CINCO MOTIVOS PARA NO INVERTIR EN FONDOS INDEXADOS… O PARA INVERTIR EN ELLOS

by in Cultura Financiera, Finanzas, Opinión y Actualidad, Principios de Inversión 15 noviembre 2021

CINCO MOTIVOS PARA NO INVERTIR EN FONDOS INDEXADOS… O PARA INVERTIR EN ELLOS

No hace mucho @UnaVidaIdeal publicó en Twitter un magnífico hilo titulado ¿Por qué no debes invertir en fondos indexados? Frente a muchas posturas que son “absolutistas” en cuanto a lo que es la “buena inversión” y lo que no, sucede que la realidad tiende a ser más compleja y gris. De hecho, no en pocas ocasiones pasa (o al menos en Quiet Investment sí ocurre) que es posible estar al mismo tiempo en acuerdo y desacuerdo con algo dependiendo de los matices que realicemos. Y esta es una de ellas. Veámoslo.

Estos son los cinco motivos expuestos por @UnaVidaIdeal para no invertir en fondos indexados:

  1. Existen fondos de gestión activa que SÍ baten a sus índices de referencia. Por tanto, ¿por qué no buscar uno excluyendo, por ejemplo, los fondos de inversión ofrecidos por la banca, normalmente productos de ínfima calidad?

En QI, por mucho que ahora se nos conozca por La Guerra Financiera Asimétrica, somos fieles partidarios de la gestión activa y, en concreto, del value investing. Pero, a diferencia de otros puntos de vista, no somos excluyentes respecto a otras alternativas para batir al mercado, incluido el trading y el análisis técnico. Ni tampoco, ni mucho menos, estamos en contra de la indexación.

Lo que sí decimos es lo siguiente: la gestión pasiva es una estrategia más de inversión, con sus ventajas e inconvenientes, que ofrece a largo plazo buenos resultados para quien la sigue, pero que no marca la diferencia en cuanto a rentabilidad. Queremos decir con esto que, por ejemplo, obtener un 10% compuesto anual en términos nominales, o un 6%-7% en términos reales, es un registro estupendo para salvaguardar la integridad del capital y rentabilizar el ahorro propio. No obstante, quien quiera más debe acudir a la gestión activa porque no es lo mismo en términos de rentabilidad total acumulada un 10% durante, por ejemplo, 10 años que un 15%.

El problema de los fondos que baten al mercado a largo plazo es que lo sabemos a posteriori. Es decir, elegirlos de antemano, aún excluyendo a los productos bancarios, no es sencillo. E incluso elegir un fondo que en el pasado haya batido al mercado no garantiza que eso siga sucediendo en el futuro. No obstante, esta problemática es demasiado compleja para que quepa en este post-comentario.

CINCO MOTIVOS PARA NO INVERTIR EN FONDOS INDEXADOS… O PARA INVERTIR EN ELLOS

2- La inversión en dividendos se comporta mejor psicológicamente en mercados bajistas puesto que se continúa recibiendo un flujo de dinero.

Otra de las guerras estériles en el mundo de la inversión es la de los “dividenders.” A todo el mundo le parece bien comprar un inmueble y recibir rentas periódicas, pero en cuanto se plantea lo mismo cambiando inmueble por empresa, esto es acción, la cosa cambia. Que no veas la cotización de un activo no significa que este activo no experimente volatilidad o no pueda perder valor de manera permanente. Y eso puede suceder perfectamente con los inmuebles, aparte de otros problemas como la dificultad de diversificar. En parte ocurre que el relato financiero está dominado por la capitalización, el crecimiento, el “compounderismo” y las frases célebres de los grandes gurús. Parece que el inversor sólo necesita el dinero cuando se jubile. Mientras tanto, “lonchafinismo.” Sin embargo, las circunstancias personales de cada ahorrador son diferentes y hay quien necesita flujos periódicos de dinero. Sí, para gastar. Que para eso es el dinero. La inversión en acciones que repartan dividendo, para quien sepa realizarla con prudencia y buen criterio selector, es una alternativa perfectamente válida si el inversor aspira a usar su dinero, o parte de él, ahora y no después.

CINCO MOTIVOS PARA NO INVERTIR EN FONDOS INDEXADOS… O PARA INVERTIR EN ELLOS

  1. Los fondos indexados no permiten evitar empresas que no se quieran tener en cartera.

Un índice como por ejemplo el S&P 500 no es una construcción inocente. Comprende las primeras 500 empresas por tamaño y liquidez del mercado. La 501 no entra, por mucho que al inversor le guste más que la número 500. Sin embargo, este motivo no nos parece especialmente relevante para no indexarse. Es decir, el inversor pasivo no juega a discriminar entre ganadores o perdedores. Su apuesta se centra en el progreso de la sociedad representado por sus empresas, las que están en el índice. Por tanto, debe asumir que una parte muy importante de su dinero servirá para comprar acciones de compañías de mala calidad o que terminarán desapareciendo del índice. Pero esto es algo que el inversor pasivo ya sabe o debe saber. Él no apuesta por un grupo de empresas en concreto sino por el resultado global de todas ellas. Es decir, no nos indexamos para leer balances o perseguir volúmenes. Quizá por eso, esta razón nos parece la de menos peso para no indexarse.

  1. Los Índices pueden mantenerse planos durante mucho tiempo, motivo por el cual el largo plazo puede terminar siendo largo de verdad.

Una verdad como un templo. El cerebro humano tiende a proyectar hacia el futuro las tendencias recientes del pasado. Para muchos inversores indexados su experiencia con los mercados comprende realmente un período que es alcista desde el año 2009. Pero la historia nos señala que eso no sucede siempre. En este post, sobre cuánto tenemos que esperar para recuperar nuestro dinero tras una debacle bursátil, nos hacemos eco de este gran inconveniente de la inversión pasiva. Y hablamos de períodos de más de 15 años. Hay que tener cuidado con eso porque en estas situaciones existen muchos matices más allá de las generalizaciones de rigor y las apelaciones al largo plazo.

No es lo mismo que una debacle bursátil sorprenda al inversor a los 10 años de haber comenzado a invertir que a los 40 años. Las consecuencias en este último caso pueden ser catastróficas. Y hay que tener en cuenta que la acertada estrategia de aportaciones periódicas tiende a perder influencia a medida que pasa el tiempo. Muchos inversores son forofos de la gestión pasiva porque ha sido el gran caballo ganador de los últimos casi 13 años. Y, no olvidemos, la naturaleza humana tiende a ensañarse con el perdedor (ahora la gestión activa, en especial el value) y adular sin rubor al ganador.

  1. La inversión indexada es buena si también hay gestión activa. Cuando la inversión indexada suba de volumen se volverá menos rentable (o más rentable la gestión activa en comparación) por lo que habrá un punto de equilibrio entre ambas. La gestión activa no puede suponer tampoco un altísimo porcentaje de la inversión total, siendo muy necesaria para el éxito de la gestión pasiva.

No sabemos qué opinar respecto a este último punto. El escenario actual de crecimiento enorme del volumen de fondos indexados y las consecuencias que esto tendrá en el futuro escapan a nuestro entendimiento. La gestión pasiva no deja de ser una réplica de las decisiones activas de los inversores no indexados tomados en conjunto. Lo que como grupo compren ellos lo replicarán los fondos índices. Pero es un tema que termina en muchas pescadillas que se muerden la cola. Por ejemplo, si hay mucha gestión pasiva ¿aumentan las probabilidades de obtener mejores resultados de la gestión activa porque hay menos gestores escudriñando el mercado? Con un volumen muy elevado de gestión pasiva, ¿cómo será el próximo crac bursátil? La verdad es que se trata de un escenario nuevo para el cual ya se han dicho muchas cosas, pero también para el cual todavía no hemos visto qué ha sucedido en una experiencia real bajista como la de los años 2000-2002 o 2008. Quizá nada nuevo o quizá sí.

Per se, el aumento de la gestión pasiva no tendría siquiera por qué ser una razón para volver a la activa por parte de muchos inversores. Aunque existe un numeroso grupo de personas que no lo creen, la verdad es que un mismo individuo puede invertir de manera activa y pasiva simultáneamente a través de diferentes vehículos de inversión.

Aquí lo dejamos, no sin antes agradecer a @UnaVidaIdeal la realización de este hilo y recomendar su web para quien esté interesado en cómo invertir en fondos indexados y otras muchas cosas.

@mellizonomics & @quietinvestment

 

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 9 Promedio: 4)

Nos ayudará mucho que inviertas 20 segundos en rellenar esta encuesta.

¿Cómo nos has conocido?

4 Comments
  1. Excelente post. Gracias Santiago y David por vuestro trabajo honesto y desinteresado. Un abrazo

  2. Muy bueno, con las dos caras de una misma realidad. Gracias por reflejarlas

    • Hola y gracias. La indexación es una estrategia de inversión más y, por tanto, conlleva sus correlativas ventajas (muchas, a nuestro modo de ver) y desventajas. El inversos debe asumir todo eso y optar por lo que mejor se amolde a sus particulares circunstancias personales. Saludos cordiales.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *