Blog

Quiet Investment / Opinión y Actualidad  / Atención amigo inversor…MAB al volante

Atención amigo inversor…MAB al volante

No vale la pena sacrificar la rentabilidad de años por el riesgo de unos días de locura. Por ello vamos a continuar ofreciendo a nuestros lectores un filtro basado en la prudencia y el sentido común que estimamos que le puede ser útil si finalmente se decide a navegar por las turbulentas aguas del MAB.

Usaremos de guía la contabilidad auditada aportada por las propias empresas que componen este mercado de tan elevada mortalidad para lo cual es necesario realizar una advertencia previa acompañada de una observación práctica y una conclusión:

ADVERTENCIA PREVIA. Damos por buenos los datos que las propias empresas han suministrado al público tras la auditoría correspondiente. Nos basamos en el principio de la buena fe negocial por parte de sus directivos y, en consecuencia, de la presunción de veracidad de las cuentas anuales. Nos reservamos, obviamente, la facultad de interpretar esos datos y opinar sobre los mismos conforme a lo que nosotros consideramos sensato y prudente para el inversor, tanto individual como institucional.

OBSERVACIÓN PRÁCTICA DE CARÁCTER PENDULAR. Cuando los mercados se ven sacudidos por escándalos contables la comunidad inversora que previamente aceptaba alborozada sin apenas quejarse tanto la información auditada como los análisis de agencias de valores y analistas (caracterizados casi todos ellos por la obsesión por predecir los beneficios futuros de empresas y proyectos aún no contrastados con la realidad) desarrolla un comportamiento pendular que cuestiona toda la validez de los datos contables y de los principios sensatos del análisis de valores generalizando los escándalos particulares al resto de actores del mercado. El cruce de reproches entre los analistas fundamentales (avergonzados) y analistas técnicos (crecidos) se acentúa exponencialmente durante el período de tiempo que dura el último trending topic del fraude.

CONCLUSIÓN. Los excesos psicológicos y el abandono de los más elementales principios de prudencia que originaron sobrevaloraciones irracionales en un activo tras el que se escondía un fraude contable provocan un juicio de valor sobre la utilidad del análisis de valores igual de exagerado que los excesos previos al crack de tal activo hasta que finalmente la situación revierte a una media más moderada.

En tierra de nadie

Compañías excluidas del MAB (NOSTRUM y NEGOCIO) y compañías suspendidas de cotización bien por escándalos contables o por concurso de acreedores o ambas cosas (ZINKIA, BODACLICK y GOWEX).

Este primer filtro es, claro está, evidente. Dos muertos y tres desaparecidos en combate. Bien, el inversor ya sabe que aquí ni se está ni se le espera. Dicho lo cual haremos las siguientes observaciones:

OBSERVACIÓN PRIMERA. La tasa de mortalidad en las empresas de pequeña capitalización que acuden al mercado de capitales para obtener financiación extrabancaria es elevada.

OBSERVACIÓN SEGUNDA. El inversor debe ser consciente de esta realidad y asumir que invertir en compañías no contrastadas con proyectos de expansión difíciles de valorar es una tarea más difícil y complicada que la selección de empresas contrastadas y estables de otros segmentos del mercado.

OBSERVACIÓN TERCERA. La rentabilidad que el inversor puede obtener al introducirse en estos mercados no es superior a la que puede obtener en otros más consolidados dado que ello dependerá de la calidad de su análisis compañía por compañía independientemente del carácter que ésta tenga.

Embudos de mortero

NPG y FACEPHI comienzan su andadura en el MAB en el 2014. Debido a que no tienen todavía una trayectoria bursátil nosotros creemos que sólo aquellos inversores que tengan un conocimiento adecuado de las actividades a las que se dedican ambas empresas y de sus respectivos sectores pueden ser idóneos para asumir el riesgo y la incertidumbre que conllevan las actividades punteras a las que ambas se dedican. El resto de inversores, que no especuladores y traders, deberían mantener alejado su patrimonio de ambas dado que ni poseen los conocimientos suficientes ni tienen los medios ni tiempo para conocerlos. Tenga usted en cuenta lo siguiente:

OBSERVACIÓN CUARTA. No es probable, ni siquiera demasiado posible, que un inversor particular o institucional tenga los conocimientos adecuados para emprender una inversión exitosa en empresas de este tipo. Negocios más convencionales y aburridos que la biometría son ya de por sí lo suficientemente complicados.

OBSERVACIÓN QUINTA. Aún en el caso de obtener asesoramiento técnico por parte de un experto en la materia el inversor debe tener en cuenta que es posible o probable que ni siquiera los expertos coincidan y, por tanto, debería estar seguro de elegir aquel consejero cuya opinión, conocimientos y previsiones son los correctos. Las probabilidades de cometer un error en esta elección incierta son muy elevadas.

Llegando a las alambradas

Compañías que comienzan a cotizar en el 2013 (EBIOSS) y en el 2012 (1NKEMIA, SUAVITAS, IBERCOM, CARBURES y BIONATURIS).

Ninguna de estas empresas tiene beneficios reales por el momento, digan lo que digan sus cuentas de resultados. En primer lugar, porque abundan los “trabajos realizados por el grupo para su activo.” Por un principio básico de prudencia nosotros no consideramos eso como ingreso. En segundo lugar, porque no tienen nada que se parezca a lo que sensatamente podemos entender por caja. El dinero viene de los inversores y de los bancos. En tercer lugar, salvo EBIOSS, todas han recurrido tras su salida a bolsa a alguna ampliación de capital y CARBURES a cuatro. Quien sigue pidiendo dinero a los inversores tras la correspondiente OPV lo hace porque esa financiación es gratuita y, por supuesto, porque su negocio todavía no genera caja para hacer frente a sus gastos de inversión.

BIONATURIS no presenta siquiera en su contabilidad los estados de flujo de efectivo, algo que nosotros consideramos esencial dado que son menos susceptibles de ser chanchulleados. Ya solo por esto creemos que cualquiera debe permanecer alejado de esta entidad a no ser que sepa muy bien lo que hace. Ignoramos si tiene o no obligación de presentar los estados de flujo de efectivo. Pero nos da igual. Si no la tiene debería ofrecerlos al público de motu propio.

CARBURES, que declara beneficios contables ante el entusiasmo de los inversores que han catapultado su cotización, presenta un flujo de efectivo procedente de las actividades de explotación ¡NEGATIVO! en el ejercicio 2013. Como curiosidad resaltamos que el 22% de todo su activo corresponde al fondo de comercio. Este es un hecho inusual en las empresas del MAB, que si bien poseen activos intangibles apenas cuentan con fondo de comercio. Recordemos que un porcentaje elevado de esta partida sobre el total del activo tiene una peligrosa tendencia a causar disgustos al accionista. CARBURES declara tener beneficios. Con un flujo de efectivo negativo procedente de las actividades de explotación nosotros opinamos que no los tiene.

Quien quiera saber el por qué de este hecho tan inusual que eche un vistazo a las notas 6 y 7 de sus cuentas anuales. CARBURES se expande mediante compras de otras empresas que financia (visite sus estados de flujo de efectivo) mediante la emisión de deuda (constan 55 millones de pasivos financieros en su balance) y ampliaciones de capital. La cotización por las nubes… Nos da igual lo prometedor que sea su negocio y las estimaciones de beneficios futuros que hagan los demás. A nosotros esto no nos convence porque lo único que nos transmite hasta el momento es que la empresa es adicta al dinero, al dinero ajeno queremos decir, y que basa una parte importante de su crecimiento en adquisiciones corporativas a cuenta del inversor.

OBSERVACIÓN SEXTA. Las empresas necesitan realizar inversiones para afrontar sus planes de crecimiento y expansión lo que conlleva en muchas ocasiones un mayor aporte de capital que el inicialmente previsto así como la asunción de deuda dado que los planes de negocio inicialmente elaborados por las compañías no se cumplen bien por una planificación poco realista bien por la incertidumbre connatural que surge en el devenir empresarial bien por una combinación de ambas.

OBSERVACIÓN SÉPTIMA. El inversor se comportaría como un incauto si creyera que una buena idea va a triunfar y proporcionar beneficios increíbles sin inversión de capital y tiempo para que tal idea se transforme en beneficios reales y tangibles.

OBSERVACIÓN OCTAVA. La mayoría de analistas y agencias realizan previsiones sobre beneficios futuros y crecimiento que pocas veces acaban coincidiendo con la realidad pero que el inversor asume como ciertos sin entrar a valorar si es posible, probable o razonable. Las empresas que piden dinero a los inversores realizan a su vez unas estimaciones de beneficios futuros que pocas veces se convierten en realidad.

OBSERVACIÓN NOVENA. Para que empresas con nuevas y brillantes ideas y proyectos triunfen hay que asumir un elevado riesgo de fracaso y una incertidumbre también muy elevada. Alguien debe asumir ese riesgo e incertidumbre pero debido al desconocimiento y la dificultad de predicción de negocios tan complicados y cambiantes como los tecnológicos a la mayoría de inversores, en especial minoristas, les conviene más esperar a que se materialice el éxito empresarial de una de estas empresas que invertir en ellas desde el principio dado que asume unas elevadas probabilidades de sufrir una pérdida patrimonial irrecuperable.

Conclusión final para este primer filtro

Nuestra opinión al respecto de estas 13 empresas, de las cuales 5 ya han naufragado y es improbable que sean reflotadas, está meridianamente clara: ninguna de ellas gana dinero (por ahora) digan lo que digan sus cuentas anuales, llevan muy poco tiempo de vida bursátil como para poder tener una imagen de las mismas adecuada y contextualizada en el ciclo económico que pueda ser comprensible para la mayor parte de los inversores y, finalmente, algunas de ellas, como BIONATURIS y CARBURES no nos gustan tanto por lo que no hacen como por lo que hacen.

Próximamente echaremos un vistazo a las empresas del MAB en el 2011. Nos vemos en las trincheras.

 

 

 

 

 

Santiago Casal

16 Comments

  • Orama

    9 de julio de 2014 21:03
    Responder

    Enhorabuena quiet investment.. Estoy deseoso de que le echéis un vistazo a altia

    • Quiet Investment

      10 de julio de 2014 08:57
      Responder

      Hola. Gracias. Completaremos en breve esta visión general sobre el MAB y haremos también un post más específico sobre ALTIA, ya que creemos que esta empresa, que es como Tecnocom, sí gana dinero. Lo que ocurre es que hay varias puntualizaciones importantes que hacer al respecto. Un saludo.

  • Javier G

    10 de julio de 2014 08:21
    Responder

    Enhorabuena también por mi parte y muchas gracias por vuestro esfuerzo. Estoy aprendiendo a marchas forzadas.

    En mi caso llevo años invirtiendo en fondos Value e indexado con Vanguard y estoy empezando a hacer mis primeros pinitos seleccionando y analizando acciones para mi propia cartera de valor, y me está viniendo muy bien vuestros análisis.

    Muchas gracias

    • Quiet Investment

      10 de julio de 2014 08:58
      Responder

      Hola. Muchas gracias. Vanguard, la creación del gran John Boogle es una opción excelente. Desde nuestro blog hacemos siempre hincapié en la prudencia y en el principio de preservación del capital. En un mundo, donde cada día aparece una idea o teoría más descabellada que la anterior y en el que se anima al inversor a hiperactuar y estar constantemente pendiente del futuro nosotros hemos optado por el sentido común. Un saludo.

  • inversorsensato

    10 de julio de 2014 14:30
    Responder

    Post, sin duda para enmarcar.

    Qué lástima no hubierais hecho antes estos post. Habríais ahorrado muchas decepciones a más de uno.
    Animaros a que sigáis analizando a más compañías de nuestra bolsa con ese espíritu crítico que os caracteriza y que echo de menos en muchos «analistos»

    Un afectuoso saludo,

    • Quiet Investment

      10 de julio de 2014 16:41
      Responder

      Hola. Muchas gracias. No vamos a ocultar que nuestro repentino interés por el MAB ha tenido como detonante el caso Gowex. Nos preocupa mucho la protección del patrimonio de la clase media ya que vinculamos el aumento de nuestra libertad con un mayor grado de independencia financiera. Respetamos escrupulosamente los medios, siempre que sean legítimos y sin daño para tercero, que cualquiera elija para emprender ese camino. También opinamos que ha habido una serie de excesos psicológicos y de mercado (protagonizados y alentados por todos aquellos que viven de la intermediación y de la creación de noticias) que perjudican claramente al inversor, sobre todo el minorista. Esperamos completar a lo largo de este mes nuestra particular visión sobre el MAB, que ya adelantamos que no será popular y del agrado de los vendedores de expectativas, con el fin de proporcionar al público una visión lo más prudente posible sobre los riesgos que conlleva invertir a veces en empresas de crecimiento de baja capitalización y liquidez. Un saludo.

  • Falconetti

    10 de julio de 2014 15:08
    Responder

    Enhorabuena, por fin un punto de sentido común!
    La verdad que he conocido el blog hoy «de rebote», pero os felicito por lo que he podido leer hasta el momento.
    Es curioso pero veo estos días, tras lo ocurrido con Gowex (y con toda la senda de cadáveres anteriores…) que todavía hay inversores profesionales que se aferran a 3 cuestiones fundamentales para asegurar que empresas como Carbures (esta si que si..) son absolutamente sólidas, fiables y con un potencial del tropecientosmil:
    – Que su auditor es PWC.
    – Que son candidatos a saltar al continuo.
    – Que su negocio es «tangible».

    Como si no hubiera ejemplos recientes en los que cumpliéndose lo anterior, la estafa te la encaloman de la misma forma, lease Pescanova. Y lo del negocio «tangible» también tiene su gracia. Esto debe ser porque tiene ladrillos, puesto que casi la mitad de su ingresos (de la matriz, no del consolidado), como bien advertís, corresponden a conceptos como «transferencia de tecnología», consultoria y servicios, o gastos de I+D activados como ingresos (el coladero por excelencia..)
    Cualquiera que se haya molestado en ver los flujos de cash, y los compromisos financieros que le quedan por delante, puede deducir que estos están obligados a seguir captando pasta de inversores para sobrevivir, por lo que la famosa AK es un imperativo…por tanto no pueden defraudar con sus resultados, así que ojito no vengan partidas «mal contabilizadas».
    Por no hablar de que la información que sencillamente se omite, como las adquisiciones de compañías vinculadas a sus administradores (desconozco porque no se mencionan en el informe de auditoria de Pwc como vinculadas) y que dudosamente aportan algo a la actividad de la compañía.
    También hay movimientos y HR de estos días que son llamativos, como el anuncio de venta a unos chinos de los royalties de una tecnología propia llamada RMCP, cuando ni siquiera es una patente (al menos a día de hoy), y además no hay forma de encontrar un registro minimamente serio de los chinos (ahora parece que cuando se habla de chinos es como si viniera Mr. Marshall)

    Sinceramente, a mi en el MAB (casi) todo me huele a «la gran patada hacia delante».

    Enhorabuena por vuestro blog.

    • Quiet Investment

      10 de julio de 2014 20:22
      Responder

      Hola. Muchas gracias. No es nuestra intención desaconsejar invertir en el MAB o cualquier otro mercado similar sino advertir al inversor, sobre todo minorista, de que se olvide de las expectativas y preste atención a las realidades. O lo que es lo mismo: ¿cuánto estoy pagando? También queremos recalcar las enormes dificultades de análisis que conllevan estos proyectos y las grandes probabilidades de salir escaldado patrimonialmente. Sólo un inversor muy bien asesorado técnicamente acerca del tipo de negocio o bien gran conocedor del sector o de la empresa puede, en nuestra opinión, tener probabilidades de éxito. El resto de inversores asume grandes riesgos y olvida el principio básico de prudencia y conservación del capital invertido cuando se deja cegar por expectativas de beneficios futuros y crecimientos astronómicos alentadas por las propias empresas (interesadas en captar fondos) y los corifeos de turno que viven del tinglado de la intermediación y el análisis. Un saludo.

  • Roberto

    10 de julio de 2014 16:17
    Responder

    Me uno a los agradecimientos anteriores. Es un placer aprender en cada una de vuestras entradas.
    Personalmente, y habiendo tantas otras empresas para invertir, con muchos años de cotización, dando beneficios y repartiendo dividendos, prefiero no correr (grandes) riesgos de forma innecesaria. Ya hay suficiente incertidumbre en negocios (muchísimo) más asentados.
    No obstante, siempre se saca algo en claro leyéndoos, aunque sólo sea reafirmarse en la idea de no acercarse a dichas aventuras empresariales.
    Un cordial saludo.

  • Solrac

    20 de julio de 2014 20:28
    Responder

    Muy buen artículo, enhorabuena.

    Respecto a:

    En tercer lugar, salvo EBIOSS, todas han recurrido tras su salida a bolsa a alguna ampliación de capital

    Recordar que Ebioss ha ampliado capital dos veces tras su salida a bolsa.

    Saludos

  • Paris O

    14 de diciembre de 2014 23:36
    Responder

    http://www.quietinvestment.com es grande. Siempre hay toda la información ideales en las ideas de mis dedos . Gracias y mantener el excelente trabajo !

  • Cinana

    23 de diciembre de 2014 13:42
    Responder

    Excelente post . Estaba revisando continuamente este blog y estoy impresionado ! Extremadamente información útil especialmente la última parte 🙂 me importa esa información mucho. Yo estaba buscando esta cierta información durante mucho tiempo . Gracias y mucha suerte .

Post a Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies