Blog

Quiet Investment / Dinero, ¿para que?  / El primer paso en la búsqueda de la independencia financiera

El primer paso en la búsqueda de la independencia financiera

La independencia financiera constituye un instrumento de libertad personal, una poderosa herramienta que remueve obstáculos en la búsqueda individual de la felicidad y de cuya justificación moral no cabe duda alguna.

No obstante, es necesario profundizar en por qué es conveniente incrementar la independencia financiera a un nivel más concreto y práctico. Conocemos el por qué metafísico pero es indispensable saber el por qué material de esta necesidad. Vamos a enumerar aquí varios “por qués” de los que estamos seguros el lector hallará que son evidentes en sí mismos y de puro sentido común. Siendo esto así, lo importante es recordarlo y ser consciente de ello dado que el mayor peligro de lo que nos parece evidente reside en su tendencia a volverse invisible.

El futuro es incierto

Cualquiera que consulte la sección de anuncios de un periódico comprobará de inmediato la enorme cantidad de ofertas de adivinos, tarot, etc… La versión más sofisticada de las artes adivinatorias actuales la protagonizan los economistas y los analistas bursátiles. Gran parte de sus predicciones tienen la misma consistencia lógica que los vaticinios de los augures tradicionales. En ambos casos individuos, empresas e instituciones desembolsan enormes sumas de dinero tratando de predecir el porvenir. Responde todo ello a la ambición humana de beneficiarse del futuro.

01.el primer paso en la búsqueda de la independencia financiera

Quiet Investment cree que debemos aprovechar las oportunidades que nos brinda el presente para beneficiarnos del futuro. Sin embargo, como bien decía el poeta francés Paul Valéry, “el futuro ya no es lo que era.” Motivo por el cual aquí sostenemos que para beneficiarnos del incierto porvenir lo primero que debemos hacer es protegernos de él.

La independencia financiera contribuye a dotar al individuo de algo parecido a un salvavidas o colchón de seguridad que le protege de sucesos o eventos perjudiciales e imprevistos que pueden ir desde la necesidad de cambiar de vehículo a la desgracia de padecer alguna enfermedad grave. En efecto, el futuro es incierto. Puede depararnos grandes alegrías pero también grandes tragedias. Sin embargo, el ser humano configura su existencia de manera prospectiva dado que el sentido primario de la misma es sobrevivir, seguir vivo. A partir de ahí viene todo lo demás.

El gobierno o, mejor dicho, inflación e impuestos

Ya tenemos bastante con las incertidumbres habituales de nuestra vida diaria. Sin embargo, el gobierno no comparte esta apreciación y considera que el ciudadano debe ser castigado aún más a través de dos herramientas básicas.

02.el primer paso en la búsqueda de la independencia financiera

La primera es la inflación creada por los bancos centrales y que tiene por objeto primordial diluir la deuda de los estados. Esta situación no es temporal sino crónica. El incentivo primordial que persigue el político es la reelección. Ésta se consigue en las democracias modernas mediante la mayoría de los votos. Por tanto el gobernante posee un incentivo enorme para tratar de “comprar” esos votos mediante políticas expansivas de gasto público que conllevan endeudamiento. Éste puede diluirse mediante inflación. Y ésta se crea a través del monopolio de la creación de dinero. Por supuesto ese monopolio pertenece al gobernante.

La segunda herramienta son los impuestos. Medio año de nuestra vida puede estar dedicado a la “solidaria” labor de contribuir a la hacienda pública. Como todos los votos valen lo mismo los políticos han descubierto que confiscar 10€ a un individuo y repartir 9€ entre tres individuos quedándose el propio gobernante con una comisión de 1€, le proporciona beneficios electorales. Tres votos contra uno.  El político gasta, pues, por naturaleza y el gobierno tiene, por tanto, deudas perennes también por naturaleza. Deudas que pueden variar en tamaño pero que se financian con los recursos que sustraídos amablemente al ciudadano. Eso sí, por su propio bien.

Todo lo anterior constituye evidentemente una enorme simplificación y admite múltiples matices. Sin embargo, no por ello deja de ser menos cierto. Independientemente de si los impuestos son o no necesarios y hasta qué porcentaje o de si la inflación tiene o no efectos beneficiosos para la economía lo importante aquí es ser consciente de que impuestos e inflación erosionan nuestra salud financiera y que van a acompañarnos hasta que la muerte nos alcance. Así pues, hay que tenerlos en cuenta y protegerse de ellos. Lo último que hay que hacer es sonreír.

Protegerse a sí mismo

No todos los gobiernos ni todos los políticos son igual de incompetentes y corruptos. Unos lo son más que otros. Ellos venden protección y dado que pagamos impuestos y sufrimos su inflación debemos esperar algo a cambio. Lo que no debemos esperar de ninguna manera es que cumplan todo lo que prometen. Eso no va a suceder. Nunca sucede. De ahí que la protección financiera constituya una responsabilidad individual de cada uno dado que el ente que promete proveernos de bienestar presente y futuro convirtiéndonos en felices y despreocupados jubilados posee en realidad incentivos muy diferentes a los que tienen sus leales y resignados pagadores de impuestos.

03.el primer paso en la búsqueda de la independencia financiera

Aunque los gobiernos han inoculado en muchos ciudadanos el pernicioso virus de la irresponsabilidad personal haciendo que cada vez que alguien tiene un problema adopte la actitud de buscar una solución en los políticos en lugar de desarrollar el sano hábito de buscar por sí mismo dicha solución, desde estas líneas le recomendamos que se ocupe usted mismo de sus propios asuntos financieros. No delegue en instancias gubernamentales lo que usted puede hacer mucho mejor. De hecho, el gobernante le perjudica más de lo que le beneficia. Coexista con él. Pero jamás confíe en él. Confíe en sí mismo y en aquellos con los que comparte objetivos y metas comunes. Con aquellos, en suma, que tienen los mismos incentivos que usted.

Recuerde

La vida no es fácil porque en ocasiones el futuro nos depara amargas sorpresas. Protéjase de ellas por sí mismo teniendo una saludable vida financiera y podrá entonces beneficiarse con mucha más seguridad de las buenas noticias que también le esperan el resto de su vida. No olvide, además, que vivirá en un entorno de inflación e impuestos que variará mucho a lo largo de los años pero que estará siempre presente. Tome pues las medidas necesarias para minimizar las frecuentes extorsiones gubernamentales de su patrimonio. En definitiva, asuma la responsabilidad de construir un futuro financiero sólido para su propio beneficio y el de las personas que son importantes en su vida porque tenga la más completa seguridad de que nadie lo va a hacer por usted.

Cuídese.

Santiago Casal

5 Comments

  • Nhora Patiño

    10 de abril de 2014 23:52
    Responder

    Muy buen artículo, gracias.

  • Celes

    3 de julio de 2014 22:46
    Responder

    Me ha encantado leerle. Espero algún día poder seguir los pasos de gente a la que admiro, como usted.
    Muchas gracias

  • Jose

    10 de octubre de 2015 14:38
    Responder

    Enhorabuena por el artículo,muy bueno….

Post a Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies