EL CAPITALISMO QUE TE HA TOCADO VIVIR

by in Finanzas, Opinión y Actualidad, Principios de Inversión 17 octubre 2022

EL CAPITALISMO QUE TE HA TOCADO VIVIR

En el post anterior empezamos a abordar el tema del capitalismo como decorado de fondo de la rentabilidad bursátil porque toda rentabilidad bursátil precisa del capitalismo, pero no está escrito en ninguna parte que todo tipo de capitalismo implique que se generen rentabilidades bursátiles para el inversor. Si vamos a especular sobre el futuro de los rendimientos bursátiles tenemos que ubicarnos en uno de los dos tipos de capitalismo que existen, y lo haremos siguiendo al reputado economista Branko Milanovic en “Capitalismo, nada más.”

EL CAPITALISMO QUE TE HA TOCADO VIVIR

Milanovic distingue dos grandes tipos de capitalismo: el capitalismo político, cuyo paradigma es China y cuyos resultados bursátiles habíamos visto en el post precedente que eran mediocres, y el capitalismo meritocrático liberal, cuyo máximo exponente es Estados Unidos y cuyo mercado bursátil ha sido históricamente muy rentable y el ejemplo que siempre se esgrime para justificar en el futuro la continuidad de las buenas rentabilidades pasadas.

Si usted vive en España, vive bajo la égida del capitalismo meritocrático liberal. “Meritocrático” hace referencia a que no hay obstáculos para que los individuos alcancen una determinada posición en la sociedad. “Liberal” quiere decir que el sistema incluye impuestos progresivos y otros que gravan las herencias o el patrimonio y que el gobierno proporciona educación gratuita para reducir la desigualdad. Como vemos, el término “liberal” que usa Milanovic concuerda más con el significado de “liberal” según la terminología norteamericana que según la europea. Quizá deberíamos traducirlo alternativamente como “capitalismo meritocrático socialdemócrata”, pero tampoco sería una definición exacta.

Es esta modalidad de capitalismo, herencia de la evolución capitalista de los dos siglos precedentes, la que se va a encontrar el inversor del siglo XXI y, por ello, es bueno que valore si ahora servirá como telón de fondo para obtener rentabilidades similares a las del pasado o no.

El capitalismo meritocrático liberal tiene las siguientes características:

  1. El peso de las rentas del capital dentro de la renta nacional ha aumentado. Rentas del capital son, por ejemplo, los dividendos generados por las acciones.

 

  1. La propiedad del capital está muy concentrada o repartida de forma desigual. Así, los índices de Gini para las rentas del trabajo suelen situarse en torno a la franja de 30-50 (0 equivaldría a igualdad total y 100 a desigualdad total) para la mayoría de países, mientras que para las rentas del capital el índice se sitúa cerca de 90.

 

  1. Quienes acumulan capital son ricos de la siguiente manera: tienen más patrimonio y su patrimonio en relación con su renta es mayor. Además, es un patrimonio formado por una cartera diversificada de activos. Entre ellos, las acciones. Por el contrario, la mayor parte de la riqueza de la clase media está concentrada en la vivienda.

 

  1. Homoploutia: los ricos por su renta de capital son, también, ricos por la renta del trabajo. En 1980 el 15% de los individuos en el decil más alto de las rentas de capital correspondía también al decil más alto de las rentas del trabajo en los Estados Unidos. En 2017 este porcentaje se situaba casi en el 30%. Recordemos que son triunfadores en la globalización los trabajadores altamente cualificados y bien pagados del mundo desarrollado, al igual que las clases medias y bajas lo son en el mundo en vías de desarrollo.

 

  1. Homogamia o emparejamiento selectivo: las personas del mismo nivel cultural o similar y del mismo nivel de renta o similar se casan entre ellas. En 1970 el 13% de los jóvenes en el decil más alto de rentas de los varones asalariados se casaba con mujeres de ese mismo decil en los Estados Unidos. En 2017 este porcentaje se situaba casi en el 30%. Este fenómeno se produce como consecuencia de la integración de la mujer en el mercado laboral y de su ascenso dentro del mismo. Paradójicamente, el proceso de igualación de derechos entre hombres y mujeres, con el correspondiente ascenso económico de estas últimas, conlleva un incremento de la desigualdad social porque las mujeres de alto estatus o que obtienen ingresos medio-altos o altos no se emparejan con hombres de ingresos menores a los suyos.

 

  1. Correlación entre las rentas de padres e hijos. Las ventajas adquiridas en patrimonio y capital se transmiten de generación en generación, salvo en algunos países (los países nórdicos, por ejemplo). Los padres realizan una gran inversión en la educación de sus pocos hijos. El descenso de la natalidad incrementa también, a través de herencias cada vez mayores, esta situación.

EL CAPITALISMO QUE TE HA TOCADO VIVIR

El sistema capitalista heredero de las rentabilidades bursátiles que todos esperamos se repita en el futuro presenta actualmente estos rasgos. A ellos se añaden que el sistema permite que las personas prosperen dentro de un conjunto flexible de reglas y leyes. Rige el imperio de la ley y la seguridad jurídica es un valor fundamental. El sistema político prevé la rendición de cuentas y el escrutinio de los que están en el poder. Los políticos, los jueces y los medios de comunicación son todos razonablemente independientes entre sí, y cada uno mantiene a los demás grupos bajo control. Los políticos promulgan leyes, pero un poder judicial separado somete a los propios líderes políticos a las leyes que han creado.

Según Milanovic, las ventajas del capitalismo liberal meritocrático son naturales, es decir, están integradas en la configuración del sistema y no necesitan probarse constantemente. Esto diferencia al modelo USA del modelo chino, el del capitalismo político que veremos en el próximo post.

Como contrapartida, el auge económico de Asia se ha producido en parte a través de la subcontratación de actividades antes limitadas a los países industrializados, y la difusión de estos trabajos ha reducido las ventajas de los trabajadores dentro de las naciones desarrolladas. La desigualdad dentro de los países ricos ahora se caracteriza por una élite que se beneficia tanto de mayores ingresos laborales como del capital, en contraste con el capitalismo más clásico de generaciones anteriores, cuando una clase alta vivía solo de los rendimientos del capital.

El capitalismo meritocrático liberal, pues, es heredero de capitalismos anteriores, los que nos trajeron las rentabilidades bursátiles a largo plazo de las que todos hablamos siempre y que esperamos y, sobre todo, deseamos, que se repitan. Pero también se trata de un capitalismo de nuevo cuño que interacciona con China, adalid del capitalismo político, y que, por tanto, plantea numerosas incertidumbres.

El inversor vive inmerso en esta nueva evolución del capitalismo y es bueno que conozca la versión antagónica, la china, a fin de que pueda valorar, entre otras cosas, qué tipo de diversificación internacional le interesa o cuál le ofrece las mayores garantías. Algo que, obviamente, dista mucho de ser sencillo.

@mellizonomics & @quietinvestment

 

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 5 Promedio: 5)

Nos ayudará mucho que inviertas 20 segundos en rellenar esta encuesta.

¿Cómo nos has conocido?

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *