¿ES PELIGROSO PARA EL PEQUEÑO INVERSOR EL ESTILO DE INVERSIÓN DE WARREN BUFFETT?

by in Finanzas, Opinión y Actualidad, Principios de Inversión 24 enero 2021

¿ES PELIGROSO PARA EL PEQUEÑO INVERSOR EL ESTILO DE INVERSIÓN DE WARREN BUFFETT?

No hace mucho señalamos que la manera de invertir de Warren Buffett podría no ser la mejor opción para el pequeño inversor. ¿Se trata quizá de una estrategia demasiado peligrosa? No exactamente. La pregunta gira más bien en torno a quién está tratando de imitar al Buffett actual porque, por simple que su estilo de inversión parezca, emplearlo con éxito es muy difícil. Debemos tener en cuenta que Buffett acumula una experiencia muy prolongada investigando todo tipo de empresas, lo que le permite emplear su estrategia de comprar empresas maravillosas a un precio razonable con éxito. El pequeño inversor, al contrario que Buffett, no se dedica todo el día a analizar compañías, sino que lo hace en su tiempo libre. Buffett lleva décadas haciéndolo casi a diario.

Tomemos como ejemplo la evaluación del talento y la integridad de la directiva de una compañía. Buffett es muy habilidoso juzgando a las personas. Algunos afirman incluso que esa es su principal virtud. Ha estado invirtiendo durante más de 60 años, lo que significa que ha leído miles de informes financieros y cartas a los accionistas. También ha pasado tiempo gestionando directamente empresas. Lo que significa muy probablemente que posee la habilidad de poder detectar tendencias y sacar conclusiones basadas en detalles que al típico pequeño inversor le pasarían desapercibidas. La experiencia es un grado y la de Buffett es de dimensiones hercúleas.

Lo mismo vale para juzgar si una empresa tiene una fuerte ventaja competitiva o no. Por supuesto, todos pueden reconocer una ventaja competitiva después de que esta se hace evidente, pero elegir empresas con tales ventajas de antemano es otra historia. Warren Buffett ha pasado miles de horas sumergido en el análisis de diferentes sectores de actividad, leyendo datos económicos, revisando miles de informes anuales, … Su capacidad para detectar las tendencias y características que crean una fuerte ventaja competitiva está mucho más desarrollada que, incluso, la mayoría de los CEOs y los gestores profesionales de fondos de inversión.

Estos dos aspectos capitales del análisis de acciones, juzgar a la gerencia y detectar fuertes ventajas competitivas, son mucho más difíciles de lo que parece. Buffett es el mejor inversor que ha existido porque tiene el mejor ojo para identificar lo que hace que un gran negocio sea de verdad un gran negocio.

El problema para el pequeño inversor es que no es probable que se convierta en el próximo Buffett. Invertir en grandes negocios a buenos precios tiene sentido. Averiguar cuáles son los mejores es la parte difícil. El mundo es un lugar complicado y competitivo. Puede que cada vez más. Los desafíos a los que el pequeño inversor se enfrenta al elegir las pocas empresas estelares que se destacarán en el futuro podrían ser aún más difíciles que los que enfrentó Buffett cuando estaba construyendo su fortuna. Se trata de un campo donde lo más probable es encontrarse con muchos más fracasos que aciertos. No es fácil averiguar cuál será la próxima Apple.

¿ES PELIGROSO PARA EL PEQUEÑO INVERSOR EL ESTILO DE INVERSIÓN DE WARREN BUFFETT?

Existe, además, un problema adicional. Una vez que se selecciona una empresa, todavía hay que valorarla. Según Warren Buffett:

“Intrinsic value can be defined simply: It is the discounted value of the cash that can be taken out of a business during its remaining life.”

Pero también es un cálculo que a los simples mortales nos cuesta mucho realizar con cierta precisión. Es muy fácil equivocarse por un pequeño margen en cualquiera de las suposiciones que conforman el descuento de flujo de efectivo. Si uno se equivoca, inevitablemente estará errado en su evaluación del valor intrínseco. No en vano Buffett afirma que el cálculo del valor intrínseco no es tan simple. Como sugiere la definición, el valor intrínseco es una estimación, más que una cifra precisa, y además es una estimación que debe cambiarse si las tasas de interés se mueven o se revisan las proyecciones de flujos de efectivo futuros.

Algunos inversores pueden tener la habilidad de poder utilizar el descuento de flujo de efectivo con cierto grado de precisión, pero la mayoría probablemente no. Antes de imitar a Buffett debemos mirarnos detenidamente en el espejo para admitir realmente si somos capaces de realizar un cálculo detallado del flujo de caja futuro de una empresa con algún grado de precisión.

Los inversores que intentan emular a Warren Buffett eligen invertir en empresas maravillosas a precios justos en lugar de empresas justas a precios maravillosos. Pero para que sus tesis resulten correctas habrán de acertar primero en la estimación de los flujos de efectivo futuros de la compañía, un campo donde es fácil cometer errores. “Como en este proceso se utilizan las cifras, la gente cree erróneamente que se trata de una estimación “matemáticamente sólida.” Sin embargo, mientras que una tendencia del pasado es un hecho, una tendencia futura es solamente una suposición.” Si la estimación de los flujos de efectivo futuros es errónea el valor descontado también lo será. En ese caso el inversor corre un riesgo adicional: sobrestimar el valor de una empresa. Pagar una cantidad excesiva de dinero, aunque sea por una compañía excelente donde hayamos acertado en cuanto al foso y a la gerencia, no sólo puede acarrear resultados decepcionantes en el futuro sino, incluso, generar pérdidas importantes.

Por tanto, lo que es sólido en teoría a veces puede tener consecuencias muy dolorosas en la práctica; y lo que carece de precisión teórica a veces puede generar enormes beneficios en la práctica. La sencillez con la cual Buffett ha expuesto en múltiples ocasiones su forma de invertir puede, paradójicamente, llevar por mal camino al inversor pues confundir lo sencillo con lo fácil constituye una frontera muy tenue.

A la vista de estos tres inconvenientes, ¿debe finalmente el inversor imitar a Buffett? Ya lo veremos.

@mellizonomics & @quietinvestment

Fuente: Net Net Hunter

 

 

 

 

Nos ayudará mucho que inviertas 20 segundos en rellenar esta encuesta.

¿Cómo nos has conocido?

2 Comments
  1. Hola Santiago y David. Excelente post. Recuerdo el día en que Warren Buffett anuncio la compra de Apple. Era un momento en que se notaba un cambio en la dirección con Tim Cook. Apple de Tim Cook ya no era revolucionaria como Apple de Steve Jobs. Además, en aquel momento los precios de los nuevos Iphone estaban por las nubes y las ventas habían caído drásticamente. Este último hecho hizo caer drásticamente la cotización de Apple. Cuando Buffett compró Apple estaba a un PER 10 pero pensé que Buffett estaba completamente equivocado, me parecía que Apple estaba en caída libre. Sin embargo Buffet justificó la compra en que Apple ganaba el doble que la empresa siguiente en cotización (Alphabet), el coste de cambio de los usuarios y sobre todo que tenía al frente a Tim Cook. Apple de Steve Jobs era más innovadora pero desde luego Apple de Tim Cook es mucho mas rentable. Me rindo ante el talento de Buffett.

    • Hola Fran. ¡Qué te vamos a decir! Las tres cosas que Buffett hace muy bien y que mencionamos explícitamente en este post no están, desafortunadamente, al alcance de todo el mundo. Hay que sincerarse mucho con uno mismo antes de emular a cualquier inversor de éxito, especialmente Buffett. Quizá, el pequeño inversor confunde “imitación” con “emulación.” Saludos cordiales.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *