diferentes regiones?

    Un saludo

    • Quiet Investment

      17 de marzo de 2015 17:27
      Responder

      Hola y muchos gracias a ti por leernos. Nosotros no recomendamos los fondos de ING sino que hablamos de sus ventajas e inconvenientes, que se reducen a uno realmente y es el TER. Lo que recomendamos como una de las alternativas de inversión para el ciudadano es la indexación, a través de la entidad que le parezca más conveniente. Tampoco estamos diciendo que elijamos al Ibex de manera excluyente. La indexación al Ibex35, que es nuestro mercado más próximo, es tan sólo el hilo conductor de los post. Cuando lleguemos al procedimiento de indexación hablaremos sobre la conveniencia de tener un par de índices representativos más.

      Los fondos naranja índice los comercializa ING pero los gestiona Amundi. Otra casa reseñable que trabaja la indexación es por ejemplo SSgA, indexado al MSCI SPAIN (6.42% a 10 años y con TER más bajos). Habría por lo menos 0.5% más de rentabilidad si ING se tomara en serio su propio producto e hiciera un esfuerzo real por fomentar el ahorro y la capitalización de los ciudadanos. Es una lástima que la banca se emperre en su guerra chorra de depósitos y no se esfuerce mucho más en el inversor/ahorrador a largo plazo.

      Por otro lado, los ETFs suelen tener unos gastos más bajos y muchos reparten dividendos. Pero si por ejemplo, usted es un señor mileurista que sólo puede ahorrar entre 50€-100€ al mes lo que probablemente más le convenga sea un fondo. En el post anterior ya señalamos que no hay una enfrentamiento fondos-ETFs, que son dos cosas diferentes que hacen lo mismo. Todo dependerá de las circunstancias, objetivos y medios de cada inversor.

      Finalmente, hay una ventaja que quizá muchos de nuestros lectores no vean en relación al uso de los fondos de ING. Esa ventaja es la comodidad. Nuestro lector dedica tiempo y ganas a las finanzas pero todo eso de Renta 4, Amundi, el supermercado etc… a la mayor parte de la gente ni le interesa ni le importa y más aún si eso conlleva esfuerzo. A Renta 4 lo conocemos el lector o nosotros…y cuatro gatos más. A ING lo conoce todo el mundo. Eso sin nombrar que la mayor parte de los ciudadanos ni saben lo que es un fondo de inversión ni un ETF ni quieren saberlo porque les interesa una higa. Ya es un desafío mortal convencer a alguien para que invierta en acciones así que imagínate lo que es hablarle de todo lo que mencionas, tengas o no razón. Al cliente, hay que darle las cosas hechas porque ni sabe ni quiere ni le interesa todo esto. Esa es la principal ventaja de ING. Yo mismo, que escribo esto, e invierto además en fondos de gestión activa y a nivel particular, valoro esa ventaja. Comodidad. Y más si mi nómina la tengo en ING. No obstante, insistimos, los TER de los fondos naranja son mejorables y reduciéndolos la relación calidad/precio del instrumento sería difícilmente batible. Una lástima.

      Un saludo y gracias por tu aportación.

  • Luis Fdez.

    17 de marzo de 2015 11:00
    Responder

    No hay que olvidar que dentro de la misma ING tenemos acceso a algunos ETFs de Vanguard, como el recomendado por Buffet, VOO, indexado al SP500 con unas comisiones ridículas. Eso sí, con reparto de dividendos trimestral. Según los comparadores supera de manera clara al equivalente ING Direct FN S&P 500 FI. La desventaja es la comisión de compra/venta, pero para aportaciones a partir de cierta cantidad, compensa.

    • Quiet Investment

      17 de marzo de 2015 17:29
      Responder

      Hola. Ciertamente los ETFs son un gran invento y, además, baratos. Al igual que en los fondos hay que seleccionar la mejor relación calidad/precio y nosotros añadiríamos también comodidad. Los principios de la indexación con fondos índices son igual de válidos para los ETFs. En el post anterior ya hablamos de la operación de bandera falsa que es la batalla inútil entre fondos/ETFs. Un saludo.

  • Nairan

    17 de marzo de 2015 16:00
    Responder

    Hola Quiet Investment:

    Con respecto al «voto censitario» de Bestinver, me sorprende vuestro enfoque. Creo que he leído en alguna otra de vuestras entradas que para el inversor es importante tener los gastos de X meses en liquidez (o fácilmente accesible) por si hay alguna emergencia (despido…).

    Mi opinión por tanto es que una persona hasta que no tenga por lo menos un «colchón» de 8-12 mil euros acumulado, no debería de pensar en invertir en nada (y menos en renta variable). No concibo por tanto que el límite de 6.000€ pueda suponer un problema a nadie. Lo mismo para los aumentos de 1.000€.

    Coincido con Germán en que falta una mención a los indexados de Amundi y Pictet. Me imagino que dejar de momento fuera los ETFs tiene que ver con las implicaciones fiscales. Aunque personalmente creo que se puede confeccionar una cartera de inversión pasiva utilizando tanto fondos como ETFs, intentando sacar ventajas de los dos.

    Espero con interés vuestra entrega sobre procedimiento.

    Un saludo.

    • Quiet Investment

      17 de marzo de 2015 17:41
      Responder

      Hola y gracias por tu comentario. Bestinver y cualquier otra gestora son libres para decidir qué mecanismos de selección de clientes les interesa y compensa. Nosotros no criticamos eso. Tan sólo lo ponemos de ejemplo de barrera de entrada porque simplemente lo es: sólo aquellos que dispongan de 6000€ pueden ser partícipes del fondo. La indexación ofrece la ventaja del libre acceso. Si sólo puede ahorrar e invertir, por ejemplo, 50€ al mes pues no lo tiene fácil para ser partícipe de Bestinver pero eso no significa que no pueda acceder a las ventajas de la renta variable a través de otro tipo de fondo.

      Amundi es la gestora de los fondos naranja índice. ING la entidad comercializadora. Lo mencionamos en el post. No obstante, recuerde el lector que el examen de fondos realizado se atiene a la búsqueda hecha con la herramienta de Morningstar y sobre fondos españoles de RV España. El objeto del post no es hacer un recorrido por todos los fondos índices del mercado. El lector ya tiene para eso google. El propósito del post es explicar comparativamente los resultados habituales que es altamente probable que se encuentre entre la gestión activa y la pasiva, sea la referencia el IBEX35 u otro índice representativo y grande.

      Nosotros no dejamos fuera a los ETFs. Hemos hablado en el post anterior de la absurda batalla entre ETFs y fondos de inversión que no beneficia en nada al inversor. Lo mismo que decimos para los fondos se aplica para los ETFs. Las diferencias coyunturales de regulación no afectan al fondo del asunto. Ambos son herramientas útiles y necesarias que deben adaptarse a las particulares circunstancias personales y financieras de cada uno, así como a sus preferencias.

      Un saludo.

  • Jose

    17 de marzo de 2015 17:41
    Responder

    Buenas.
    Magníficos como siempre.Es un gran placer y enorme alegria encontrarme con una web como la de uds. Tengo por criterio no escribir nunca en ninguna parte, hoy hago una excepción. Como inversor que lleva en esto desde el 2000, he pasado por muchas fases hasta finalmente ir decantándome por la inversión indexada. Lo cual no quiere decir que sea fundamentalista, claro. Tengo un poco de todo ( acc individuales, fondos de inv. activa y sobre todo de inv. pasiva). Trabajo sobre todo con ING pero también con R4. Disfruto de una suscripcion semestral a su Cartera Value no porque les vaya a hacer mucho caso sino porque soy algo vicioso ( del análisis fundamental y eso). Y ahora entro en el tema. La razón que me ha llevado a la indexacción , aparte de la problemática de la confianza y los costes ocultos de la gestión activa, es que no todo lo relevante de una empresa aparece en el Balance y la Cuenta de Resultados. Estas cuentas son básicas e ineludibles, nadie dice otra cosa, pero lo que se cuece en el interior de una empresa raramente aparece en ellas. Ello ha llevado a gestores muy reconocidos a errores tipo Pescanova, Tesco, etc. Y no creo que sea fácil poder evitarlo. Por poner un ejemplo de una empresa que a uds les gusta.: nadie duda de la calidad de una empresa como MDF, aunque tenga un balance mejorable. Pero hace falta estar muy atento, muy interesado y sobre todo muy cerca para saber que un accionista de referencia ha ido vendiendo su participación sin prisa pero sin pausa debido a que no le gustaban las formas y maneras de la gerencia. Y que a continuación ha habido un goteo de ingenieros que se van alejando en busca de nuevos retos. Y me dicen hoy que el goteo se está convirtiendo en una estampida. Nada de esto es conocimiento accesible a un pequeño inversor. Y en algunas ocasiones ni siquiera está al alcance de los grandes inversores. Así que, visto como está el patio, nada mejor que fondos de reconocida trayectoria, activos o pasivos, y a disfrutar de la vida que son dos dias.
    Un cordial saludo.

    • Quiet Investment

      17 de marzo de 2015 18:04
      Responder

      Hola y gracias por su comentario y por ser cliente de la Cartera Value. Bienvenidos sean sus vicios. Efectivamente, dice usted una gran verdad respecto a lo que puede ocurrir dentro de una empresa. Respecto al caso que usted menciona, que un accionista se vaya por los motivos que sea puede o no ser relevante. No es menos cierto que otro accionista ha venido y su performance es más relevante que la del que se ha ido. El caso es que el análisis de los estados contables de una empresa es un elemento esencial del análisis no sólo cuantitativo sino cualitativo porque de los balances, de los resultados y los flujos de caja se desprenden elementos y rasgos que cualifican a un negocio, a la estructura empresarial donde se desarrolla y a la labor de sus gestores. Hay y habrá siempre elementos que no podrán aparecer ahí, para bien y para mal. Por ejemplo, un fraude es prácticamente indetectable. Ahora bien, el objeto del análisis no es encontrar la realidad exacta de la entidad sino aproximarse a ella. Es un hecho que el análisis contable por sí solo, tanto cuantitativo como cualitativo, no le garantizan al inversor el éxito. Lo que sí le garantizan es que las probabilidades de evitar errores graves o minimizar los errores normales están de su lado. Y ese es el principal objetivo del inversor: minimizar las probabilidades de perder.

      Finalmente, como cliente nuestro le diremos que ni usted ni ningún otro tienen o deben hacernos caso. Lo que pretendemos nosotros es que ustedes piensen por sí mismos con prudencia y sensatez y no que coincidan con nosotros sólo porque les enviemos un informe de pago, que trabajo y tiempo nos cuesta hacerlo. Nuestra perspectiva es siempre muy escéptica y tiende más a buscar las debilidades que las fortalezas desde una posición de absoluta independencia pues ya se habrá dado cuenta que ni aquí ni el los informes nos mordemos la lengua. Quiet Investment no es publicista de nadie salvo de los intereses de sus suscriptores. Lo que queremos es serles de utilidad y que aquello que reciban de nosotros les sea valioso a su forma de hacer las cosas. Por ahora estamos contentos por cómo nos han recibido. De los correos de clientes como usted hemos deducido fácilmente que los suscriptores de la Cartera Value mantienen una actitud activa y crítica con respecto a la realidad de las entidades cotizadas y que hacen mucho más por aprender y comprender que por «enamorarse.»

      Reciba un cordial saludo y nuestro más sincero agradecimiento por su suscripción y por haber hecho hoy una excepción.

  • espantajo melonero

    19 de marzo de 2015 01:50
    Responder
    • Quiet Investment

      19 de marzo de 2015 16:21
      Responder

      Hola. Que tiene razón. La rentabilidad del Ibex con dividendos es siempre bruta. Esa es, como mucho, lo máximo a lo que puede esperar el inversor. No más. Por otro lado, el hecho de que un fondo tiene unos gastos de comisión también resta a esa rentabilidad bruta máximo. Sin embargo, aunque sea así ahí le hemos dejado al lector la diferencia de rentabilidad entre los fondos de gestión activa y los dos indexados de Bankinter e ING. La indexación ofrece rentabilidad, la posibilidad de crear un cierto patrimonio. Pero no le hará rico. No obstante, ya ve el lector que la inmensa mayoría de la gestión activa lo hace peor o no lo suficientemente bien como para que compense. Algo que no menciona el artículo de R4, cuyo incentivo no es la rentabilidad del cliente, sino su hiperactividad. Y eso por mucho que estén cansados de saber que lo que exponemos aquí es esencialmente cierto. No es menos cierto, sin embargo, que cualquier inversor que aspire a obtener una rentabilidad que marque la diferencia tiene que empezar a trabajar la gestión activa. Un saludo.

  • Gabriel

    19 de marzo de 2015 18:00
    Responder

    Buenas, me resulta muy interesante vuestras exposiciones, pero soy principiante en esto del ahorro y no tengo muchos conocimientos de economía, por que un fonde indexado es mejor que un fondo normal?? que ventaja tiene? tiene menos riesgo pero porque.
    Por otra parte veo muy acertado lo que decís de las pequeñas cantidades a la hora de ahorrar, yo por ejemplo estoy ahorrando unos 150 euros mensuales, y quiero ver la posibilidad de meter esa cantidad aproximada en un fondo, tenía visto el fondo nuevo Magallanes, que opinión teneis de el y si realmente es interesante para un pequeño ahorrador como yo, serian 150 euros al mes por persona, al ahorrar junto a mi pareja.
    Me gusta bastante la web y espero que reciban su merecido cheque. Saludos.

    • Quiet Investment

      19 de marzo de 2015 18:17
      Responder

      Hola y muchas gracias. Un fondo indexado es la mayor parte de las veces mejor que uno de gestión activa pero jamás puede ser el mejor fondo dado que unos pocos gestores sí que consiguen resultados mejores, a largo plazo, que la media del mercado. No es una cuestión de mejor o peor en blanco y negro sino de qué es lo que me conviene a mí dados mis conocimientos personales y los medios de los cuales dispongo. La indexación es un instrumento muy apropiado para el ahorro/inversión mensual a largo plazo.

      Aunque aún no tenemos ninguna opinión sobre el Magallanes sí que la tenemos acerca de nuestro gran merecimiento del cheque de ING. Próximamente veremos una práctica de la indexación.

      Un saludo y gracias.

      • pululante

        22 de marzo de 2015 10:37
        Responder

        «Un fondo indexado es la mayor parte de las veces mejor que uno de gestión activa pero jamás puede ser el mejor fondo dado que unos pocos gestores sí que consiguen resultados mejores, a largo plazo, que la media del mercado.»

        @Gabriel
        El problema está en saber cuáles de esos fondos conseguirán resultados mejores. Como es muy difícil acertar, el fondo índice te dará una rentabilidad alta (en comparación con la mayoría de los fondos) sin tener que «adivinar» cual lo hará mejor.
        Es muy importante estar mentalizado de que el fondo índice subirá ¡¡y bajará!! lo que baje el índice. Puede ser hasta el 50% de bajada. Es algo sólo para muy largo plazo, para ir comprando y acumulando con esos ahorros mensuales. A corto-medio plazo nadie sabe lo que hará la bolsa.

        • Quiet Investment

          22 de marzo de 2015 11:21
          Responder

          Hola. Completamente de acuerdo. No necesariamente para el muy largo plazo. En el próximo post veremos por qué. El problema que señalas en cuanto a adivinar qué fondo conseguirá mejores resultados es realmente peliagudo y de difícil solución. No obstante, también veremos cómo elevar las probabilidades de seleccionar un fondo de gestión activa exitoso. Un saludo!

  • pululante

    22 de marzo de 2015 10:39
    Responder

    Muy interesante artículo. Después de haber estado un tiempo invertido con fondos de gestión activa me he vuelto también un convencido de la gestión pasiva indexada.

    Sobre la comparativa con otros fondos, limitáis la misma a fondos de RV. ¿Cómo quedaría la comparativa de fondos índice con otros tipos de fondos, p.ej. los de retorno absoluto o de «autor»?

  • escaja

    29 de marzo de 2015 17:54
    Responder

    Muchas gracias por vuestras reflexiones. La indexación no me termina de gustar y no la he utilizado aún por varios motivos: a) no me permite conocer y mejorar mis conocimientos financieros para alcanzar la independencia financiera, b) El gestor/es no necesitan aplicar toda su «sapiencia» al éxito de su producto. Su combinación viene impuesta desde el exterior. Desde este punto de vista podríamos decir que cualquiera puede ser gestor de un producto índice y c) Pregúntale a un gestor de fondos índices en donde invierte su ahorro financiero. La misma pregunta hay que hacérsela para los gestores de fondos de gestión activa. Nos llevaríamos muchas sorpresas.

    Creo que un fondo índice no es para todo el mundo. Yo no me siento cómodo con él. No se trata de un golpe de chulería, pero creo que yo podría hacerlo mejor. Y si no lo he conseguido hasta ahora, quiero conseguirlo en un futuro. Tengo años por delante. El aprendizaje que conseguiré, es una rentabilidad «en especie» que hay que tener en cuenta frente a la gestión pasiva o indexada. Un saludo.

    • Quiet Investment

      29 de marzo de 2015 19:41
      Responder

      Hola y gracias a ti por leernos. La indexación es realmente cómoda pero exige una separación casi ascética del mundo de los mercados y de la actualidad bursátil. Como es compatible con cualquier otra forma de inversión lo cierto es que ofrece grandes ventajas si en el futuro resulta que no hemos sido capaces de hacerlo mejor que el mercado. Un saludo.

  • Jesús

    5 de marzo de 2016 17:05
    Responder

    Señores:
    En su día leí y coleccioné todos los artículos de la GFA, incluidos los anexos y apéndices para poner en práctica todo lo aprendido cuando llegara el momento, pues bien el momento ha llegado y para ello he utilizado el buscador de Bankinter que redirige la búsqueda a la base de datos de Morningstar pero solo lista los fondos comercializados por Bankinter y algunos pocos más. Pongo los siguientes filtros: “Renta Variable Europa”, moneda Euro, inversión inferior a 5.000 Eur y gastos menores del 2% y obtengo un listado de 91 fondos, lo ordeno por rentabilidad anualizada a 10 años y busco el primero fondo índice del listado que está en la posición 44 y es “Pictet Europe Index P Eur” con una rentabilidad anualizada a 10 años del 2,87%, pero me doy cuenta de que no lo comercializa Bankinter, por lo que busco el siguiente que está en la posición 51 y es “Pictet Europe Index R Eur” con una rentabilidad anualizada a 10 años del 2,58%, comparo estas rentabilidades con la de los primeros fondos de la lista y encuentro que hay siete fondos con rentabilidades anualizadas a 10 años superiores al 8% de los cuales dos de ellos con rentabilidad superior al 9% (el primero de la lista es DWS Deutschland), es decir que durante 10 años han superado al primer fondo índice en más de un 5%, entonces flaquea mi decisión de apostar por un fondo índice (ustedes sugieren como margen de seguridad una diferencia de rentabilidad mínima del 2% para elegir un fondo de gestión activa antes que otro índice ) y me digo ¿porqué no elegir uno de estos siete y hacerle un seguimiento periódico, con los mismos criterios con los que he hecho esta selección por si empieza a perder posiciones en la clasificación y traspasar rápidamente el saldo a otro, bien índice bien de gestión activa, aprovechando las ventajas fiscales en el traspaso de fondos en España y la ausencia de gastos en el traspaso?
    Desearía saber su opinión al respecto y cuál debería ser la periodicidad del seguimiento (anual, semestral, trimestral)
    Atentamente

    • Quiet Investment

      5 de marzo de 2016 18:29
      Responder

      Hola y gracias por su atención. Preferimos el buscador de Morningstar. Yendo a lo que nos pregunta lo cierto es que la gestión pasiva y la activa no son excluyentes. Por ejemplo, a nivel personal usamos los fondos índice de Amundi que comercializa ING pero también somos clientes de Bestinver. Así pues, las posibilidades para el inversor son múltiples y ya es una cuestión personal la combinación que eleja. La indexación es recomendable como método de ahorro e inversión periódico adaptable a cualquier nivel de ingresos. Respecto del ritmo de las aportaciones mensualmente es recomendable puesto que casi todo el mundo recibe su salario en este plazo. Ahora bien, tanto si se hace anualmente como trimestralmente cualquier plazo es bueno y tan sólo matizaríamos que una vez se decide el mismo conviene mantenerlo un tiempo. Saludos.

Post a Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies