El vertedero español

by in Cultura Financiera 24 febrero 2014

El vertedero español

Si usted está leyendo ahora mismo estas líneas atraído por el título antipatriótico que da nombre a este post es posible que responda un poco al estereotipo español de criticar lo propio a muerte y considerar lo de los demás mejor. Si es así, le ofrecemos por adelantado nuestras disculpas puesto que ese no va a ser exactamente el tema del que vamos a hablar.

Ahora que hemos captado su atención de manera tan torticera nos gustaría señalar que España es un país con graves problemas económicos e institucionales y que, además, dichos problemas no son coyunturales sino estructurales. Pero no es eso lo que nos interesa aquí. ¿Es España un vertedero desde el punto de vista bursátil? ¿Qué dicen los datos al respecto? ¿Qué hay de cierto y qué de opinión y prejuicio en tal afirmación?

Una década de retornos totales en el MSCI

De la mano de MSCI, Morgan Stanley Capital International, proveedor de índices sobre acciones y otros activos, hemos echado un vistazo a la rentabilidad obtenida durante la última década por los índices bursátiles correspondientes a los países desarrollados, incluidos los dividendos. Estos son los parámetros de la búsqueda:

01.msci cuadro explicativo

Y he aquí los resultados:

02.msci cuadro explicativo paises y rentabilidades

 A la luz de la información estadística de la última década podemos extraer algunas conclusiones respecto al vertedero bursátil español:

La primera es que España lo ha hecho mejor que el mundo, USA y su marco regional, Europa. No mucho mejor desde luego. Digamos que ha estado sobre la media en estos 10 años aparentemente perdidos de bolsa.

La segunda es que lo ha hecho también mejor que la mayor parte de países grandes de su entorno como Italia, Francia, Reino Unido y Japón. Alemania y Canadá han sido, en cambio, mejores.

Por tanto, ni vertedero ni vergel. Simplemente uno más, con resultados sobre la media que, por tanto, ni justifican la crucifixión bursátil de nuestro país ni, por otro lado, su ascenso a los cielos. España parece haber sido un lugar tan bueno para invertir como cualquier otro, a pesar de sus múltiples y estructurales problemas económicos e institucionales y a pesar también de haber sufrido una doble recesión en los últimos seis años consecuencia del estallido de una burbuja inmobiliaria de dimensiones mastodónticas.

El tiempo y el contexto

Ahora que sabemos que no ha sido para tanto ni para tan poco nos preguntamos qué lecciones se pueden extraer a nivel práctico para el sufrido ahorrador/inversor de clase media y, en especial, para nuestro inversor mileurista. Recordemos que éste se había indexado al mercado español mediante un sistema de promediación fija y que su amigo también mileurista lo había hecho mediante un sistema progresivo. Veamos pues.

El 65% del IBEX35 son sólo 6 empresas (Santander, Telefónica, BBVA, Inditex, Iberdrola y Repsol). El sector financiero representa el 40% del índice (Santander, BBVA, Caixabank, Bankia, Banco Popular, Banco Sabadell, Bankinter, Mapfre). Por tanto si la crítica a la indexación patria viene del lado de la concentración del índice en unos pocos valores y en su escasa diversificación sectorial (40% sector financiero, 13% telecomunicaciones, 17% sector energético y petróleo) la crítica es correcta puesto que los datos no son rebatibles. Por el contrario, si la crítica sostiene que eso es un impedimento para obtener buenos resultados la crítica no es correcta. O por lo menos no lo es al 100%. Precisa de una doble contextualización.

Primero. La indexación y, en general, la inversión en renta variable produce buenos resultados a largo plazo. El tiempo acaba colocando todo en su lugar. El progreso económico sigue a la recesión y los dientes de sierra de la evolución de la sociedad continúan a pesar de sus altibajos:

El MSCI SPAIN durante los últimos 6 años, los peores años de nuestra vida:

 

03.msci spain 2008-2013

 

El MSCI SPAIN durante la última década, éxtasis y agonía:

 

04.msci spain 2004-2013

 

El MSCI SPAIN durante los últimos 15 años, de los felices 90 al oscuro nuevo milenio:

 

05.msci spain 1999-2013

 

Segundo. La indexación requiere de una diversificación geográfica para que sus resultados se tornen seguros a largo plazo. Si observa el cuadro de rentabilidades arriba adjuntado podrá ver como Dinamarca, Noruega y Suecia, los países nórdicos, han proporcionado unas rentabilidades más que buenas durante la última década. Pero véase también que Finlandia lo ha hecho bastante mal. Quizá el peso que Nokia ha tenido en su mercado, que no es tan grande como el español, es uno de los motivos de esta mala performance a pesar de que la situación económica e institucional de Finlandia es mucho mejor que la de España.

Lo contrario también es cierto. Italia, Irlanda y Portugal ofrecen retornos deficientes (aunque sólo Irlanda negativos) mientras que los de España, que es un país de la misma órbita que estos últimos, proporciona unos rendimientos sobre la media. El hecho de que tan sólo Irlanda produzca retornos negativos a 10 años nos da también una idea del poder que el tiempo tiene en la generación de eficiencia en los mercados y en la seguridad que representa para el inversor la vinculación de su ahorro a la renta variable.

Las lecciones prácticas para nuestro par de inversores mileuristas es que no deben renunciar a la indexación nacional porque ésta puede mejorar la media de su entorno económico comparable pero, al mismo tiempo, es mejor y conveniente poseer una indexación regional que garantice esos resultados, por ejemplo Europa, y también mundial, USA o MSI World. La combinación de fondos índice (uno nacional, otro regional y otro mundial) no hará desde luego perder dinero al inversor. Se asegurará siempre una rentabilidad sobre la media y, además, podrá ponderar más o menos en uno u otro ámbito según las oportunidades de inversión y las diferentes velocidades de revalorización que cada índice le proporcionen.

Así, en los últimos 6 años el S&P 500 lo ha hecho mucho mejor que el IBEX35 pero si usted está promediando de manera progresiva es posible que sea éste último índice el que le haya proporcionado más oportunidades de acumulación de capital y rentabilidad que el primero dado que ha habido más tiempo para comprar barato en España que en USA. Como de costumbre, la inversión es un arte y una disciplina contraintuitiva que responde mejor a los resultados que ofrece un proceso que a las apariencias y los prejuicios que se desprenden de los resultados coyunturales no contextualizados en el tiempo.

Por tanto, la eliminación del riesgo-país mediante la indexación regional y mundial es recomendable a pesar de que el tiempo y la dinámica económica subyacente en los mercados de valores hagan difícil obtener resultados desastrosos si tan solo se realiza la indexación respecto a un mercado nacional, pues la indexación progresiva a lo largo del tiempo facilita el aseguramiento del capital invertido y la obtención de una rentabilidad razonable.

Como siempre se puede caer en el riesgo de ser la oveja negra, en este caso Irlanda, es mejor ampliar la indexación local a la regional y mundial. El inversor que opere de esta manera minimiza los riesgos inherentes a una mala performance de un mercado local y, simultáneamente, no cierra las puertas a poder obtener resultados mejores que la media regional o mundial si su mercado nacional lo hace mejor. En suma, el ahorrador/inversor, mileurista o no, coloca las probabilidades de tener éxito bajo cualquier circunstancia y entorno de su lado al mismo tiempo que minimiza las probabilidades de pérdida en el capital invertido.

Conclusión: la realidad no coincide con las apariencias

No existe tal vertedero español. Sólo es un prejuicio, una opinión común no sustentada con los datos estadísticos extraídos de la realidad. Como inversor no debería usted temer a la indexación nacional sino tan sólo protegerse de que ésta se convierta en la oveja negra de su mercado regional. Olvídese de los periódicos y de los medios especializados porque ellos viven del día a día y opinan en función de las emociones que experimentan sus lectores porque saben perfectamente que casi nadie se acordará de lo que dijeron y recomendaron ayer. El público hará lo mismo.

Usted a lo suyo: su plan y sus objetivos así como los medios para alcanzarlos. Deje que opinen los datos y el tiempo. Son más de fiar que las personas.

 

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *