Blog

www.quietinvestment.com / análisis empresas  / Disrupción, destrucción creadora y jaquecas inversoras (III). Meliá Hotels International y NH Hotel Group.

Disrupción, destrucción creadora y jaquecas inversoras (III). Meliá Hotels International y NH Hotel Group.

Puede que el inversor no estuviera tan sorprendido al conocer y visualizar en las dos entregas anteriores los efectos notorios de los fenómenos disruptivos en el sector de los medios de comunicación y publicidad. La disrupción y sus consecuencias eran notorias en el ámbito audiovisual, representado en nuestro mercado continuo por Mediaset y Atresmedia, a pesar del régimen de duopolio regulado del que ambas se beneficiaban. Empero de seguir obteniendo beneficios y evitar el endeudamiento lo cierto es que ya no eran lo que fueron ni en términos de rentabilidad ni márgenes y cabía preguntarse si en verdad su resistencia disruptiva era mérito de ellas o más bien co-mérito de dudoso valor en connivencia con otros actores de tipo gubernamental y espurios intereses.

A su vez, en la prensa escrita los cataclismos disruptivos habían destrozado lo que antes parecían negocios inexpugnables con activos intangibles muy valiosos en el marco de la creación de opinión y la influencia. Los resultados empresariales del Grupo Prisa y el Grupo Vocento así lo constataban si bien, al final, parecía vislumbrarse cierta recuperación en el primer caso y una re-adaptación puede que exitosa en el segundo. Las cifras de ambos grupos sufrían en todos sus parámetros y lo único que cabía preguntarse era si la re-estructuración de una y otra tendrían éxito en el futuro. Cuestión esta última sujeta a un elevado grado de incertidumbre pues es bien conocido por el inversor que los modelos de negocio que son forzados a cambiar se vuelven poco aptos para la predicción.

En el subsector de ocio, turismo y hostelería tenemos también otro ejemplo disruptivo que debe hacer reflexionar al inversor. Es el caso de los dos grupos hoteleros cotizados en nuestro mercado continuo, Meliá Hotels International y NH Hotel Group.

Así, ésta ha sido la evolución del patrimonio neto, las ventas y los beneficios de Meliá en el último decenio:

 

Éstos son los datos oficiales de la empresa. Nosotros hemos tamizado el del patrimonio neto y los beneficios dejándolos de la siguiente manera:

 

La verdad es que no hay gran diferencia entre lo sostenido por Meliá y lo normalizado por QI. En todo caso habría que señalar que a pesar del incremento de las ventas los beneficios son menores. Y no se puede decir que el turismo haya ido mal en España en los últimos años, donde Meliá tiene la mitad de su negocio.

El caso de NH Hotel Group es mucho peor porque Melíá no deja de ser una empresa rentable y bien gestionada de corte familiar. De hecho, el palo disruptivo es mucho mayor para NH:

 

Y lo es tanto desde el punto de vista oficial, el de arriba, como el normalizado por QI:

 

NH ha conseguido mantener el patrimonio neto y las ventas pero su beneficio se ha hundido. Es verdad que apunta mejora el grupo hotelero y que no ha tenido en líneas generales una gestión eficiente durante el último decenio.

Pongamos unos datos sencillos sobre la mesa. Entre 2007-2016 Meliá ha declarado un EBIT de 1.601 millones (1.573 según nosotros). Y unos gastos financieros de 847 millones. Bien es cierto que tuvo unos ingresos financieros de 176 millones. Dejemos entonces la cosa en unos gastos financieros netos de 671 millones. Eso supone el 42% de su beneficio de explotación. Que esto haga reflexionar a quien opine que “montar un hotel” está chupado.

El caso de NH Hotel Group es, por otro lado, tremendo. Entre 2007-2016 declara un EBIT de 185 millones (133 para nosotros). Menuda diferencia con Meliá para unas ventas que, en definitiva, no son tan dispares. Los gastos financieros de NH fueron de ¡709! millones compensados con 63 millones de ingresos financieros. Es decir, unos gastos financieros netos de 646 millones. O sea, ¡un 349% del EBIT! O un 485% con el EBIT normalizado de 133 millones que QI le asigna. Bueno, realmente da igual normalizar o no cuando las magnitudes oficiales resultan tan esclarecedoras.

Y, sin embargo, siendo notorio que en ambos casos los embates disruptivos han afectado, y de qué manera, al negocio hotelero, la verdad para Meliá y NH Hoteles no es diferente de la aplicable a Atresmedia, Mediaset, Prisa o Vocento. Esto es, que es posible invertir en negocios afectados por factores disruptivos. Algo que veremos en el capítulo final de esta pequeña serie.

QI

No hay Comentarios

Escribe un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies