EN BUSCA DE LA DÉCADA PERDIDA O LA PÉRDIDA DE LA DÉCADA BUSCADA

by in Cultura Financiera, Finanzas, Principios de Inversión 9 mayo 2021

EN BUSCA DE LA DÉCADA PERDIDA O LA PÉRDIDA DE LA DÉCADA BUSCADA

Uno de los debates más habituales del mundo de la inversión versa acerca de la conveniencia de invertirlo todo de golpe al indexarse a un índice general de acciones o practicar el promedio del coste monetario realizando aportaciones periódicas. A favor del primer punto suele aparecer la estadística. En contra, la fatal posibilidad de coincidir ese momento inicial de la aportación total o de la desinversión parcial al albur de una debacle bursátil que implique perder una cantidad de tiempo significativa, como una década o más (por ejemplo, 2000-2013 en el SP500). Se argumenta que las aportaciones periódicas constituyen una salvaguarda para el inversor ante tales luctuosos eventos. Es verdad que puede ser así pero también es cierto que conforme avanza el tiempo el DCA o dollar cost averaging pierde fuelle para aprovechar y recuperar lo perdido. Se dice, no sin razón, que el inversor asume subidas del mercado bursátil a largo plazo porque se fija sólo en la trayectoria de las acciones en EEUU y que, además, se olvida de que esa trayectoria está en dólares. O también que ha de guardar un as en la manga, es decir, asignar su patrimonio a otros activos, para evitar sorpresas desagradables.

En todos estos argumentos y sus simulaciones en Excel hay parte de razón o no según el receptor de la polémica. A veces, existe cierta artificialidad en relación a lo que, en la práctica real, hubiera podido pasar y se olvida que cada inversor y sus circunstancias son un mundo. Pongamos un ejemplo que, relativamente, podría haber sucedido en la vida real.

El Fondo Naranja SP500 de ING Direct es uno de los vehículos indexados más veteranos del mercado español. Recordemos que los robo advisors y la popularización de la indexación (en términos relativos) es bastante reciente en España, de unos cinco o seis años. Sin embargo, el popular y caro fondo de ING lleva desde mediados de 2005 en la brecha. Usemos los resultados del período 2005-2020 (años completos) para imaginar una etapa de tiempo significativa, 16 años, pero alejada de la retórica del Excel de medio siglo, y vislumbrar así un posible escenario para el sufrido inversor español. Esto es, algo que de verdad hubiera podido pasar.

Así, pongamos el caso de un inversor que dispone de 19.200€ en 2005 y los invierte de golpe, desentendiéndose de todo hasta 2020. El FN SP500, que está en euros y no cubre divisa, le habría proporcionado una rentabilidad compuesta anual del 8.45%, transformando esos 19.200€ en 70.336€.

EN BUSCA DE LA DÉCADA PERDIDA O LA PÉRDIDA DE LA DÉCADA BUSCADA

Si nuestro ficticio inversor no dispusiera de esa cantidad, pero sí de la capacidad de invertir 1.200€ al año (100€ al mes) y hubiera decidido de antemano que ese sería el esfuerzo máximo que estaría dispuesto a realizar, sus 19.200€ invertidos en todo el proceso se habrían transformado en 51.744 €.

EN BUSCA DE LA DÉCADA PERDIDA O LA PÉRDIDA DE LA DÉCADA BUSCADA

Lo cierto es que en términos reales habría que decir que, en el primer caso, los 19.200€ “valdrían” 55.304 €, un 6.84% compuesto anual (sobre la media histórica del SP500):

EN BUSCA DE LA DÉCADA PERDIDA O LA PÉRDIDA DE LA DÉCADA BUSCADA

 

Aportando anualmente los 1.200€ tendríamos al final en términos reales 46.948€:

EN BUSCA DE LA DÉCADA PERDIDA O LA PÉRDIDA DE LA DÉCADA BUSCADA

La inflación del período ha sido lo que se dice “moderada”, y el euro “sólo” ha perdido un 22% de poder adquisitivo, al ritmo compuesto anual del -1.54%:

EN BUSCA DE LA DÉCADA PERDIDA O LA PÉRDIDA DE LA DÉCADA BUSCADA

Es verdad que al inversor le hubiera ido mejor usando un instrumento mas eficiente en costes, como el Vanguard US 500 en EUR, de haber podido contratarlo por sus reducidos costes originales, lo cual sí es ciencia ficción para todo el período:

Lo cierto es que la apelación al largo plazo que realiza habitualmente el inversor en “todo acciones” tiene una parte significativa de razón. De razón teórica queremos decir. La volatilidad que implica un período como 2008 puede poner a prueba el estómago de cualquiera y hacerle olvidar el proceso, atemorizado por los sinsabores del presente. Pero también es necesario recalcar que los estudios, pruebas, simulaciones, etc. son de gran utilidad porque permiten vislumbrar escenarios que no tienen por qué ser halagüeños. Por otro lado, existe una artificialidad difícilmente evitable en la proposición de “invertir todo de golpe.” La mayoría de las personas ahorran de manera periódica al hilo de los emolumentos que reciben mensualmente en forma de rentas del trabajo. Lo que esto significa es que la opción “todo junto” o “poco a poco” es, en gran medida, un falso dilema porque por pura necesidad el inversor está condenado (o bendecido) a realizar aportaciones periódicas, si bien cabe la posibilidad de que por circunstancias extraordinarias (una herencia, por ejemplo) eso no sea así.

En todo caso, algo que no puede reflejar un Excel son las particulares circunstancias y sentimientos del inversor, sus filias y sus fobias, la suerte que le acompañe en la vida, su capacidad de previsión, sus ganas de ahorrar y un interminable etcétera que, queramos o no, van a determinar el futuro éxito de su proceso inversor. Quizá lo mejor sea alejarse de dogmatismos y de escenarios radicales, apelar a lo que es más probable y habitual que suceda según la experiencia histórica e invertir siempre que uno pueda lo que uno pueda.

Concluyamos a modo de sabia recapitulación de toda esta problemática que “siempre y cuando juzguemos al futuro a partir del pasado, el inversor no negará la posibilidad de una nueva subida secular, pero lo que para él importa es que no puede contar con ella.”

O sea, tengan cuidado ahí fuera y actúen siempre con la máxima prudencia.

@mellizonomics & @quietinvestment

¿QUIERES INVERTIR EN LOS FONDOS QUE MÁS BRILLAN SIN COSTES ADICIONALES?

MYINVESTOR APUESTA POR LA DEMOCRACIA FINANCIERA

El mantenimiento y mejora de una web como la nuestra no es gratuito y por eso Quiet Investment es partícipe del programa de afiliación de Myinvestor, de tal manera que recibiremos una pequeña comisión, única y exclusivamente por cada inversor que abre una cuenta en Myinvestor, pero nunca por recomendar o contratar un producto o instrumento de inversión específico. De esta forma pretendemos sufragar los gastos de esta web y, llegado el caso, hasta mejorarla.

Nuestro libro Nº1 en Amazon: Descripción

Manual de inversión indexada. Nº1 en ventas en AmazonLa Guerra Financiera AsimétricaLa guerra financiera asimétrica

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)

Nos ayudará mucho que inviertas 20 segundos en rellenar esta encuesta.

¿Cómo nos has conocido?

2 Comments
  1. La teoría dice que 2 de cada 3 veces, es mejor invertir todo de golpe. Como bien se comenta, uno normalmente, va Ahorrando su dinero poco a poco.

    Aquí planteo la pregunta. ¿Cómo cambiaría la simulación, si cada mes que el fondo/índice baja un 10%, se hace una aportación extraordinaria de 100€? ¿Ayudaría?

    Un saludo.

    • Quiet Investment 9 mayo 2021 at 21:16 Responder

      Hola. Efectivamente, la teoría dice A pero en ocasiones la mala suerte puede decir Z, si bien hay cierta artificialidad en el tema debido a que las aportaciones periódicas son más una necesidad que una opción. En relación a la pregunta que planteas probablemente sí ayude aportar más tras los años bajistas. Sin embargo, a nuestro entender, esta hipótesis de invertir más cuando la bolsa cae suena muy bien en teoría pero es posible que no tanto en la práctica debido a los problemas conductuales que se derivan de este proceso y también porque depende de la capacidad de ahorro suplementario que tenga cada inversor en concreto. Ya nos parece más que suficiente que un inversor pueda mantener la calma y la disciplina de una aportación periódica estándar durante todo el tiempo. Dependerá, como de costumbre, de las particulares circunstancias de cada ahorrador/inversor y de su estómago. Saludos cordiales.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *