Blog

Quiet Investment / Fondos de inversión  / ¿ES POSIBLE AUTO-INDEXARSE AL IBEX35?

¿ES POSIBLE AUTO-INDEXARSE AL IBEX35?

Pregunta tramposa, dirá algún malpensado. Respuesta complicada, afirmarán otros. Pero por poder se puede. Ahora bien ¿realmente vale la pena?

Al terminar enero del presente año la capitalización del mercado continuo español ascendía a 632.232 millones de euros que se repartían entre 122 empresas. En este cómputo ofrecido por BME no se incluyen las empresas extranjeras, como Arcelormittal, ni tampoco las del MAB, ni las suspendidas de cotización.

Existe en nuestro mercado una gran concentración de la capitalización en unas pocas empresas. Por ejemplo, las 7 primeras capitalizaciones representan más de la mitad del total arriba señalado: el 50.49%.

 

Si prefiere una mayoría de al menos dos tercios no tiene que ir mucho más abajo: 12 compañías representan más del 67% de la capitalización total:

Si no se conforma con menos de tres cuartos deberá sumar a esas doce cinco empresas más y ya se moverá en el 75.98% del total:

Pero si no le parece suficiente tres cuartos y opta por una mayoría reforzada de cuatro quintos entonces con 21 compañías ya ha conseguido su objetivo:

Tal es el grado de concentración del Mercado Continuo que las primeras 24 capitalizaciones, todas del IBEX35, suponen el 83.09% del total:

De hecho, las 34 empresas del IBEX35 (ex. Arcelor) representan ni más ni menos que el 87.24% de toda la capitalización de nuestro mercado:

No puede decirse entonces que un inversor que no tenga acciones de las 7-21 compañías más importantes de nuestro mercado por capitalización no sea capaz de replicar eficazmente y de modo manual al mercado español. Una cartera de 10-20 empresas puede resultar perfectamente manejable si al fin y al cabo lo único que se va a hacer es comprar y mantener mientras se cobran los dividendos y se reinvierten en las propias compañías que ya se poseen. La gran concentración de nuestro mercado y el número limitado de sociedades que lo componen no hacen imposible esta opción.

Nosotros no lo vemos tan claro. El inversor particular juega en desventaja sobre cualquier fondo índice de renta variable española porque las compraventas de acciones que generen plusvalías, así como el cobro de los correspondientes dividendos, tributarán dentro del fondo al muy moderado 1%. Sin embargo, el inversor particular sufrirá retenciones en los dividendos y pagará impuestos por plusvalías que se moverán entre el 19%-23% dependiendo de la cantidad. Un atropello en toda regla para recordarle, de parte del gobierno, que usted es menor de edad y necesita que los mayores se encarguen de “lo suyo.” Y no proteste demasiado o se irá al “rincón de pensar.”

Es complicado entonces que con esta inicial e injustificada desventaja el inversor particular pueda obtener mejores resultados que un fondo índice que replique al IBEX35 y no tenga unos gastos generales superiores al 1%. El ciudadano juega con una mano atada a la espalda y un pie atado a la otra mano. La ventaja en la indexación cae del lado de la inversión institucional y parece muy complicado revertir estas zancadillas iniciales pues el objetivo del inversor que se auto-indexa y el fondo índice es el mismo mientras que las reglas del juego son diferentes.

Por el contrario, si lo que persigue el inversor es obtener mejores resultados que el índice entonces las cosas cambian porque si bien, tanto en el supuesto de los dividendos como de las plusvalías, se verá penalizado por leyes fiscales injustas lo cierto es que también podría compensar estas iniquidades legales a través de una mejor selección de acciones. Es un juego diferente con reglas diferentes, aunque con puyas similares.

Por eso, por norma general, no recomendamos a nadie que compre individualmente las acciones de un índice con la sana intención de replicarlo porque de partida tiene las de perder en comparación con un fondo índice. Cuestión diferente es que su meta sea superar al mercado. En tal caso pesa más la habilidad del inversor para seleccionar las acciones que lo harán mejor que las otras y desechar las que lo harán peor que todos estos desaires que nuestros benevolentes legisladores han parido para protegerle de sí mismo.

Claro que, en ambos casos, el tema es polémico y estamos abiertos a que se formulen las puntualizaciones correspondientes.

Santiago Casal

1 Comment

  • Miguel Viana

    12 de julio de 2019 14:37
    Responder

    Y qué hay del lado oscuro de los fondos de inversión indexados? Soy un neófito en la materia, y después de leer Guerra Financiera Asimétrica, me convencí totalmente de las bondades de la gestión pasiva frente a la gestión activa. Al leer la letra pequeña de varios productos indexados, en este caso ING, empiezo a ver que dichos fondos no sólo comprar las acciones que replican si no que «utilizan derivados sobre el mismo o sobre los valores que lo integran» y que además «se podrá operar con instrumentos financieros derivados negociados en mercados organizados de derivados con la finalidad de cobertura y de inversión y no negociados en mercados organizados de derivados con la finalidad de cobertura y de inversión» y paro de contar porque todo me parece incomprensible y peligroso, desde mi desconocimiento. Ya me han entrado retortijones y no lo veo todo tan claro. Para cuando un post analizando la letra pequeña de los fondos indexados? (y no sólo las tablas de rendimiento)

    Se supone que si inviertes tu dinero en un producto financiero debes entender qué estas comprando y desde luego, yo después de leer varias veces el contenido de dicho producto no entiendo ni mú. Ya no tengo claro que uno está en desventaja si se auto indexa, por lo menos sabes dónde tienes tú dinero.

    Gracias por vuestro trabajo. Me encanta.

Post a Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies