Blog

www.quietinvestment.com / análisis empresas  / ¿Sobrevalorando lo bueno? El caso de Lingotes Especiales (3)

¿Sobrevalorando lo bueno? El caso de Lingotes Especiales (3)

No hay luz sin sombra y el inversor debe asumir esta amarga realidad del mercado de acciones. En ocasiones la sombra es el precio. Otras veces lo es la calidad. Frecuentemente, ambas cosas. Tras una primera y superficial reflexión sobre el precio de Lingotes Especiales, uno de los referentes de calidad del Ibex Small Cap, señalamos posteriormente algunas debilidades de su estructura de ventas. Lo cierto es que también hay factores negociales que las empresas difícilmente pueden controlar si bien aspiran a atemperar.

En el caso de LGT la evolución de su cuenta de pérdidas y ganancias señala un contratiempo de muy difícil control:

Tal contratiempo no es otro que la naturaleza eminentemente cíclica de su negocio pues éste depende de la buena marcha del sector de la automoción. La venta de vehículos es muy sensible al ciclo económico, en particular al consumo. Si observa bien en el cuadro anterior el año 2009, de crisis global, podrá comprobarlo. Si salta al ejercicio 2012, crisis española y también europea, otro tanto de lo mismo. En esencia LGT es un negocio de carácter cíclico ligado al consumo. Cuando la recesión aparece y aquel se restringe… LGT experimenta problemas. En 2012 quizá la empresa hubiera podido salir más airosa de no tener la estructura de ventas que ya hemos descrito anteriormente. Pero no era el caso. Y por ahora tampoco.

De hecho, la evolución de la cifra de negocio acompaña al ciclo:

Baste con señalar que las ventas del 2008 no se recuperaron hasta el 2015. Sirva esto de ejemplo acerca de cómo se las gasta el ciclo. Esta característica intrínseca de LGT constituye el marco y el trasfondo de lo señalado en los dos post anteriores y el inversor no debe perderlo de vista por mucho que la compañía tenga actualmente buenas expectativas y esté intentando mejorar los puntos débiles de su estructura de ventas como, por ejemplo, su tímida inversión en la India.

Que LGT espera mucho del futuro lo prueba su nivel de inversión durante el año 2016, en el cual amplió y modernizó sus principales instalaciones:

Sin embargo, lo que la empresa espera en el futuro aún no se ha constatado en sus resultados y, desde ese punto de vista, LGT no aparece ahora inmunizada contra sus propias debilidades por mucho que lo promueva. Lo estará cuando comiencen a aparecer datos en esa dirección que vayan más allá de una buena marcha coyuntural de la entidad apoyada en la buena y prudente gestión de siempre pero no en cambios estructurales que amortigüen sus conocidas debilidades.

Tampoco hay que perder de vista que para LGT el abono del dividendo es una prioridad. De hecho, en este año ha repartido 8 millones, una cifra sensiblemente superior a la del resto de ejercicios:

El inversor, entonces, debe considerar la triple variante del crecimiento (que requiere de previas inversiones en un negocio como el de LGT), del bajo endeudamiento (para sobrellevar con dignidad los golpes del ciclo) y de la política de reparto (que demandan los accionistas). Todo a la vez y en su máxima intensidad no es posible. Ni para LGT ni para la inmensa mayoría de empresas.

De ahí que no quede otro remedio que ceñirse a los datos más recientes sin perder de vista el comportamiento de la entidad en un pasado tamizado por la dura prueba del ciclo económico pues hasta el momento los datos señalan la presencia de una buena empresa que aspira a ser mejor pero que aún no lo es.

Con permiso del precio, por supuesto.

Puede comprar el informe completo aqui.

QI

No hay Comentarios

Escribe un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies