Blog

Quiet Investment / Dinero, ¿para que?  / Guerra Financiera Asimétrica (GFA). Apéndice a la indexación. Ejemplo práctico de cómo indexarse

Guerra Financiera Asimétrica (GFA). Apéndice a la indexación. Ejemplo práctico de cómo indexarse

Epílogo a la indexación. Ejemplo práctico de cómo indexarse. Guerra Financiera Asimétrica (GFA)

Ya ha llovido desde que comenzamos nuestra saga sobre la Guerra Financiera Asimétrica del pequeño inversor. Juntos hemos conocido a los peligrosos pero no invulnerables enemigos que le acechan así como a toda una pléyade de mercenarios que pululan en beneficio propio a su alrededor. Le aconsejamos que fuera despiadado con los traidores, soplones y colaboracionistas y que se tomara muy en serio los preliminares básicos de este conflicto brutal y cruel. Le mostramos cuál era su mejor armamento y por qué éste constituía la garantía de su libertad e independencia financieras. Juntos fuimos añadiendo el equipo supletorio de combate esencial para obtener la victoria así como otras armas sencillas pero más sofisticadas y letales. En ningún momento le hemos ocultado que el enfrentamiento sería atroz y que por el camino hacia la victoria se perderían muchas batallas pero se ganaría la guerra. Finalmente, le anexamos en dos capítulos una comparativa muy expresiva entre el IBEX35 y el SP500. Antes del Apéndice Final a la Guerra Financiera Asimétrica, que cerrará esta serie apasionante sobre la indexación, viene el Epílogo a la misma mediante un ejemplo práctico de carácter general acerca del procedimiento para indexarse con éxito.

La inversión indexada exige de un instrumento adscrito a tal fin, un fondo de inversión índice o un ETF. Es preciso, además, una diversificación mínima en dos o más de aquellos instrumentos. Mínima no es excesiva. Dos o tres es más que suficiente pero debe tratarse de índices bursátiles grandes y representativos de carácter general, no sectorial, que hayan mostrado una clara tendencia a largo plazo a la eficiencia. Qué fondo o ETF en concreto elegir ya es cosa suya. Ser un inversor pasivo no significa ser un inversor vago. Busque, compare y encontrará. No se obsesione por hallar el instrumento perfecto porque eso no existe y siempre habrá defectos. Visite Morning Star e investigue. Si no, Google. Quiet Investment no está aquí para eso. Bastante hemos hecho ya (y peor aún, gratis) movidos por nuestro inigualable espíritu altruista y solidario hacia la clase media española y la difusión de la cultura financiera. No lo vamos a hacer nosotros todo.

apendice indexación 1

Aparte del instrumento que más le convenga, mínimamente diversificado, usted necesita un objetivo de inversión a largo plazo. Eso también es cosa suya. Ya solo faltaría que también tuviéramos que decirle nosotros para qué quiere el dinero. Es conveniente que decida a su vez el ritmo temporal de aportación, esto es, mensual, trimestral, semestral, anual,… Todo eso es asunto de cada uno y debe adaptarse a sus necesidades personales y particulares circunstancias. Ahí, lógicamente, no vamos a entrar.

Aunque esto es un ejemplo acerca de cómo indexarse tampoco vamos a perder el tiempo diciéndole cómo tiene que hacerlo en el caso de la indexación lineal porque el procedimiento es sota, caballo y rey: cada X tiempo se invierte siempre X cantidad de dinero revalorizada anualmente un 2%-3% compuesto para contrarrestar la inflación. Así durante muchos años o por lo menos cinco. No hay más. De manera que el ejemplo que vamos a desarrollar hoy es el de la indexación progresiva por requerir ésta un par de puntualizaciones al respecto y ofrecer un grado más de complejidad que la indexación lineal.

El IBEX35 como ejemplo

Que puede que no sea el mejor. Lo que sí es el IBEX35 es una perfecta muestra de mediocridad. En ese sentido es el índice perfecto porque el propósito de toda la serie sobre la Guerra Financiera Asimétrica o GFA es demostrar que, a pesar de todo, la renta variable es el activo más seguro para colocar un patrimonio y el potencialmente más rentable. Lo que ocurre es que exige de un comportamiento por parte del inversor que, si bien sencillo, debe ser disciplinado y paciente, además de orientado al largo plazo. Lo sencillo, por otro lado, no significa «fácil No se confunda con eso o se llevará un buen susto. La Bolsa puede ser muchas cosas. Pero fácil no.

Observe detenidamente el siguiente cuadro:

apendice indexación i

De izquierda a derecha el año, la rentabilidad del IBEX35 sin dividendos, la rentabilidad del IBEX35 con dividendos y la diferencia en rentabilidad entre ambos. La mayor parte del tiempo nuestro selectivo se ha configurado, al contrario que el SP500, como un índice de reparto más que de capitalización. La alta rentabilidad por dividendo así lo demuestra. En el recuadro grande rojo se comprenden los ejercicios 1999-2002, atípicos en la historia del IBEX35 por su baja rentabilidad en dividendos, menor del 2%. En el resto de ejercicios, salvo el 2008 que también lo hemos encuadrado en rojo, el dividendo ha aportado más de un 3% de rentabilidad sobre el IBEX35 «pelado.» En el recuadro naranja se encuentra el ejercicio 2012, negativo para el IBEX35 pero positivo para el IBEX35 con dividendos. No obstante, debido a que la inflación media de los países de la OCDE y la española desde la entrada en vigor del euro se ha movido entre el 2%-3% anual no consideramos el anterior ejercicio como alcista por no superar la versión del IBEX35 con dividendos la rentabilidad del 3%, nivel a partir del cual estimamos compensada la inflación.

Por tanto, según el cuadro anterior usted se encuentra con 7 años bajistas, o 6 y 1/2, y 13 años alcistas o 13 y 1/2. El pasado del IBEX35 nos servirá a partir de ahora como referencia práctica de cómo realizar una indexación en el futuro. La rentabilidad que vamos a utilizar como medida de lo que potencialmente hubiera podido obtener un inversor indexado será la del IBEX35 sin dividendos. Lo hemos hecho así porque jamás podrá el inversor obtener una rentabilidad similar a la del IBEX35 con dividendos. Tal rentabilidad es un límite máximo potencial de lo que «podría obtener» pero en la vida real nunca será así por los siguientes motivos:

  1. En primer lugar, los gestores del fondo indexado no pueden reinvertir la totalidad del dividendo abonado por las empresas que componen el índice por la sencilla razón de que éste se halla sujeto a retención fiscal. Por ejemplo, en el año 2014 la rentabilidad por dividendo del IBEX35 fue del 5%. Pero el fisco ya se queda con un 20% así que realmente los gestores del fondo podrán reinvertir solamente el 4% restante. La fiscalidad puede cambiar fácilmente y no digamos ya a largo plazo, que es la perspectiva temporal más común en la indexación. Lo que el fondo o ETF reinvertirá serán los dividendos netos percibidos de las compañías cotizadas del índice. Es lo que hay.
  2. En segundo lugar, el acceder a los mercados lleva aparejado un coste de intermediación que además se suele aplicar sobre patrimonio. Por ejemplo, los Fondos Naranja indexados de ING DIRECT le cuestan al partícipe un 1.1% aproximadamente cada año. Que no es ninguna coña. Así que otro hachazo más. Otra vez es lo que hay.
  3. En tercer lugar, se pueden producir fallos de tipo negativo en la replicación del índice, si bien, lo normal es que no sean de una entidad considerable. Pero es mejor partir del supuesto según el cual se replica mal que de aquel en el cual se replica incluso mejor que el índice. Este punto, más que hachazo como los dos anteriores, nosotros le llamaríamos corte.

Por tanto, entre impuestos, comisiones y otros eventos el inversor debería ser consciente de que la rentabilidad por dividendo de su índice se va a ver muy aminorada. Como a Quiet Investment lo que le interesa es demostrarle lo difícil que es perder con la indexación, a pesar de las carcajadas y desprecios de tantos inversores quienes consideran este objetivo, «no perder», risible y poco meritorio, vamos a calcular la rentabilidad del inversor indexado al mercado nacional usando como referencia la «pelada» del IBEX35 sin dividendos.

apendice indexación 2

Debe ser consciente de que se trata de un cálculo extremadamente conservador y pesimista porque, si bien es cierto que en la práctica no podrá usted usar la totalidad del dividendo para seguir capitalizando, lo cierto es que tampoco es realista pensar que en un índice de reparto tan acusado como el IBEX35 no será posible utilizar al menos una parte de aquella rentabilidad. Aunque de media le cuesten un 3% los gastos, la fiscalidad y las desviaciones la verdad es que podría sumarle a la rentabilidad del IBEX35 sin dividendos un plus de entre 1%-2% más como parte de los dividendos no devorados por los eventos antes descritos y usted no estaría haciendo ninguna previsión descabellada. Aquí, como ya hemos señalado, nos ponemos en lo peor.

En el ejemplo de hoy, vamos a partir del peor resultado posible que obtendría el inversor indexado al mercado nacional, el de la rentabilidad que le ofrece el IBEX35 sin dividendos, el cual lleva gran parte de los últimos 20 años sin pegar palo al agua:

apendice indexación ii

Por otro lado, el inversor decide realizar su aportación anualmente (es más vago que la media) por una cantidad equivalente a 100€ mensuales (tampoco es muy ahorrador) que suman 1.200€ anuales que irá revalorizando un 3% compuesto anual para eliminar el efecto inflación. El señor indexado sólo tiene previsto esforzarse de manera reactiva tras los ejercicios bajistas incrementando progresivamente la cantidad invertida a medida que las cotizaciones se hunden, renunciando así al tedioso y temporalmente acaparativo proceso de adivinar cuándo los mercados se tornaran alcistas y cuándo bajistas. Al inversor indexado del ejemplo le aburren el Expansión, El Economista, el Cinco Días y los blogs como el de Quiet Investment. Lo que le gusta es el Marca y El Jueves.

Esta será la cantidad de dinero que dedicará como mínimo en los próximos 20 años al triste IBEX35, alias «el pelao»:

apendice indexación iiI

El proceso

A principios de 1.995 el inversor indexado comienza su labor. Para saber cuánto tiene que invertir lo primero que hace es echar la vista atrás y observar cuál fue el comportamiento del índice en 1.994. Tal ejercicio fue alcista así que invierte su cuota X, 1.200€. El indexado no sabe ni tiene tiempo ni ganas en averiguar si la bolsa está cara o barata. Lo único que intuye es que está más cara en 1.995 que en 1.994. Como conoce que los mercados se pasan dos terceras partes del tiempo subiendo y el resto bajando, a grandes rasgos, no ve ningún motivo como para no aprovecharse de ello. En 1.996 se repite el mismo proceso. El año anterior fue alcista así que toca otra vez la cuota X, que en este caso ya no son 1.200€ sino 1.236€, esto es, 1.200€ más un 3%. En 1.997 idem solo que en lugar de 1.236€ ahora son 1.273€, esto es, los 1.236€ del año pasado más un 3%. Y así hasta que llegamos a enero del año 2001.

apendice indexación 3

El ejercicio precedente, año 2000, ha resultado ser bajista. El indexador progresivo sigue sin saber si la bolsa está barata o cara pero ya sabe que está más barata que el año pasado. Así que en 2001 su cuota X, 1.433€ será 2X, esto es, 2.866€. A principios de 2002 contempla alarmado que también el 2001 resultó ser un año de vacas flacas bursátiles. Por tanto, decide progresivizar aún más su cuota X, que para el 2002 sería de 1.476€, pero que ahora transforma en 3X, esto es, 4.428€. A principios de 2003, ya resignado, ve con zozobra como el 2002 terminó de nuevo en carnicería bursátil. Su cuota X para el 2003 sería 1.520€ pero tras tres años bajistas lo altamente probable es que lo peor haya pasado así que tirando de la reserva de efectivo transforma su cuota X de 1.520€ en 4X, 6.080€.

MATIZ IMPORTANTE. Nos encontramos en Enero del 2004. El 2003 fue un año alcista. Así pues toca invertir de nuevo X, que para este ejercicio sería 1.566€. No obstante, tras un período bajista y tras el primer año alcista después del mismo es hora de hacer un pequeño balance. Entre 1.995-2003 el inversor ha aportado 21.136€. En este punto, hay que realizar la siguiente pregunta: ¿tengo ahora más o menos dinero que el que he invertido? ¿Tengo más de 21.136€? La respuesta sería sí:

apendice indexación iV

El fondo indexado de nuestro inversor pasivo es devorado por retenciones fiscales, comisiones de gestión y desviaciones varias sin ser capaz de aprovechar en ningún ejercicio ni una ínfima parte de los dividendos devengados por las 35 empresas del IBEX. Vamos, que nuestro protagonista es partícipe del peor fondo indexado que ha podido encontrar. Aún así, al terminar el 2003 su capital acumulado es de 25.243€ y el capital invertido lo es de 21.136€. Tan sólo un ejercicio ha sido suficiente para mantener íntegro un capital aparentemente destrozado por el pinchazo de una burbuja, la punto.com, tan monumental que arrastró a todo hijo de vecino durante tres años estuviera o no implicado en la locura internauta.

Vayamos con el matiz propiamente dicho porque hemos anticipado que en 2004 ya toca volver a la cuota X y el inversor puede relajar su esfuerzo. Sin embargo, suponga que en el año 2003 la rentabilidad del 28.2% hubiese sido, por ejemplo, no negativa pero sí mucho más baja, del 5%. Entonces a principios de 2003 el capital acumulado del inversor serían 13.615€ más 6.080€ que le tocan ese año, es decir, 19.695€. Sin embargo, en vez de experimentar un rebote del 28.2% el IBEX35 sólo sube un 5% y así al final de 2003 el capital acumulado del inversor sería 19.695€ más ese 5%, es decir, 20.680€. En otras palabras, habría invertido 21.136€ y ahora tendría menos, los 20.680€ anteriores. ¿Qué le toca pues para el 2.004 como cuota X? ¿1.566€ porque el 2003 ha sido alcista o continuar con la progresividad de la aportación dado que su umbral de rentabilidad aún está por encima de los niveles de cotización del IBEX35?

apendice indexación 4

La respuesta es continuar con la progresividad: en 2004 su cuota X de 1.566€ sería 5X, esto es, 7.830€. Este es un supuesto muy exagerado porque es complicado encajar tres años seguidos bajistas, aunque no imposible (sobre todo para el IBEX35). Ahora bien, puede ser perfectamente factible que tras dos años bajistas y uno alcista el capital invertido siga siendo inferior que el acumulado. Eso constituye una señal de continuidad de la progresividad en la inversión.

Por tanto, se invierte más tras un año bajista y se continúa invirtiendo más tras otro año bajista pero si tras el primer ejercicio alcista aún no se ha alcanzado el nivel positivo de rentabilidad la inversión progresiva continua. Es difícil que suceda y de hecho, en los 20 años del IBEX 35, 1995-2014, con la cantidad de años bajistas que ha tenido, no ha sido necesario. Pero puede pasar, sobre todo en los primeros años de la indexación.

Hasta el segundo crack

Retomando el ejemplo original, nuestro indolente inversor, echando la vista siempre hacia atrás, invierte su cuota X habitual en 2004, 2005, 2006, 2007 y 2008. Esto es, 1.566€, 1.613€, 1.661€, 1.711€ y 1.762€. Con inmenso desconsuelo se despierta en enero de 2009 con la mayor caída bursátil de su joven vida de ahorrador/inversor y, por tanto, su cuota X para ese año, de 1.815€ será 2X, o sea, 3.630€. Disciplina ante todo. Resignación y paciencia también. Así que, a principios del 2010, toca hacer balance de nuevo. Que es el siguiente:

apendice indexación v

Antes de su aportación del 2010 nuestro perezoso pero disciplinado amigo ha invertido 33.079€ y acumula 52.883€ a pesar de contar con el peor fondo indexado del mercado, incapaz incluso en 2009 de aprovechar ni gota del dividendo, y tras pasar por casi un -40% de depreciación hace un año. Una auténtica patada en los coj… Pero ahí está. Sí, con lagrimones en los ojos pero más que entero. Intacto y con más capital del invertido.

Y entonces parió la abuela…

En 2010, pues, toca la cuota X, 1.870€. Y como quien no quiere la cosa va y llega el 2011 con la desagradable sorpresa de que la trayectoria de recuperación española se corta en 2010 por la crisis de deuda soberana y la pertinaz hecatombe económica nacional tras irse por el desagüe el sector de la construcción. En 2011 volvemos a 2X, esta vez, 3.851€. En 2012 a 3X, 5.950€. Y, finalmente, en 2013 a 4X, 8.172€. A principios de 2014 hay que hacer cuentas de nuevo:

apendice indexación vi

Tras haber aportado 52.922€ y haber pasado por tres derrumbes bursátiles de infarto nuestro pasivo compañero indexado acumula en el peor de los supuestos 66.156€. Un año después habrá invertido 55.026€ a lo largo de 20 años y su capital ascenderá a 70.757€. En 2015 le habría tocado invertir 2.167€, cuota X, con lo cual tras 21 años serían 57.193€ los dedicados al IBEX35 con la rentabilidad acumulada aún por determinar y que conoceremos a final de año.

Resumen

Por tanto tenga presente las siguientes reglas:

  1. Se «progresiviza» paulatinamente la cuota anual previamente predeterminada en dos supuestos: uno, cuando de manera reactiva, esto es, una vez se ha constatado el hecho en sí, el mercado ha bajado y dos, cuando el umbral de rentabilidad del inversor esté aún por encima de los niveles de cotización del índice, tal y como hemos explicado en el ejemplo. La estrategia reactiva es muy cómoda y evita el estrés de tener que estar pendiente del mercado y su maremagnun de noticias extenuantes. La liberación psicológica del inversor es enorme y su despreocupación máxima así como la cantidad tremenda de tiempo que se ahorra y puede dedicar a otras cosas.
  2. Este mismo esquema es aplicable a cualquier índice con las características de amplitud y tendencia a la eficiencia que usted considere conveniente y con el plazo de aportación que más le venga en gana. Tanto si lo hace mensual como trimestral como semestralmente el proceso es idéntico. El índice, mejor general y no sectorial porque la experiencia señala que el sector más recalentado y rentable de los últimos diez años no lo será en los diez venideros. No se complique la vida: SP500, EUROSTOXX50, DAX30, MSCI WORLD,…
  3. La esencia de la indexación no consiste solamente en invertir en un índice bursátil porque tal cosa puede constituir un auténtico suicidio financiero si se equivoca con el momento sino en la combinación de la indexación con el promedio del coste monetario, que recomendamos que sea el progresivo mejor que el lineal dado que de esta manera se obliga a invertir más cuando todo está más barato y nadie lo hace y porque, al mismo tiempo, simple y llanamente termina ahorrando más dinero. De manera automática el promedio del coste monetario progresivo materializa el principio de comprar barato o, para ser más precisos, comprar más y más barato que antes.
  4. ¿Cuándo desinvertir el fondo? Una de las preguntas peor planteadas. La pregunta correcta es ¿cuándo no desinvertirlo? La única respuesta lógica es: jamás inmediatamente después de un año bajista. Espere por lo menos a que transcurra un ejercicio alcista y a ser posible dos para liquidar el fondo o parte de él según sus propósitos, fines, objetivos y vicisitudes personales. Es responsabilidad del inversor estar preparado financieramente para «poder esperar.»

Conclusión

Es hablar de la indexación y todo el mundo se empieza a partir la caja y a hacerse el listillo. Produce carcajada el concepto de «no perder» como paso previo a ganar entre tanta adrenalina, ganas de tener razón y testosterona bursátil. Pero la verdad es que funciona y pulveriza los resultados de la mayor parte de la gestión activa incluidos los minoristas.

Por ejemplo, hoy día 2 de noviembre de nuestro Señor. Visita al buscador rápido de fondos de Morningstar. Categoría renta variable España, fondos retail, gestoras españolas, acumulación.

apendice indexación vii

Total de fondos encontrados: 99. Ordénelos de más a menos rentabilidad a 10 años vista. La patata del Fondo Naranja IBEX35 ING DIRECT aparece en el puesto número 18. Sí, 18 de 99. Rentabilidad del mismo: 3.89%. ¿Número de fondos que superan esa rentabilidad en más de un 1% y un 2%? Aquí los tiene en un recuadro naranja y otro rojo:

apendice indexación viii

De 99, sólo tres fondos de gestión activa consiguen aventajar en más de un 2% al «engendro» naranja y su abusiva comisión. Cuatro lo consiguen por más de un 1%. Y hay diez que lo hacen por menos del 1%. Por menos del 1% no vale la pena arriesgarse. De hecho por menos del 2% tampoco lo vale. Pero es lo que hay. Aquí están los 10:apendice indexación ix

Por cierto, el Bankinter Futuro Ibex FI hace lo mismo que el de ING, pero un poco mejor. Mire: da igual el día del año que elija, la categoría de inversión del fondo, si estamos en un año alcista o bajista, si el nuevo Lendakari se llama José Montoya… Es indiferente. Los resultados van a ser muy similares. De hecho, puede incluso volver al buscador rápido de fondos y no introducir ninguna clase de filtro. El 2 de noviembre le aparecerán 29.816 fondos nacionales y extranjeros de todo tipo. Entre el 4101-4200 se encuentra la patata naranja de ING DIRECT. Sí. España. IBEX35. Indexación. De casi 30.000 fondos, más de 25.000…peores. ¿Quiere más? El mítico Vanguard indexado al SP500 marca una rentabilidad a 10 años del 8%. Se encuentra entre los 800-900 primeros fondos de la lista. Los 29.000 restantes pues ya sabe. Peor.

Pero si hemos anunciado que hay un Apéndice a la Guerra Financiera Asimétrica o GFA por algo lo hemos hecho. El título de ese Apéndice es harto expresivo: «Los límites de la indexación.» Porque una cosa es que el célebre Vanguard indexado al SP500 pulverice a la gestión activa. Que la indexación es un mecanismo ideal para la creación de patrimonio a largo plazo de manera segura y adscrito a fines que tengan sentido en esa proyección temporal también es evidente. Que resulta cómoda, práctica, rentable y más barata que la gestión activa, pues sin duda. Que la mayor parte de las alternativas a la indexación no van a conseguir hacerlo mejor que ésta y que, por tanto, las probabilidades de seleccionar una opción exitosa de gestión activa son mucho, muchísimo menores que las de seleccionar otra exitosa de gestión pasiva…eso seguro.

Y sin embargo, quien quiere más y aspira a más debe ser activo. Y trabajar mucho, pero que mucho más. La indexación es realmente un auténtico chollo. Pero un chollo limitado. Para obtener más hay que actuar más. Pero eso ya es otra liga y de ahí que la indexación versus la gestión activa merezca el Apéndice anunciado.

Santiago Casal

26 Comments

  • Luciano

    4 de noviembre de 2015 17:15
    Responder

    Solo un detalle, quien en el 1995 tiene capacidad y esta dispuesto a invertir 1.200 €, ¿Tendrá en el 2003 la capacidad y disposición para invertir en ese año 6.080 €?

    Para que eso suceda, el inversor solo podrá invertir anualmente un tercio de su capacidad real.

    El «truco» está en considerar ilimitado la capacidad de inversión del inversor, y esto, pocas veces sucede.

    En cualquier caso, los números no engañan.

    Felicitaciones por el articulo.

    • Quiet Investment

      4 de noviembre de 2015 19:59
      Responder

      Hola y muchas gracias. Es responsabilidad individual del inversor estar preparado para los eventos que requieran un mayor esfuerzo. Que finalmente tenga la capacidad y la disposición para realizar ese esfuerzo, lógicamente, dependerá de cómo hay gestionado su reserva de liquidez. Un saludo.

  • juan

    7 de noviembre de 2015 18:52
    Responder

    Lo que planteas es algo similar al método GIA del libro de Robert Lichello, lo conoces?
    Saludos

    • Quiet Investment

      7 de noviembre de 2015 21:01
      Responder

      Hola. Lo ignoramos. Pero desde Graham hasta otros muchos la indexación se ha teorizado y propuesto como alternativa de inversión muy razonable. Nosotros creemos además que compatible con la gestión activa. Saludos.

  • juan

    7 de noviembre de 2015 18:58
    Responder

    El índice FTSE100 de UK ssería válido para indexarse? Porque no lo mencionas en el articulo.
    Gracias

    • Quiet Investment

      7 de noviembre de 2015 21:00
      Responder

      Hola. Sí lo mencionamos aunque no específicamente: cualquier índice grande, amplio, representativo de una economía mediana o de más tamaña que tienda a la eficiencia a largo plazo. Valen también el DAX o el CAC. De todas maneras también sugerimos el uso de un índice regional amplio como el Stoxx50 y, desde luego, Estados Unidos por ser el motor de la innovación y la brújula del resto de mercados. Un saludo.

  • Gabriel

    7 de noviembre de 2015 23:17
    Responder

    Esto sería una especie de martingala no? Invertir más cuando más se va perdiendo?

    • Quiet Investment

      7 de noviembre de 2015 23:21
      Responder

      Se puede ver así. No obstante, su mecanismo es más sencillo. De cualquier manera lo que el inversor estime que es su múltiplo de X en los períodos bajistas es también un asunto completamente discreccional. La indexación lineal es también muy efectiva y no implica ningún tipo de promedio reforzado.

  • oka

    9 de noviembre de 2015 10:17
    Responder

    Chapo una vez mas al equipo y buen final para rematar la saga sobre la GFA.
    Agradecido tanto por mi sino ya por otra gente que tendre que asesorar en un futuro (otra cosa es el caso que hagan)
    en la medida que pueda y que lo hare seguramente gracias a estas muchas lineas que dais.

    Sobre la difusion de la cultura finaciera (o de otro tipo en este pais)
    ya lo decia Napoleon «españoles,analfabetos gobernados por clerigos».
    y en estas lides HA sido ES y SERA la Santa Banca la que dara el dogma de fe
    asi pues aunque solo uno sea el converso bien ganado es.
    Esta visto y comprobado que AL PARECER SOLO por lo que se PAGA ES BUENO y asi
    nos va (vease preferentes etc etc),cuando a mi parecer el ACTIVO mas preciado de una persona es EL DEL TIEMPO.

    Asi pues un animo mas
    y ahora voy haber si soy capaz de asimilarlo todo si bien es cierto que ha quedado
    claro que exigue una potencia economica y disciplina espartana.
    Saludos

    • Quiet Investment

      9 de noviembre de 2015 10:54
      Responder

      Hola y muchas gracias. La disciplina es el 50% del trabajo de un inversor. S2

  • Santi

    16 de noviembre de 2015 21:43
    Responder

    Muchas gracias por esta nueva entrega. Me he liado un poco con lo del umbral de rentabilidad: no entendía si tenía que estar ganando o perdiendo; la lógica me decía que tenía que estar perdiendo para que siguiera la progresividad pero al leer que el umbral de rentabilidad del inversor tenía que estar por encima entendía lo contrario. En fin, releyéndolo al final lo he pillado 🙂

    Sigo leyéndoos. Por cierto, veo que me he saltado los dos anexos del IBEX35 vs S&P500, así que seguiré con ellos mientras espero que publiquéis vuestro anunciado Apéndice y, para no perdérmelo, ya me he suscrito a vuestro blog.

    Saludos

    • Quiet Investment

      17 de noviembre de 2015 17:12
      Responder

      Hola y gracias por tu suscripción. En breve publicaremos tal Apéndice, «Los límites de la indexación.» S2

      • Fonido

        2 de diciembre de 2015 10:39
        Responder

        Buenos días, y ante todo enhorabuena por el blog.Tanto los conocimientos que exponéis, como la forma de hacerlo me parecen un acierto, y os sigo ya desde hace algunos meses.
        Con respecto a la indexación progresiva, como se haría si tienes varios fondos, con aportaciones mensuales de forma que cada mes aportas lo mismo a cada fondo.? Rebalanceando una vez al año,si quieres aportar un poco más el año siguiente a una bajada, pero solo ha bajado en uno o varios fondos. Si aportas más solo en esos fondos, romperías tu asset A. O harías una aportación al total de tu cartera?
        Muchas gracias y seguid así!

        • Quiet Investment

          2 de diciembre de 2015 20:28
          Responder

          hola y gracias. Usando una combinación de fondos cada uno llevará su ritmo de aportación independientemente de lo que hagan los otros. Si en dos fondos toca X y en otro 2X pues así. Siempre determinado por lo que ha hecho previamente el mercado conforme a los principios de una estrategia reactiva. Un saludo.

          • Fonido

            3 de diciembre de 2015 10:32

            Pero si estás intentando mantener la misma proporción entre fondos con las mismas aportaciones, haciendo que sólo varíen por como lo haga cada fondo en el mercado, aportando ese 2x, estás variando esa proporción, no?
            No sería mejor, «rebalancear» aportando sólo a los fondos «perdedores» (aunque fuera con cantidades distintas a 2X), y no tocar a los «ganadores», para mantener esa proporción?

            Saludos y gracias por contestar.

          • Quiet Investment

            3 de diciembre de 2015 16:59

            En nuestra opinión no. Cada fondo lleva su propio ritmo y no creemos que exista una «política de cartera» a aplicar ni la necesidad de un rebalanceo de activos. La sencillez siempre nos parece la mejor alternativa y configurar las aportaciones a cada fondo de manera independiente de las demás una forma práctica y cómoda de mantener todo en piloto automático. S2.

          • Fonido

            3 de diciembre de 2015 18:57

            Muchas Gracias.

  • José Antonio

    1 de enero de 2016 10:38
    Responder

    Hola, se entiende el ejemplo de la indexación, pero, todos estos ejemplos parten siempre de la idea de que no se dispone de capital inicial, lo cual no siempre es cierto. Muchos suelen tener un capital inicial.

    Imagina que la persona tiene 50.000 euros de ahorro en el 95, que seria mas rentable? Que los hubiera invertido todo en el 95 o que se programará la indexación progresiva a lo largo de los años? Como hubiera tenido más rentabilidad?

    • Quiet Investment

      2 de enero de 2016 19:33
      Responder

      Hola. Ciertamente hay personas que sí disponen de un capital inicial. No obstante, a nuestro modo de ver la indexación progresiva promediada en el tiempo se acomoda, según el nivel de aportación de a cada uno, a casi todos los perfiles. Sin embargo, con un capital inicial también es posible compatibilizar la indexación con la selección de un buen fondo de inversión de gestión activa. Saludos!

  • Jaime

    8 de enero de 2016 06:15
    Responder

    Enhorabuena por serie de la GFA. Me ha gustado mucho.

    Siempre había entendido que los etf y fondos de acumulación reinvertían todo el dividendo ya que no estaban sujetos a retención fiscal, pero en el artículo me habéis desmontado esa idea.
    Me surge la siguiente duda, ¿Que pasa con los etf y fondos de distribución? ¿Retienen dos veces (una de la empresa cotizada al fondo, otra vez del fondo al participe)?

    Muchas gracias
    Jaime

    • Quiet Investment

      8 de enero de 2016 09:32
      Responder

      Hola y gracias. Nos pones en un brete pues no lo sabemos. Entendemos que sólo se retiene una vez, de la empresa al fondo y que el partícipe tributará luego según sus circunstancias. Un saludo.

  • Concha

    22 de marzo de 2016 11:57
    Responder

    Buenos días:
    Acabo de leer el artículo, y quisiera que me confirmarais si esta estrategia de indexación es mejor realizarla con ETFs o con fondos.
    Estoy pensando en comisiones y condiciones normales.
    Gracias por los interesantes artículos
    Concha

    • Quiet Investment

      22 de marzo de 2016 15:36
      Responder

      Hola. Ni es mejor ni es peor hacerlo con fondos o ETFs. Depende de lo que el inversor pretenda. Si quiere tener la posibilidad de traspasar la cantidad invertida a otro producto sin injerencias del fisco es mejor un fondo de inversión. Si su intención es realizar aportaciones mensuales como método de ahorro periódico también es probable que un fondo sea la mejor opción. Es una cuestión de preferencias y circunstancias personales de cada inversor. S2!

  • Juan

    14 de agosto de 2016 08:59
    Responder

    Hola! Si se hace de forma mensual, lis periodos bajistas van a ser más repetidos que los anuales. Se podría invertir mensualmente pero teniendo en cuenta los períodos anuales y no mensuales? Por otro lado, aunque se gane menos, se podría ir multiplicando por menos, es decir, en vez de 2x que sea 1,5.
    Gracias!

  • Juan

    17 de agosto de 2016 06:18
    Responder

    Hola! Si se invierte de forma mensual, hay algún sitio donde se pueda ver la rentabilidad del mes anterior del fondo de inversión? O hay alguna manera de calcularlo? He buscado en Morningstar pero no lo he encontrado.
    Gracias!

    • Quiet Investment

      25 de agosto de 2016 16:38
      Responder

      Sí: una vez contratado el fondo puede verse en la zona de cliente correspondiente. De todas maneras saber si el fondo ha subido o bajado no es complicado pue basta con ver la evolución bursátil del índice al cual está referenciado para saberlo. S2.

Post a Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies