CATHIE WOOD, LA NUEVA ESTRELLA DE WALL STREET Y EL VIEJO FINAL DE WALL STREET

by in Cultura Financiera, Finanzas, Fondos de inversión, Opinión y Actualidad 7 febrero 2021

CATHIE WOOD, LA NUEVA ESTRELLA DE WALL STREET Y EL VIEJO FINAL DE WALL STREET

Hace poco vimos un interesante vídeo de El arte de invertir relativo a Cathie Wood, la nueva estrella de Wall Street que ha logrado recientemente unas rentabilidades astronómicas. Alejandro Estebaranz, co-gestor de True Value, nos relata en 15 minutos quién es Cathie Wood, su filosofía de inversión, sus principales posiciones y, además, cómo averiguar los movimientos de acciones de sus ETFs.

Aunque el vídeo nos gustó y es muy interesante, lo cierto es que carece de todo análisis crítico respecto a la labor de Wood y sus instrumentos y, por supuesto, tenemos serias dudas de que al pequeño inversor le convenga imitar las principales posiciones de Wood. Estebaranz es un gestor competente de quien apuntábamos hace poco que tenía buenas perspectivas de batir al mercado a largo plazo. Pero no es perro viejo (aunque lo será). Quien sí es perro viejo es Jason Zweig, periodista del Wall Street Journal y célebre en España por ser el brillante comentarista de El inversor inteligente. Lo que no te ha contado Estebaranz y El arte de invertir, te lo va a contar Jason Zweig. Combinando ambos elementos, el vídeo de Alejandro y el artículo de Jason, podrá hacerse una idea más equilibrada acerca de la Sra. Wood.

Vamos a ver qué dice Zweig en este artículo del 5 de febrero sobre la meteórica carrera de la nueva reina de Wall Street, pues realiza varios e interesantes apuntes:

El dinero administrado por ARK Investment creció ¡más de cinco veces! desde marzo hasta fines del año pasado. Recordemos que cuando los activos bajo gestión aumentan demasiado (y demasiado rápido) a menudo no pueden mantener su rentabilidad. Sin embargo, hasta el momento, Cathie Wood ha seguido acuñando dinero para sus inversores como pocos gestores lo han hecho. Wood es directora ejecutiva y directora de inversiones de ARK Investment Management LLC, Nueva York, y su performance es una de las mejores de todos los tiempos. De todos los tiempos desde octubre de 2014, queremos decir. Sin embargo, el éxito rápido de otros gestores en el pasado a menudo ha traído las semillas de su propia ruina. Es casi inevitable que cuando los activos bajo gestión aumentan desaforadamente la rentabilidad se resienta.

Hace poco vimos un interesante vídeo de El arte de invertir relativo a Cathie Wood, la nueva estrella de Wall Street que ha logrado

Zweig apunta que a los gestores de fondos que reciben de repente una gran cantidad de dinero nuevo para invertir les resulta difícil operar tan ágilmente como cuando eran más pequeños. Además, los imitadores, atraídos por el éxito reciente del gestor, surgen por doquier y copian cada uno de sus movimientos, con lo cual es mucho más fácil vender algunas acciones en el camino hacia arriba que vender montones en el camino hacia abajo.

ARK gestiona cinco fondos cotizados, ETFs, para los cuales Wood y su equipo invierten activamente en empresas que creen que cambiarán el mundo a través de lo que denominan “innovación disruptiva.” No nos cabe duda de que ARK ha construido su propio “relato”, su propia “historia.” Al fin y al cabo, a quién no le gustaría ser parte de la “innovación disruptiva” y “cambiar el mundo.”

Así las cosas, desde su lanzamiento en octubre de 2014, ARK Innovation, el ETF más grande de la empresa, ha obtenido una rentabilidad media del 39% anual. Quien hubiera invertido 10.000$ al inicio del fondo, ahora tendría más de 78.000$ mientras que la misma participación en el S&P 500 habría ascendido a menos de 22.000$.

Zweig señala astutamente que el dinero persigue a la rentabilidad. ARK gestionaba un total de 11.400 millones en marzo de 2020. Para fin de año, esa cantidad había aumentado a 58.200 millones. Wood ha sido de los primeros inversores institucionales en comprar Tesla Inc. y bitcoins. Zweig, no sin cierta sorna, apunta que Wood es una evangelista elocuente de los activos que cree que están, como ella dice, en “trayectorias de crecimiento exponencial.”

Tal es la popularidad de ARK y Wood que han surgido una app y al menos tres sitios web que pretenden rastrear las operaciones diarias de Ark. En el foro WallStreetBets de Reddit, sus miembros babean llamando a Wood “Cathie Bae”, abreviatura de “nena” o “antes que nadie” (before anyone else), y los traders hablan sin parar acerca de comprar las acciones favoritas de ARK al mismo tiempo que especulan en qué podría invertir la empresa a continuación.

Zweig no da puntada sin hilo. Recuerda que este año, las acciones en las cuales se sospecha que pueda llegar a invertir ARK están despegando incluso antes de que ARK las compre. El 13 de enero, la firma presentó un prospecto para lanzar un nuevo ETF, ARK Space Exploration ETF. Aunque aún no ha recibido la autorización reglamentaria, las acciones de satélites y otras acciones relacionadas con el espacio se dispararon entre un 8% y un 10% al día siguiente.

El tamaño también puede convertirse en un obstáculo operativo. Que Zweig es perro viejo lo demuestra recordando que cuando se tienen varios millones de dólares es posible invertir fácilmente en unas pocas empresas pequeñas. Una vez que se alcanzan los miles de millones, es posible que los gestores deban distribuir sus fondos entre más empresas y más grandes; de lo contrario, sus operaciones de compra y venta podrían causar estragos en las propias cotizaciones. Muchos gestores de activos de rápido crecimiento han cambiado su estilo de inversión, incurrido en costes comerciales mucho más altos o simplemente han sufrido una severa disminución de su performance debido a la elefantiasis de los activos.

Zweig apunta muy astutamente que ARK ya es un gran propietario de algunas acciones pequeñas. En la compañía de biotecnología israelí Pluristem Therapeutics Inc., con un valor total en el mercado de valores de 219 millones, ARK posee el 15,5% de las acciones en circulación. Eso es tres veces más que todos los demás propietarios institucionales juntos. En una empresa de biotecnología francesa, Cellectis S.A., con un valor de mercado de 900 millones, ARK posee el 11,5%, más que los siguientes 11 mayores accionistas juntos. Aunque esas dos posiciones representan apenas el 0,5% de los activos totales de ARK, reflejan perfectamente el estilo de la empresa. Según FactSet, el 43,5% del total de acciones de ARK están en acciones de las cuales la empresa posee al menos una décima parte de todas las acciones en circulación. En Vanguard Group, por el contrario, solo el 9,7% de las posiciones totales de capital se encuentran en participaciones tan concentradas.

Zweig, que no es ningún principiante, se plantea una muy inquietante pregunta: si ARK alguna vez necesita vender alguna de esas participaciones, ¿quién comprará suficientes para evitar que los precios colapsen? En una entrevista, Wood dice que a medida que crecen los mercados, ARK se diversifica en empresas más grandes. Forman una especie de cofre de guerra que ARK puede aprovechar “durante las recesiones, cuando nuestras acciones menos líquidas se verán afectadas de manera desproporcionada, lo que nos dará mejores oportunidades”, dice. En otras palabras, ARK cuenta con poder vender algunas acciones grandes para comprar acciones más pequeñas cuando sean aún más baratas, como sucedió con éxito durante el severo mercado bajista del año pasado.

Además, muchas de las empresas más pequeñas de ARK están emitiendo acciones adicionales, “y a veces lo hacen con nuestro apoyo”, dice la Sra. Wood. “Queremos que nuestras empresas inviertan agresivamente hoy”, porque ARK cree que estas compañías deberían financiar incomparables oportunidades de crecimiento futuro. Como resultado de las nuevas ofertas de acciones, las acciones de esas empresas se están volviendo más líquidas con el tiempo, señala.

Zweig, que sabe de lo que habla, vuelve a meter el dedo en la llaga: ¿qué podría suceder si los mismos inversores que arrojaron miles de millones de dólares a los fondos de ARK durante el año pasado retiran el dinero? “No me preocupa”, dice Wood. “Quiero decir, Tesla hace un año era 10 veces más pequeño que hoy. Eso nos dice, reforzando nuestro criterio, que el mercado está comenzando a comprender las oportunidades de crecimiento exponencial que existen”, lo que creará una amplia liquidez con el tiempo, dice.

¿Son preocupantes las enormes posiciones de ARK en relativamente pocas acciones? Frecuentemente, ARK es el barco más grande en un estanque pequeño. A instancias de Zweig, Elisabeth Kashner, directora de investigación de fondos en FactSet, analizó la liquidez de las acciones que compra ARK. Si los inversores vendieran suficientes participaciones de ARK Innovation ETF para provocar un reembolso de mil millones de dólares, eso requeriría el 14,5% del volumen de transacciones recientes de sus acciones subyacentes, en promedio, para cambiar de manos. Para Vanguard Total World Stock ETF, en comparación, una venta en bloque de mil millones implicaría un promedio de solo 0,6% del volumen total de operaciones en las acciones de ese fondo.

“Es probable que cualquier venta de este tipo se realice en un día de volumen significativamente superior al promedio” en las acciones de ARK, dice el director de operaciones de la empresa, Tom Staudt. Por lo tanto, las operaciones de ARK probablemente serían menos del total resultante en todo el mercado de lo que implican los números de FactSet, dice. No obstante, dados los 25 mil millones en activos de ARK Innovation, “es razonable preocuparse por el impacto en el mercado de mil millones que salen del fondo en un solo día”, contraargumenta Kashner. Si se produjera una venta de ese tamaño, dice, “la presión a la baja sobre los componentes del fondo sería casi inevitable.”

Termina su perspicaz artículo el viejo Jason recordándonos un viejo proverbio de Wall Street que advierte que puede ser difícil salir de las acciones cuando los mercados van mal: “La liquidez existe solo cuando no la necesitas.” Otro proverbio, no menos cínico, nos advierte también: “Cuando tienes unas pocas acciones eres el dueño de ellas, pero cuando tienes muchas, entonces ellas son tu dueño.”

Los inversores se entusiasman con las acciones y los gestores que obtienen enormes rentabilidades en el pasado reciente. Más todavía si vienen acompañados de “relato”, de “historia”, … de “innovación disruptiva.” En cambio, tienen tendencia a obviar la prudencia que el más elemental sentido común y las experiencias del pasado nos recuerdan con dolorosa insistencia. Añada este post, si le parece, al visionado de El arte de invertir. Si no le gusta nuestro título cámbielo por El arte de sobrevivir o El arte de desconfiar.

@mellizonomics & @quietinvestment

 

Nuestro libro Nº1 en Amazon: Descripción

loterías, de nuevos ricos a viejos pobres

Nos ayudará mucho que inviertas 20 segundos en rellenar esta encuesta.

¿Cómo nos has conocido?

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *