fbpx

Blog

Quiet Investment / Finanzas  / LA BANCA GANA… PERO LOS CAMBIOS SE AVECINAN.

LA BANCA GANA… PERO LOS CAMBIOS SE AVECINAN.

Ojo con esto, LA BANCA GANA… PERO LOS CAMBIOS SE AVECINAN. Son muchas las críticas que se realizan respecto a lo que puede denominarse “bancarización del ahorro” o canalización del mismo a través de Instituciones de Inversión Colectiva cuyas gestoras son propiedad de la banca. Con aquella expresión también nos referimos a la colocación entre el público de productos bancarios, como los típicos depósitos a plazo. El término posee tintes peyorativos porque deja entrever que la preocupación de las entidades bancarias poco o nada tiene que ver con los intereses de sus clientes y sí mucho con su propio interés en obtener comisiones y liquidez adicional para prestar a terceros que, al fin y al cabo, es su verdadero negocio.

Ciñéndonos a los fondos de inversión, la crítica no carece de fundamento tanto en el ámbito de la renta fija como de la variable, pero quizá sobre todo de la primera puesto que a largo o muy largo plazo es poco probable que el inversor obtenga una rentabilidad mayor que la proporcionada por las acciones. En realidad, con el término “bancarización del ahorro” lo que de verdad se quiere decir no es otra cosa que la escasa o nula rentabilidad que obtienen los clientes de los productos de inversión que de una u otra manera los bancos son capaces de vender y el acaparamiento inexplicable que éstos realizan del patrimonio de los ahorradores. Se trata, como suele ser habitual, de un juicio en torno a la rentabilidad, que se estima pobre, y lo que paga el ahorrador a cambio, que se estima a su vez demasiado caro.

Las gestoras independientes y los viejos y nuevos gestores de inversión y sus viejos y nuevos fondos suelen hacerse eco de esta realidad. Evidentemente para atraer patrimonio hacia ellos mismos y sus propuestas de inversión. No lo tienen fácil porque al terminar septiembre y según los datos facilitados por Inverco ni más ni menos que el 71% del patrimonio invertido en FI españoles estaba controlado por tan sólo ocho entidades.

Rnking patrimonios por gestoras. LA BANCA GANA… PERO LOS CAMBIOS SE AVECINAN

Sólo las tres primeras, Caixabank AM, BBVA AM y Santander AM, ya suman más del 46% de todo el patrimonio. El número de fondos que todas estas entidades comercializan como churros es enorme. Probablemente no valga la pena acercarse a la inmensa mayoría de ellos, aunque entre tanta oferta necesariamente debe existir alguna excepción de calidad. Nosotros presuponemos lo peor y también presuponemos la excepción.

Porque los datos indican que han sido los fondos de inversión comercializados por la banca o entidades de seguros y no la gestión independiente y alternativa quienes han copado el ranking de rentabilidad durante los últimos 10 años.

Que no es poco tiempo.

1. LA BANCA GANA.  UNA CLASIFICACIÓN DESPIADA Y UN TIRANO IMPLACABLE.

Por puro azar, el 9 de octubre, un día antes de que Morningstar cambiara su buscador de FI, realizamos la siguiente búsqueda:

Buscador fondos de inversión Morningstar. LA BANCA GANA… PERO LOS CAMBIOS SE AVECINAN

Como se puede observar: fondos españoles de tipo retail y acumulación. En total había 2560 FI y se ofrecían datos de rentabilidad a 10 años para 683 de ellos. Sólo un 27% del total de FI españoles existían hace una década, lo que de por sí nos da una idea de la expansión del negocio y también del darwinismo del mismo, puesto que se obvia a quienes han perecido por el camino.

Ordenados estos 683 FI por la rentabilidad ofrecida durante la última década los resultados fueron los siguientes:

Ordenados estos 683 FI por la rentabilidad ofrecida durante la última década. LA BANCA GANA… PERO LOS CAMBIOS SE AVECINAN

Como puede ver el lector, el “archivillano” ING Direct FN S&P 500 impone sin compasión su ley en la sexta plaza y tan sólo 0.49 puntos porcentuales le separan del primero, otro FI indexado, esta vez al Nasdaq 100, el Bankinter EEUU Nasdaq 100. En realidad, una clara y apabullante victoria del tirano naranja y de la indexación en general.

El lector puede leer detenidamente la lista y comprobar por sí mismo la prevalencia de la banca y las aseguradoras y la prácticamente total ausencia de lo que ahora se denomina “gestión independiente.” Los gestores y seguidores de la gestión no bancarizada y, en especial, del value investing y otras alternativas podemos alegar de todo, pero lo cierto es que ING y el resto de bancos han machacado sin piedad a las opciones “más inteligentes” de seleccionar activos rentables. Y diez años no es poco tiempo.

Es un hecho y no admitirlo es completamente absurdo. La banca gana, en especial ING Direct. Hay que asumirlo. Con o sin deportividad.

2. LA BANCA GANA. UNA OBSERVACIÓN MUY SIGNIFICATIVA QUE NO DURA SIEMPRE.

Los resultados mandan y la anterior clasificación habla por sí sola. Indexación e inversión sectorial comandan la lista donde no aparece la “gestión independiente” por ningún lado. No obstante, conviene realizar una observación que estimamos altamente significativa.

En la imagen de abajo el lector puede observar el estilo de inversión de estos fondos de acuerdo a la famosa box de nueve cuadrados de Morningstar:

Salvo el Fondmapfre Bolsa América (y esto muy puntualizable)el resto de FI son de renta variable. A un plazo tan significativo como 10 años no carece de lógica que así sea. Es más probable que la renta variable ofrezca las rentabilidades más elevadas conforme se avanza en el tiempo si bien existen excepciones.

Por otro lado, tenemos un predominio absoluto de la gran capitalización. Quien afirme que las acciones pequeñas de valor siempre ofrecen más rentabilidad que cualquier otra opción tenga usted por seguro que le está tomando el pelo. No es verdad y si lo fuera en la imagen de arriba así se consignaría. A no ser que quienes sostienen como un mantra la prevalencia de aquellas acciones (u otras) sobre las demás consideren que una década no es un plazo significativo para emitir un juicio así y que la reversión a la media no va con ellos sino con los demás.

A continuación, el predominio de la gran capitalización viene de la mano de las acciones de crecimiento, cuadrado superior derecho de la caja, y de las acciones blend (crecimiento y valor), cuadrado superior centro. Sólo el Fondmapfre Bolsa América, de nuevo, escapa a esta regla al encuadrarse en la gran capitalización de valor.

El último sesgo de la lista es geográfico y referido a la bolsa norteamericana. Lo que no es Estados Unidos o un índice norteamericano es también un sector, como el tecnológico, de gran predominio norteamericano.

Por tanto, la clasificación muestra tres características predominantes:

  1. Gran capitalización.
  2. Crecimiento o mixto.
  3. Estados Unidos o sectores de predominio norteamericano.

Si algo nos enseña la historia de la bolsa es que aquello que domina la rentabilidad durante un período de tiempo determinado no lo hará en el siguiente. También nos enseña que no es fácil anticiparse en el tiempo al cambio en el predominio de rentabilidad de un estilo concreto. Y que tampoco lo es adivinar qué estilo en particular se llevará la palma en el siguiente período.

3. LA BANCA GANA. OTRA OBSERVACIÓN MUY SIGNIFICATIVA QUE SIEMPRE DURA.

Al contrario que la buena rentabilidad, que es pasajera, los gastos de los FI son permanentes. De ahí que sorprenda el coste de los FI de la lista anterior:

Quien diga que no es posible obtener buenas rentabilidades con unos gastos absolutamente desquiciados, como los del Santander Selección RV Norteamérica o el Caixabank Bolsa Selección USA Estándar, subestima el poder del viento de cola del mercado bursátil. Quien mantenga que eso perdurará per secula seculorum es que ignora la devastación que causa la capitalización de los gastos a largo plazo. Quien afirme que el inversor hace caso omiso al coste de su inversión mientras todo va bien, por el contrario, acierta por completo y subestima la insensatez de aquel cuando circula dopado de rentabilidad en los ciclos alcistas de mercado. El vino y las rosas hacen olvidar las espinas.

El archivillano de la historia, el ING Direct FN S&P 500, ha resultado ser, finalmente, el héroe. En realidad es otro villano más porque unos gastos generales del 1.1% para un producto indexado son elevados. Pero a su favor hay que decir que ni tiene barreras de entrada ni de salida. Y debemos añadir que hay que echarle un vistazo al resto de productos de la lista, donde sólo 5 FI le superan y por distancias ínfimas, para afirmar que para villanos los que le siguen a la zaga. Que además tienen una performance peor. En gran parte atribuible a sus costes, por supuesto. Cuando lleguen las vacas flacas esos costes desproporcionados causarán un doble daño. Ni siquiera ahora, con todo a favor, son capaces de derrotar al indexado caro de ING. Y sí, se debe a su coste abusivo. Y las propias diferencias de rentabilidad entre ellos también. Con razón puede alegar ING que no necesita bajar el coste de su indexado estrella cuando sus competidores se pegan tiros en el pié.

La gestión independiente no bancarizada debiera tomar nota de lo que se comenta en este apartado más que en el anterior referido al estilo, tamaño y ubicación geográfica de los “ganadores del pasado.” Más de una década mordiendo el polvo ya es mucho tiempo. Y cuanto más tarden en replantearse el vital aspecto del coste de la gestión peor lo tendrán (tendremos) para levantarse. Por mucho que cambie a su favor (el nuestro) el viento de cola.

***

¿Podemos aprender algo de lo expuesto hasta ahora? Definitivamente sí, pero sin ningún tipo de certeza. Podemos afirmar que, en el futuro, probablemente, no será la gran capitalización de crecimiento norteamericana quien ofrezca mejores rentabilidades. Eso no significa que no siga generando ganancias para sus inversores, sino que no generará las mayores rentabilidades. Probablemente no será así. No suele serlo. La reversión a la media es implacable y lo es para el tamaño, el estilo y la ubicación. Los ganadores del pasado suelen ser los perdedores del mañana, aunque lo sean en términos relativos. Esta ley es todavía más cruel e implacable que el demonio naranja de ING Direct, que ya es decir.

¿Podemos realizar algún tipo de predicción temporal que sirva de directriz inversora respecto al cambio que se avecina? Rotundamente no. Ni nosotros ni nadie ni casi nadie. No es posible saber con antelación cuándo cambiarán las tornas. Sólo se puede afirmar que cambiarán porque siempre cambian en la búsqueda de rentabilidades mayores. Porque cuando se termina de exprimir un limón se busca una naranja.

¿Podemos predecir que estilo sucederá al actual campeón? Rotundamente tampoco. O por lo menos en Quiet Investment no sabemos cómo hacerlo y dudamos mucho que otros lo sepan. Pero difícilmente repetirá trono la gran capitalización de crecimiento de sesgo norteamericano por mucho que continúe generando retornos positivos. No es probable que suceda y quien se aferre a lo contrario es que toma por pardillo al Señor Mercado. Hace bien en considerarle un desequilibrado, sobre todo a corto plazo. Pero comete un grave error si cree que es tonto.

Efectivamente, “the times, they are a-changin’”, pero ¿cuándo y hacia dónde? ¿Acciones de valor de mediana y pequeña capitalización? Se admiten sugerencias.

Santiago Casal

2 Comments

  • Carlos Bueno

    9 de noviembre de 2019 13:38
    Responder

    Quién firma el artículo?

Post a Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies